APRENDER A DECIR QUE NO

Sé el cambio que quieres ver en el mundo”

Mahatma Gandhi

decirno

APRENDER A DECIR QUE NO, ES DECIDIR QUE QUEREMOS QUE ENTRE EN NUESTRA VIDA

Nuestros programas familiares nos venden soluciones en forma de problema y problemas en forma de soluciones. Así generación tras generación, nos vemos atrapados en conflictos familiares que se repiten en nuestras familias y que están detrás de una parte importante de la conflictividad  existente en nuestras vidas.

¿Qué hacer ante ello? ¿En qué ideas estamos apoyando nuestras vidas que atraemos a ellas todo lo contrario de lo que deseamos?

La respuesta a estas preguntas nos acerca a la solución de cualquier situación conflictiva en la vida, ya sea de un conflicto jurídico, personal o familiar.

La solución a nuestros problemas empieza cuando cada uno de nosotros aprendemos a decir que NO, cuando aprendemos a apoyar nuestras decisiones en lo que deseamos y no en lo que otros esperan de nosotros

Solamente podremos dirigir nuestras vidas hacia lo que realmente deseamos y no hacia lo que socialmente es correcto, aprendiendo a realizar Juicios de existencia, es decir decidiendo lo que queremos o no queremos que entre en nuestra realidad y existe en nuestro universo. Siendo la clave para que un acontecimiento no exista en nuestro universo el no darle valor a ese acontecimiento. Cuando ponemos nuestro tiempo en una situación, ponemos nuestra mente y nuestra energía, estamos permitiendo que entre en nuestra vida, la estamos valorizando y le estamos dando un lugar muy importante.

Cuando estamos ante un conflicto y permitimos que nuestra existencia se llene de pensamientos referidos al mismo, cedemos nuestro tiempo en pensar en el mismo y dejamos que inunde nuestra mente. De esta forma estamos psíquicamente valorizando esa situación y ese conflicto. Por tanto, nuestro psiquismo nos va a traer más de eso que no queremos porque nuestra Psique vuelve una y otra vez a lo anterior que es el terreno que conoce.

Por tanto, nuestro  destino tiene las huellas del pasado y para cambiar ese destino no nos queda otra que  descubrir esas huellas del pasado que se han impregnado en cada uno de nosotros a través de esos programas que rigen nuestra vida y que nos llevan a hacer las cosas siempre bajo los mismos parámetros. Pautas de conducta que cada vez nos abocan a esa misma realidad que no queremos, pero que seguimos repitiendo porque nuestro psiquismo se rige por el automatismo de repetir situaciones hasta que tomamos la decisión de pararnos y tomar conciencia de que ese pasado está ahí, no para seguir repitiéndolo, sino para que aprendamos de él y lo trascendamos y bloqueemos, diciéndole que ya no lo queremos más en nuestras vidas. De esta forma dejamos de estar atados a los programas familiares que nos utilizan como objetos y nos convertimos en sujetos de nuestra existencia

Si los abogados y demás agentes jurídicos aprendemos a trabajar no solamente con los hechos que dieron lugar a una situación conflictiva puntual, sino que también atendemos a las leyes psíquicas que existen ocultas en el mismo, que nos son manifestadas a traves de las palabras y del discurso de nuestros clientes, no solamente daremos soluciones temporales a esa conflictividad jurídica sino que ayudaremos a disolver el conflicto en sí mismo.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

Anuncios