SEPARACIONES QUE DUELEN

Quien no ha afrontado la adversidad no conoce su propia fuerza”

Benjamin Jonson

promise-2749751_1920

En Mi vida profesional estoy acostumbrada a lidiar con separaciones de todo tipo: separaciones de parejas, de hermanos, de amigos, de hijos con padres…

Es frecuente que hasta mi se acerquen personas que solicitan mi ayuda jurídica para separarse, pero cuando les pregunto qué les ha llevado a esa situación, en la mayoría de los casos ignoran el origen o la causa por la que en este momento se encuentran en el despacho de una abogada.

Cuando les hago esa pregunta es frecuente que ellos, a su vez, me pregunten a mi ¿Qué importancia tiene esa respuesta para una abogada? ¿Acaso lo que buscan de mí no es solamente ser ayudados a conseguir medidas personales y económicas lo más satisfactorias posibles?

Mi respuesta a dichas interrogaciones siempre es “SI PERO NO”. Sí, Porque eso aparentemente es lo que reclama la persona en ese primer momento. Pero NO es lo que necesita para alcanzar el sosiego que vienen buscando, ni es la forma de conseguir a través de esa separación que “el final de esa relación sea el nacimiento o principio de una vida mucho mejor”

Los seres humanos somos predecibles, muy predecibles. Basta observar de donde viene una persona para saber a dónde se dirige. Quien se dirige a separarse de su pareja, de su hermano, amigo o a poner fin a cualquier relación, y los motivos para que se produzca esa escisión son la rabia, el rencor de malos entendidos reiterados que han provocado una convivencia desalentadora y que convencen a esa persona para que achique circuitos en su vida, sin antes entender que esa persona de la que se separa les habla en realidad de su relación consigo misma, y que esa persona que tanto lo altera es solo un espejo a través del cual está viendo algo de sí misma que no le gusta, que desea bloquear y no mirar ahí, lo que obtendrá al separarse es solo una SEPARACIÓN FÍSICA, PERO NUNCA EMOCIONAL NI PSÍQUICA.

Para obtener el pretendido sosiego, equilibrio y bienestar deseado con la separación NO PODEMOS DEJAR QUE DECIDA SOBRE NOSOTROS LO QUE INCIDE EN CADA UNO, tenemos que operar sobre eso que incide en nuestra forma de dar respuesta a los problemas de nuestra vida. Eso supone, buscar en nuestro interior la respuesta automática que infecta nuestra vida cada vez que volvemos a ponerla en juego cuando nos encontramos ante situaciones similares Y, que provocan que dentro de nosotros salte la misma alarma que tantas veces, YA, salto y que siempre hace que obtengamos una situación resuelta de un modo que nos MANTIENEN EN EL SUFRIMIENTO.

En ninguna de nuestras vidas existen errores de diseño. Cuando en él recorrido vital nos salen al encuentro circunstancias, varias, que de una u otra forma inducen a la separación, sería bueno detenernos a mirar dentro de cada cual y encontrar que hay de similar en todas esas situaciones, que finalmente han terminado con una separación. Ese camino con nosotros mismos nos hará comprender QUÉ incide en nuestra mente que provoca que siempre demos la misma respuesta ante circunstancias distintas y, que una vez dada esa respuesta provoca que nos sintamos mal con nosotros mismos.

Hay una frase de J.L. Parise que a mí me impacta y que dice” El ego nos vende problemas en forma de soluciones y soluciones en forma de problemas”. Esta es una magnifica frase resumen del significado de este post.

Como abogada no deseo quedarme mirando solamente el problema jurídico que traen hasta mí a las personas, porque ese problema es solo la punta de flecha  de un problema que va mucho más allá y que infecta todas las áreas de la vida de esa persona.

Por tanto: “MIREMOS HACIA AHÍ”

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE: ¡podemos ayudarte!

Escribid vuestras preguntas y os contestaremos con la mayor brevedad posible a lo que necesitéis.

Anuncios

1 de Octubre

En la circunferencia, el comienzo y el fin coinciden”

Heráclito

hablar

La situación ha llegado a tal límite que parece insostenible lidiar con las posturas encontradas.

¿Cuál será el punto de inflexión?

Decir que la labor mediadora es esencial en un problema de este calibre es estar en lo cierto, es más, es la única vía posible para que todo acabe bien. Podría tardar más o menos la negociación pero sólo así se resolvería el malestar generalizado. Lo único que ocurre es que poca voluntad mediadora se ha vislumbrado en todo este proceso.

La mediación la hacen los mediados, siempre y cuando tengan la habilidad suficiente para desear abordar el problema de forma dialogada. Sin embargo, esta capacidad no es innata en el ser humano a no ser que éstos se interesen en desarrollarla en sus vidas. He aquí la imposibilidad de entablar dialogo en este conflicto del que os hablo.

¡Qué importante es vivir con la escucha activa!

Si no hay dialogo, ¿qué hacemos? ¿Nos cruzamos de brazos a esperar o analizamos desde donde yo estoy permitiendo que todo esto ocurra?

¡Qué falta de consciencia nos dirige! – valga el doble sentido.

¡Qué dificultad de utilizar el poder de la palabra para crear en vez de para destruir!

¡Qué retrógrada está resultando esta situación!

El conflicto de interés al que estamos asistiendo cada día al prender la televisión y ver lo que ocurre nos demuestra que para que se produzca la desescalada del problema primero es necesario que los dirigentes hagan posible en si mismos la habilidad de dialogar. De nada sirve hablar si no existe la voluntad conciliadora, que brilla por su ausencia en todo este proceso.

¡Qué triste es todo lo que está pasando!

O mejor dicho, ¡qué alegría descubrir que sólo bajo los principios de una vida consciente es posible resolver cualquier cuestión!

Os invito a atender, desde el prisma de la mediación, a que consideréis todo aquello de ambas posturas que está haciendo de esto un conflicto tan complicado.

Siempre hay posibilidad de que salgan todos ganando, pero siempre y cuando haya voluntad de ello… de lo contrario, “las victorias” sólo serán disfraces del fracaso en el éxito.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

 

¿Estamos preparados para salir todos ganando?

Sólo es digno de libertad quien sabe conquistarla cada día”

Goethe

2M8A9385

Ocurre, cuando nos levantamos cada mañana, que tenemos la opción de elegir vivir en libertad o de someternos a los dictados del otro.

A veces, la linea entre ambas es tan diminuta que nos cuesta trabajo distinguir si estamos actuando libremente o no, pues nuestros propios pensamientos nos impiden ver más a allá de lo real.

Creernos que el origen de todos nuestros males radica en lo que nos encontramos afuera es demostrarnos que nuestra capacidad de gestionar nuestros problemas carece de eficacia.

Es cierto que nos encontramos con situaciones fuera que no nos gustan, pero también es cierto que sólo nosotros decidimos si salir adelante o quedarnos estancados hasta que alguien llegue a salvarnos; si es que llega.

Resulta interesante dilucidar con la gente que nos rodea la cuestión de si podemos llegar a ser 100% libres, pues lo cierto es que, cuando tienes un grado mínimo de conocimiento del funcionamiento de la mente, descubres que es cuasi-imposible llegar a ese grado de libre albedrío.

Todo está sometido, al menos, a algún sistema o algún método, por consiguiente, somos libres de elegir que tipo de sistema queremos implantar en nuestras vidas para que todo aquello que hagamos resulte eficaz para conmigo y para con mi aporte del bien común. Pero no sin antes hacer una reflexión profunda de lo que realmente queremos para nuestra vida.

No es fácil enfrentarse a dos personas que acuden a ti para que ayudes a dilucidar su problema, puesto que cada una tiene unos intereses y unas necesidades completamente diferentes. Sin embargo, ahí radica la magia de mediar entre dos personas. En hacerles ver y comprender que son libres de hacer lo que deseen pero teniendo en cuenta que todo genera consecuencias y que sus elecciones deben sumar en la vida de ambos, nunca restar.

Realmente, ¿estamos preparados como sociedad para mediar nuestros conflictos de forma que todos ganemos y nadie salga perdiendo? 

Hay personas que se atreven a responder con un sí porque ellos mismos son capaces de enfrentarse a sus litigios personales con la actitud necesaria que conlleva que un procedimiento de mediación de conflictos sea gratificante; sin embargo, hay otro grupo de personas que dirán que no porque aún no comprenden que el origen de todos sus males se encuentra en la elección de vivir en la libertad de no echarle la culpa de todos sus males a otro.

Es por ello que cada mañana al despertar tenemos que ser conscientes que cada uno de nosotros elegimos ser libres o no.

Y tú, ¿sabes cual es la actitud que te ayuda a ser proactivo en tu vida?

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

Por 13 razones

Si la vida te da 1000 razones para llorar, dale tu a la vida 1001 razones para sonreír

imagen_decorativa_13_razones_pizarra

No sé si todos los que estáis leyendo estas palabras conocéis de la existencia de la serie original de Netflix, “Por trece razones”. La serie trata de una chica de 17 años que decide poner fin a su vida porque no encuentra otra solución posible al infierno que estaba viviendo.

Antes de nada, tengo que aclarar que “por trece razones” es muy impactante porque refleja a la perfección el tan preocupante tema del acoso escolar.

Estas, mis palabras, son una reflexión sobre lo que refleja cada uno de los capítulos. Y es por ello que esta serie guarda 13 razones por la que tienes que verla.

He aquí mis 13 razones:

  1. Comprenderás que nuestras acciones más insignificante pueden derivar en puro caos.
  2. Descubrirás que nos comportamos según roles de conducta que nos impiden ver más allá de nuestro propio rol.
  3. Experimentarás la impotencia que genera descubrir que no estamos preparados para afrontar nuestros propios miedos.
  4. Lidiarás con el deseo de volver a tu propio pasado para no hacer algunas cosas que ya hiciste y que seguramente hirieron a alguien.
  5. Sentirás la necesidad de hacerte dueño de tus propias decisiones. De tu vida.
  6. Obtendrás la capacidad de empatizar con cada uno de los personajes, lo que te ayudará a empatizar con todas las personas que te rodean para poder encontrar una solución que evite el desastre.
  7. Contemplarás que el miedo a hacernos responsables de nuestras acciones nos vuelve inútiles.
  8. Juzgarás cada una de las acciones de los personajes para posteriormente comprender que existe un fallo en el sistema en el que vivimos porque éste no sabe dar respuesta a los problemas que tienen efectos devastadores en nuestras vidas.
  9. Identificarás tu comportamiento en cada situación con la que te enfrentas día a día.
  10. Serás consciente de que alguna vez has sido sujeto pasivo, acosador y acosado, porque lo cierto es que la linea que los separa es tan finita que es difícil no ser todo a la vez.
  11. Querrás aprender a desenvolverte en situaciones difíciles para dejar de ser cómplice del horror que nos rodea y que nos deja paralizados por no saber qué hacer.
  12. Destaparás toda la verdad existente detrás del acoso escolar.
  13. Necesitarás hallar lo que te impide actuar en situaciones incómodas para poder enfrentarlas con sabiduría, predisposición y valentía.

Seguramente, tú encuentres alguna razón más que no esta en esta lista. Porque lo cierto es que “por 13 razones” se enfrenta al desafío de hablar sin tapujos de un tema que siempre ha existido y que muy pocas veces afrontamos desde la óptica que nos permita comprender que todos somos objeto, causa y causantes del sistema que nos rodea.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

La Magia llega a Málaga

Decir que algo es Natural significa que se puede aplicar a todas las cosas”

Sócrates

IMG-20170825-WA0004

El 12 de Septiembre a las 19.30 la Sociedad Económica de Amigos del País recoge la presentación del libro de Anécdotas de Magia Iniciática, de parte de alguno de los autores que han hecho posible esta compilación de historias.

Un total de 25 autores relatan qué hicieron para llegar a cumplir sus objetivos y atravesar el arduo camino que los condujo a alcanzar el resultado pretendido. 25 historias que testimonian que sí es posible conseguir todo aquello que te propongas.

Si deseas que la realidad se presente ante tus ojos desde otra perspectiva, anímate y compra este maravilloso libro que lo tendrás disponible en la presentación de Málaga.

Deseamos que estés allí el próximo 12 de Septiembre en la Plaza de la Constitución, en pleno Centro Histórico.

Si tienes algún tipo de consulta, estribemos en el formulario que aquí presentamos.

 

¡Que tengas un día mágico!

DERECHOS HUMANOS

“No olvidemos nunca que un libro, un lápiz, un niño y un profesor pueden cambiar el mundo.”

Malala Yousafzai

human-rights-1898886_1280

Los DERECHOS HUMANOS son las “condiciones instrumentales que le permiten a la persona su realización, por el simple hecho de ser persona, para la garantía de una vida digna”.

Dice el Preámbulo de la Declaración universal de los Derechos Humanos “considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana; […]” la presente DUDH tiene como finalidad la promoción de los mismos para su enseñanza, reconociendo qué instituciones del ser humano son características de la dignidad, pues entiende que ésta es la clave del bien-estar del ser humano.

Entendemos, en este trabajo, por dignidad “el valor inherente al individuo por el simple hecho de ser individuo”, es decir, cada ser humano es valioso, sin distinciones; obviamos la ambigüedad de lo bueno y lo malo.

Así mismo, consideramos que los derechos humanos no son una realidad que tenga que ser discutida en la esfera política – como propone John Rawls –, puesto que los derechos humanos son inalienables, universales, absolutos e inherentes, es decir, PERTENECEN A LA PERSONA. Si bien, no podemos obviar que éstos son derechos morales con reconocimiento legal.

Luego, la Dignidad es el derecho humano por excelencia que, aunque parezca paradójico, no tiene reconocimiento expreso en la DUDH, por su carácter conflictivo. Pero de forma implícita, todos los derechos reconocidos en la Declaración hablan de ella.

David Hume, con su teoría del ser y el deber ser, expresa la idea de que “no es posible derivar ningún tipo de deber a partir del ser de las cosas”. Es decir, extrapolando este ideal a lo que nos concierne, proponemos que los seres humanos SON dignos, NO DEBEN ser dignos. Puesto que no existe ningún “manual” para llegar a ser digno, se sobre entiende que se nace como tal. Eso sí, somos dignos cuando realmente nos sentimos así.

Si queremos establecer un cultura de paz que signifique convivencia intercultural, siendo ésta digna y justa en sí misma, y de práctica universal, reconozcámonos como dignos de recibir y dignos al dar. Rompamos las barreras mentales que nos impiden ver lo valiosos que somos unos y otros. Destruyamos las manías de compararnos unos a otros, porque lo cierto es que todos tenemos la misma capacidad de brillar.

Sólo hace falta una cosa: que queramos ver la luz en la oscuridad.

Que brillemos.

Que pensemos, sintamos, digamos y hagamos convencidos en armonía.

Que vivamos en Paz.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

CONVIVENCIA

“La paz es hija de la convivencia, de la educación, del diálogo. El respeto a las culturas milenarias hace nacer la paz en el presente”

Rigoberta Menchú

girl-419444_1920.jpg

La CONVIVENCIA es aquella “acción de vivir en compañía de otro u otros”.

Al conocer la definición que la RAE usa para la palabra convivencia, me surge la duda de cómo define “compañía”. Pues bien, la compañía es “la unión y cercanía entre personas o cosas, o estado en el que se encuentran juntas”.

Es decir, la convivencia es “la acción de vivir en unión y cercanía de los unos con los otros, juntos”. Lo que lleva implícito la idea de re-conocimiento íntegro de lo que es “ser persona” y la valorización del otro con el que comparto la existencia por ser cercano a mí (parte de mi).

¿Esto qué quiere decir?

Teniendo en cuenta que educando de forma que las personas supiéramos que somos parte de un todo y que el daño que provocas a otro es un daño que te infieres a ti mismo, la convivencia sería un mal menor, puesto que estaría superada por una concepción del mundo diferente. Sin embargo, esto, aún, no ocurre.

Luego, tendremos que descubrir que todas las formas de entender la realidad son valiosas en sí mismas, porque finalmente persiguen lo mismo que todas: buscar el “por qué”/ “para qué” de la existencia del hombre. Pero, para que demos valor a todas las realidades, primero debemos romper con muchos convencionalismos y programas que nos impiden ver la luz al final del túnel. Pues es ahí donde se pierde el entendimiento de las realidades.

¿Cómo se concibe la convivencia?

Tenemos que comenzar reconociendo que la mayor parte de las personas se encuentran influidas por las palabras de sus iglesias y parten de unos esquemas pre-diseñados de lo que es la vida. En concreto, y extrapolando esta idea a la mente occidental, la religión judeo-cristiana llama a la tolerancia de unos pueblos con los otros, dándole a ésta el significado de convivencia. Pero, la tolerancia, como su propia etimología denuncia, significa soportar; es decir, de esta forma nos desviamos del concepto de convivencia que persigue la Cultura de Paz.

No podemos obviar que, como hemos nombrado, el ser humano anda en constante búsqueda del porqué de su existencia y que por ello surgieron las religiones dando “respuestas” a esas preguntas. Sin embargo, la mayor parte de esas soluciones adoctrinan y desligan de la finalidad que nosotros perseguimos: una Cultura de Paz.

Entonces, la convivencia es entendida, por la mayoría, como la tolerancia al otro, sin tener en cuenta que su concepción es negativa, de “soporte” y sin pararnos a reflexionar que la tolerancia es una artimaña de nuestro ego para considerar que somos “buenas personas”. Con esto integramos la idea de que existe la creencia sólida de que la polaridad (bueno-malo, pobre-rico) de nuestro universo es indestructible, y por tanto le damos fuerza a la idea de imposibilidad de una convivencia, puesto que finalmente nos desligamos de la esencia de la convivencia, ya que habrá unos “buenos que piensen que con la maldad es imposible convivir”.

Pero esto es un laberinto sin salida. Nosotros tenemos que preguntarnos si es posible convivir en base a lo que Cultura de Paz entiende como convivencia. Y la respuesta es afirmativa.

Uno de los retos que se fija la Cultura de Paz es fomentar y perseguir la interculturalidad como esencia, entre otras, de la convivencia. Como citaría J.A. Binaburo, en su artículo “Desafíos y retos de la educación para la convivencia en la nueva sociedad”, “la ciudadanía multicultural se debe ir tejiendo en una ciudadanía intercultural […]. Para construir la convivencia es necesario educar desde la ciudadanía compleja”. Si recordamos que nuestra realidad es holística y que lo que yo hago afecta al conjunto, en el momento en el que eduquemos para una sociedad que integre el binomio “bueno-malo”, y que descubra que todas las realidades existentes son posibles, estaremos ayudando a las mentes jóvenes a desarrollar una nueva realidad de convivencia intercultural y armónica.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

CULTURA DE PAZ

Nunca dijeron que fuera fácil. Sólo que merecía la pena”.

ancient-1807518_1920

La CULTURA DE PAZ es definida como “aquellos valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos tratando de atacar sus causas para solucionar problemas, mediante el diálogo y la negociación entre las personas, las naciones, teniendo en cuenta los derechos humanos”.

Cada pueblo tiene una forma propia de pensar. Esto se debe a las diferentes características medio-ambientales, historia, creencias y geografía, entre otras, de cada pueblo del Planeta. Esto ha ido desarrollando los aspectos culturales de las sociedades y generando concepciones de la naturaleza del ser humano.

Si queremos dar un giro de 360º en torno a la creencia social, que tiene su base de origen en la tradición judeo-cristiana, Teorías de Darwin, entre otras, de que la naturaleza del ser humano es, – tal y como representaba Hobbes – “el hombre es el lobo del hombre”, primero debemos estudiar la etimología de Cultura.

La palabra Cultura, del latín “cultivo o crianza”. Es de origen clásico y fue empleada por Cicerón como “cultivo del alma o la mente”.

Para mentes occidentales, la instauración de una Cultura de Paz que ampare la bondad y la resolución pacífica de los conflictos, es de difícil comprensión. Esto se debe a que la concepción que, hoy en día, tenemos de Cultura, es asociada a un colectivo, pues entiende que ésta es el “conjunto de modelos de vida y costumbres, conocimientos y grados de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social…”. Luego, para el grueso de la sociedad, erigir una nueva “Cultura” implicaría que un grupo social determinado tuviera una serie de características comunes; por tanto, para que se instaurase una cultura de Paz sería necesario que ese grupo pensara y actuara conforme a los valores que ella defiende. Y esto “Occidente” lo considera Imposible.

Sin embargo, se hace necesario trascender nuestras endoculturaciones, complejos y creencias para hacer penetrar una Cultura de Paz en nuestras vivencias y abrir la puerta al contingente. Puesto que, como hemos citado, la palabra cultura proviene de cultivar, con lo cual, sólo es preciso que cada uno cultive su propia mente en la PAZ y no esperar a que los frutos provengan de un grupo social. Pues Eso vendrá después.

¿Qué hacer para que esto ocurra? Confucio propuso: “cuando se alcanza el verdadero conocimiento, entonces la voluntad se hace sincera; cuando la voluntad es sincera, entonces se corrige el corazón […]; cuando el corazón se corrige, se cultiva la vida personal; cuando se cultiva la vida personal, entonces se regula la vida familiar; cuando se regula la vida familiar, entonces la vida nacional tiene orden; y cuando la vida nacional tiene orden, entonces hay paz en este mundo. Desde el emperador a los hombres comunes, todos deben considerar el cultivo de la vida personal como raíz o fundamento”.

Es decir, según la proposición de Confucio, y enlazando con lo que propone el Instituto de Paz y Conflictos de la Universidad de Granada, para el surgimiento de un cambio de mentalidad colectiva es necesario el empoderamiento individual de cada una de las personas que poblamos la Tierra; esto propiciaría los cambios que son imprescindibles para el desarrollo de “orientar e implementar un mundo pacífico”.

Una vez que cada ser humano hace la Cultura de Paz como suya para su vida, la educación entra en juego sin causar ningún problema. ¿Por qué? Resulta evidente que, en el ámbito escolar, si los profesores viven su día a día con los valores que propone la Cultura de Paz, les resultará muy fácil educar en ellos y promocionar la evolución pacífica del ser humano aceptando las diferencias de unos y otros y, además, criando en las potencialidades de cada uno.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

LOS VALORES

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica. Se llama VOLUNTAD.

Albert Einstein

business-1869266_1280

Los valores son “principios que nos permiten orientar nuestro comportamiento en función de realizarnos como personas”.

Valor proviene del latín “valere” que significa “ser fuerte”. Desde una perspectiva axiológica filosófica, valor es una “cualidad del sujeto”. Es decir, actuar conforme a unos valores consiste en vivir en conformidad a su significado y trascendencia, y por tanto, independizárlos de nuestro carácter egocéntrico.

Tenemos que señalar, que los valores y la ética se encuadran dentro de un mismo marco, pues la ética nos dirige a ser valientes; nos impulsa a actuar conforme a “las razones que justifican la adopción de un sistema moral u otro”.

Del cómo sea y elija ser el hombre, depende su ética.

En conclusión, el ser humano, como individuo racional, se rige por una serie de principios que preservan un valor o un conjunto de valores. Los valores están intrínsecamente ligados a la ética y, por consiguiente, a la moral. Ambas, configuran la forma de ser del sujeto.

Podemos definir valor como “el grado de utilidad o aptitud de las cosas, para satisfacer las necesidades o proporcionar bienestar”.

Pero, ¿cómo diferenciar cuales son los valores que contribuyen a la Paz y a la Justicia?

Debido a que como decían los sofistas, interesados por el asunto de la moralidad, “ésta va cambiando de ciudad en ciudad, de generación en generación; es decir, la cuestión de lo que es bueno y lo que es malo es algo que está en constante movimiento; es algo que fluye”, tenemos que partir del concepto de valores atemporales, que son aquellos que no se pasan de moda. Aquellos que en lo más profundo del corazón de cualquiera se reconocen como universales, quitando las capas culturales que nos adoctrinan. Aquellos que no pertenecen a nadie, pues son de todos.

Si entendemos la Paz y la Justicia como los principios que contribuyen a conseguir el estado de armonía que perseguimos, de ellos deduciremos los valores que los defienden.

Al ser todos los seres humanos iguales podríamos decir que como principal valor, para la cuestión que se nos sugiere, prime la DIGNIDAD.

Así como, de la aprehensión de la Dignidad como valor y como principio derivan toda una serie de valores como el RESPETO, la EMPATÍA y el AMOR, entre otros.

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

¿EN QUÉ CONSISTE EJERCER DE CIUDADANO?

Conócete a ti mismo y conocerás al mundo”

urban-438393_1920

¿Qué es ser ciudadano?

Si bien es un concepto empleado por todos, es de difícil explicación. Definiciones tales como “habitante de las ciudades antiguas”, “hombre bueno” o en los Estados modernos como “sujeto de derechos políticos y que interviene, ejercitándolos, en el gobierno del país”, son las que nos vamos a encontrar.

Por consiguiente, entendemos que “ciudadano” es un estado, es decir “la situación en que se encuentra alguien o algo, y en especial cada uno de sus sucesivos modos de ser o estar”. Por lo tanto, es: “existir, hallarse en este o aquel lugar, situación, condición o modo actual de ser”. Es decir, al ser ciudadano se existe para el Estado.

Ser ciudadano podemos considerarlo como derecho fundamental, inherente al ser humano por la condición de humano, ya que nacemos en el seno de las sociedades y los Estados, y nos desarrollamos en comunidad.

De la dificultad del concepto, derivan las controversias que surgen de definir cuál sería la forma “perfecta” de ejercicio de la ciudadanía. Una ciudadanía que se desarrolle bajo los principios de Justicia Social y Paz.

Comprender, qué somos los seres humanos y para qué nos desarrollamos en sociedad es la clave que nos dirige a distinguir cuales son los valores que hacen que este mundo sea justo y pacífico.

EJERCICIO DE LA CIUDADANÍA Y JUSTICIA SOCIAL.

Es de la organización social del ser humano de donde surge la Política.

Entendemos que todo ser humano es ciudadano, sin embargo el ejercicio de tal condición se plasma de muy diversas maneras: desde conductas activas a conductas pasivas, que son las que hoy día imperan.

Por tanto, el ejercicio de la ciudadanía es la práctica de los actos propios que se derivan del estado de ciudadano, así como es hacer uso del derecho que ser ciudadano implica, sin obviar las obligaciones que le acompañan.

Hoy en día, el ejercicio de la ciudadanía implica caminar hacia los cambios evolutivos y dejar atrás las conductas pasivas que culpabilizan a todo lo externo. Dice el brasileño Demetrio Valentini que “es la ciudadanía la que puede reciclar la sociedad, de manera continua, oxigenándola con nuevos valores desde conductas activas”.

El ejercicio de la ciudadanía es una cuestión que corresponde a cada uno desde su individualidad, si bien las repercusiones serán sociales y las que generen una Justicia Social.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.