No cruces la linea

Un experto es alguien que ha cometido todos los errores que se pueden cometer en determinado campo”

Bohr

railway-rails-2738508_1920

Existe una delgada linea que separa el caos del orden.

Una linea de la cual estamos advertidos pero que muy bien no sabemos a que distancia se encuentra.

Es ese lugar en el que la indecisión se apodera de lo que está bien y lo que está mal. De lo que puede tener consecuencias maravillosas o convertirse en un auténtico desastre.

¿Qué intereses se esconden detrás de esas lineas? ¿Por qué una y otra vez sentimos haber caído en los encantos de la frontera que tenemos delante nuestra?

Resulta sorprendente pararse a escuchar las ideas de nuestros pensamientos. Cómo cosa tan “inmaterial” consigue dar un giro de 360 grados a nuestras acciones.

¿Existe la manera de hacer siempre bien las cosas?

Aún no he conocido a nadie que nunca se haya quedado con cargo de conciencia después de algo que haya sentido, dicho o hecho, porque lo cierto es que cada una de nuestras acciones generan consecuencias y por consiguiente son la puerta que nos invita a cruzar esa tan temible linea.

Pero como dice el proverbio con el que hoy inicio, sólo podemos convertirnos en expertos después de un largo recorrido de errores.

Quizás es complicado llegar a sentir que siempre estamos tomando buenas decisiones, pero un buen camino para comenzar a sentir esto es admitir que hasta nuestros errores han sido fruto de de decisiones, que aunque fueron malas, fueron correctas para continuar evolucionando.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

Anuncios

Por 13 razones

Si la vida te da 1000 razones para llorar, dale tu a la vida 1001 razones para sonreír

imagen_decorativa_13_razones_pizarra

No sé si todos los que estáis leyendo estas palabras conocéis de la existencia de la serie original de Netflix, “Por trece razones”. La serie trata de una chica de 17 años que decide poner fin a su vida porque no encuentra otra solución posible al infierno que estaba viviendo.

Antes de nada, tengo que aclarar que “por trece razones” es muy impactante porque refleja a la perfección el tan preocupante tema del acoso escolar.

Estas, mis palabras, son una reflexión sobre lo que refleja cada uno de los capítulos. Y es por ello que esta serie guarda 13 razones por la que tienes que verla.

He aquí mis 13 razones:

  1. Comprenderás que nuestras acciones más insignificante pueden derivar en puro caos.
  2. Descubrirás que nos comportamos según roles de conducta que nos impiden ver más allá de nuestro propio rol.
  3. Experimentarás la impotencia que genera descubrir que no estamos preparados para afrontar nuestros propios miedos.
  4. Lidiarás con el deseo de volver a tu propio pasado para no hacer algunas cosas que ya hiciste y que seguramente hirieron a alguien.
  5. Sentirás la necesidad de hacerte dueño de tus propias decisiones. De tu vida.
  6. Obtendrás la capacidad de empatizar con cada uno de los personajes, lo que te ayudará a empatizar con todas las personas que te rodean para poder encontrar una solución que evite el desastre.
  7. Contemplarás que el miedo a hacernos responsables de nuestras acciones nos vuelve inútiles.
  8. Juzgarás cada una de las acciones de los personajes para posteriormente comprender que existe un fallo en el sistema en el que vivimos porque éste no sabe dar respuesta a los problemas que tienen efectos devastadores en nuestras vidas.
  9. Identificarás tu comportamiento en cada situación con la que te enfrentas día a día.
  10. Serás consciente de que alguna vez has sido sujeto pasivo, acosador y acosado, porque lo cierto es que la linea que los separa es tan finita que es difícil no ser todo a la vez.
  11. Querrás aprender a desenvolverte en situaciones difíciles para dejar de ser cómplice del horror que nos rodea y que nos deja paralizados por no saber qué hacer.
  12. Destaparás toda la verdad existente detrás del acoso escolar.
  13. Necesitarás hallar lo que te impide actuar en situaciones incómodas para poder enfrentarlas con sabiduría, predisposición y valentía.

Seguramente, tú encuentres alguna razón más que no esta en esta lista. Porque lo cierto es que “por 13 razones” se enfrenta al desafío de hablar sin tapujos de un tema que siempre ha existido y que muy pocas veces afrontamos desde la óptica que nos permita comprender que todos somos objeto, causa y causantes del sistema que nos rodea.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

CONVIVENCIA

“La paz es hija de la convivencia, de la educación, del diálogo. El respeto a las culturas milenarias hace nacer la paz en el presente”

Rigoberta Menchú

girl-419444_1920.jpg

La CONVIVENCIA es aquella “acción de vivir en compañía de otro u otros”.

Al conocer la definición que la RAE usa para la palabra convivencia, me surge la duda de cómo define “compañía”. Pues bien, la compañía es “la unión y cercanía entre personas o cosas, o estado en el que se encuentran juntas”.

Es decir, la convivencia es “la acción de vivir en unión y cercanía de los unos con los otros, juntos”. Lo que lleva implícito la idea de re-conocimiento íntegro de lo que es “ser persona” y la valorización del otro con el que comparto la existencia por ser cercano a mí (parte de mi).

¿Esto qué quiere decir?

Teniendo en cuenta que educando de forma que las personas supiéramos que somos parte de un todo y que el daño que provocas a otro es un daño que te infieres a ti mismo, la convivencia sería un mal menor, puesto que estaría superada por una concepción del mundo diferente. Sin embargo, esto, aún, no ocurre.

Luego, tendremos que descubrir que todas las formas de entender la realidad son valiosas en sí mismas, porque finalmente persiguen lo mismo que todas: buscar el “por qué”/ “para qué” de la existencia del hombre. Pero, para que demos valor a todas las realidades, primero debemos romper con muchos convencionalismos y programas que nos impiden ver la luz al final del túnel. Pues es ahí donde se pierde el entendimiento de las realidades.

¿Cómo se concibe la convivencia?

Tenemos que comenzar reconociendo que la mayor parte de las personas se encuentran influidas por las palabras de sus iglesias y parten de unos esquemas pre-diseñados de lo que es la vida. En concreto, y extrapolando esta idea a la mente occidental, la religión judeo-cristiana llama a la tolerancia de unos pueblos con los otros, dándole a ésta el significado de convivencia. Pero, la tolerancia, como su propia etimología denuncia, significa soportar; es decir, de esta forma nos desviamos del concepto de convivencia que persigue la Cultura de Paz.

No podemos obviar que, como hemos nombrado, el ser humano anda en constante búsqueda del porqué de su existencia y que por ello surgieron las religiones dando “respuestas” a esas preguntas. Sin embargo, la mayor parte de esas soluciones adoctrinan y desligan de la finalidad que nosotros perseguimos: una Cultura de Paz.

Entonces, la convivencia es entendida, por la mayoría, como la tolerancia al otro, sin tener en cuenta que su concepción es negativa, de “soporte” y sin pararnos a reflexionar que la tolerancia es una artimaña de nuestro ego para considerar que somos “buenas personas”. Con esto integramos la idea de que existe la creencia sólida de que la polaridad (bueno-malo, pobre-rico) de nuestro universo es indestructible, y por tanto le damos fuerza a la idea de imposibilidad de una convivencia, puesto que finalmente nos desligamos de la esencia de la convivencia, ya que habrá unos “buenos que piensen que con la maldad es imposible convivir”.

Pero esto es un laberinto sin salida. Nosotros tenemos que preguntarnos si es posible convivir en base a lo que Cultura de Paz entiende como convivencia. Y la respuesta es afirmativa.

Uno de los retos que se fija la Cultura de Paz es fomentar y perseguir la interculturalidad como esencia, entre otras, de la convivencia. Como citaría J.A. Binaburo, en su artículo “Desafíos y retos de la educación para la convivencia en la nueva sociedad”, “la ciudadanía multicultural se debe ir tejiendo en una ciudadanía intercultural […]. Para construir la convivencia es necesario educar desde la ciudadanía compleja”. Si recordamos que nuestra realidad es holística y que lo que yo hago afecta al conjunto, en el momento en el que eduquemos para una sociedad que integre el binomio “bueno-malo”, y que descubra que todas las realidades existentes son posibles, estaremos ayudando a las mentes jóvenes a desarrollar una nueva realidad de convivencia intercultural y armónica.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

CULTURA DE PAZ

Nunca dijeron que fuera fácil. Sólo que merecía la pena”.

ancient-1807518_1920

La CULTURA DE PAZ es definida como “aquellos valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos tratando de atacar sus causas para solucionar problemas, mediante el diálogo y la negociación entre las personas, las naciones, teniendo en cuenta los derechos humanos”.

Cada pueblo tiene una forma propia de pensar. Esto se debe a las diferentes características medio-ambientales, historia, creencias y geografía, entre otras, de cada pueblo del Planeta. Esto ha ido desarrollando los aspectos culturales de las sociedades y generando concepciones de la naturaleza del ser humano.

Si queremos dar un giro de 360º en torno a la creencia social, que tiene su base de origen en la tradición judeo-cristiana, Teorías de Darwin, entre otras, de que la naturaleza del ser humano es, – tal y como representaba Hobbes – “el hombre es el lobo del hombre”, primero debemos estudiar la etimología de Cultura.

La palabra Cultura, del latín “cultivo o crianza”. Es de origen clásico y fue empleada por Cicerón como “cultivo del alma o la mente”.

Para mentes occidentales, la instauración de una Cultura de Paz que ampare la bondad y la resolución pacífica de los conflictos, es de difícil comprensión. Esto se debe a que la concepción que, hoy en día, tenemos de Cultura, es asociada a un colectivo, pues entiende que ésta es el “conjunto de modelos de vida y costumbres, conocimientos y grados de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social…”. Luego, para el grueso de la sociedad, erigir una nueva “Cultura” implicaría que un grupo social determinado tuviera una serie de características comunes; por tanto, para que se instaurase una cultura de Paz sería necesario que ese grupo pensara y actuara conforme a los valores que ella defiende. Y esto “Occidente” lo considera Imposible.

Sin embargo, se hace necesario trascender nuestras endoculturaciones, complejos y creencias para hacer penetrar una Cultura de Paz en nuestras vivencias y abrir la puerta al contingente. Puesto que, como hemos citado, la palabra cultura proviene de cultivar, con lo cual, sólo es preciso que cada uno cultive su propia mente en la PAZ y no esperar a que los frutos provengan de un grupo social. Pues Eso vendrá después.

¿Qué hacer para que esto ocurra? Confucio propuso: “cuando se alcanza el verdadero conocimiento, entonces la voluntad se hace sincera; cuando la voluntad es sincera, entonces se corrige el corazón […]; cuando el corazón se corrige, se cultiva la vida personal; cuando se cultiva la vida personal, entonces se regula la vida familiar; cuando se regula la vida familiar, entonces la vida nacional tiene orden; y cuando la vida nacional tiene orden, entonces hay paz en este mundo. Desde el emperador a los hombres comunes, todos deben considerar el cultivo de la vida personal como raíz o fundamento”.

Es decir, según la proposición de Confucio, y enlazando con lo que propone el Instituto de Paz y Conflictos de la Universidad de Granada, para el surgimiento de un cambio de mentalidad colectiva es necesario el empoderamiento individual de cada una de las personas que poblamos la Tierra; esto propiciaría los cambios que son imprescindibles para el desarrollo de “orientar e implementar un mundo pacífico”.

Una vez que cada ser humano hace la Cultura de Paz como suya para su vida, la educación entra en juego sin causar ningún problema. ¿Por qué? Resulta evidente que, en el ámbito escolar, si los profesores viven su día a día con los valores que propone la Cultura de Paz, les resultará muy fácil educar en ellos y promocionar la evolución pacífica del ser humano aceptando las diferencias de unos y otros y, además, criando en las potencialidades de cada uno.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

Cada loco con su tema

Que antes que nada soy partidario de vivir”

Cada Loco con su tema – Serrat

DSC00714

Mirando esta foto en la que se ve el fiel reflejo de la felicidad me he parado a pensar que últimamente los acontecimientos diarios sobrepasan el límite de lo idealmente soportado por cualquier persona del mundo.

No sé si os ocurre, pero desde hace un tiempo hasta aquí la sensación de que el tiempo va más deprisa se apodera de cada una de las actividades que hago. No se si trata de un presentimiento o sencillamente que soy consciente de la resonancia  schumann.

El caso es que experimento día a día como el tiempo discurre y las noticias que llegan del exterior son cada vez más catastróficas. La gran mayoría de los días no queda hueco para la bondad. Sin embargo, creo que estamos en la Tierra por eso. La sociedad me hace sentir nostalgia de aquel mundo que me imaginaba que era cuando desde la niñez todo parece más sencillo. Encontrar ese remanso de buenos quehaceres y buenas formas se está convirtiendo en todo un reto.

Y por supuesto que soy consciente de que es desde uno mismo desde donde se genera lo que te rodea, es por ello que me planteo que cada día es una magnifica oportunidad para ser mejor persona, porque lo cierto es que lo que veo en la sociedad me dispara a querer apartarme de ella. Pero creo que no es la solución.

Nos estamos olvidando de nuestra capacidad de comunicarnos a través de los gestos y de las caricias;

de las palabras sinceras que llegan al alma y no atraviesan y rompen en pedazos el corazón;

Nos hemos olvidado de lo que significa arrepentirse porque hemos abusado del pedir perdón sin sentirlo, sólo por quedar bien;

de que la amistad consiste en ser amigos, no en subir fotos a las redes sociales y darle a me gusta y comentar con muchos corazones y unicornios;

de que una familia es algo más que un grupo de whatsapp que se felicita por los cumpleaños;

de que el conocimiento sirve para ser mejor persona, no peor;

de que saber no vale nada si no demuestras que haces lo que sabes;

Nos hemos olvidado de llamar a ese amigo de toda la vida cuando le has traicionado;

de hablar con tu vecino cuando sientes que las cosas pueden hacerse de otra manera;

de celebrar cumpleaños con sándwiches y un globo en la puerta:

Nos hemos olvidado de porqué estamos aquí PERO a eso hemos venido: a despertarnos del sueño que nos hace olvidar que el TEMA es RECORDAR.

Mientras tanto… que siga cada loco con su tema.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

 

“El que tenga oídos para oír, que oiga”

Todo lo que se ignora, asusta”

painting-866196_1920

El escenario es un lugar cualquiera del mundo.

Los periódicos inundan sus portadas de noticias alarmantes cada día.

La época histórica nos sitúa en un periodo de estrés colectivo ante la amenaza de atentado.

Tres palabras son suficientes para desatar el pánico, sin embargo, en la sucesión de acontecimientos no nos importa quien haya dicho esas palabras, sólo nos importa todo lo que éstas desencadenaron y la profundidad del mensaje que nos refleja.

Los personajes de esta historia son una gran cantidad de gente que se agrupa en las calles de su ciudad por motivos de las fiestas religiosas de esa semana. Son las 2 de la madrugada y un grupo de personas caminan por la ciudad unidas hacía un objetivo común. Otras esperan a los lados de las calles a que el desfile procesional haga su aparición inminente.

Se escuchan tambores, pero no son de guerra. Sin embargo, algo hace estallar el miedo latente de los corazones de los fieles ciudadanos. Nadie o muy pocos saben porqué pero están corriendo. Al igual que el resto.

Ya está creada la masa crítica (o el centésimo mono) que hará que una situación alarmante se desencadene de una forma pacíficamente ordenada o desastrosamente ordenada. Y es que todo sigue un orden que depende de las palabras que lo creen.

No fueron los meros hechos ocurridos lo que provocaron que se desencadenara el pánico, fueron las palabras que han calado hondo en lo más profundo del inconsciente de las personas las causantes de lo allí ocurrido.

Cuando tus acciones no te pertenecen, el descontrol se apodera de ti y sólo te queda ser objeto de las circunstancias.

El motivo por el que escribo estas lineas, aunque breves y concisas y sin ser un análisis pormenorizado, son mis ganas de oír que ocurrió en ese escenario:

  • He llegado a la conclusión de que la sociedad está asentada hoy día en un pánico global a que algo malo ocurra inminentemente.
  • He comprendido que para que la histeria que se apoderó del momento no vuelva a ocurrir sólo necesitamos hacernos conscientes de los miedos que albergan dentro de nosotros.
  • He constatado que las palabras, lejos de que se las lleve el viento, crean la realidad que nos rodea y que por ese motivo se desencadenó la estampida.

Nuestra salvación depende de nosotros mismos, de nuestras creencias y de nuestra intención al crear la realidad que nos rodea.

La persona a quien seguían todos los allí presentes decía al acabar sus parábolas: “El que tenga oídos para oír, que oiga“.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos interpersonales

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

LEGISCONSEJO #4

Después de escalar una montaña muy alta, descubrimos que hay muchas montañas por escalar”

Nelson Mandela

legisconsejo

En el post anterior hacíamos una reflexión sobre la tercera edad.

Al hilo de lo contado anteriormente, hoy os explicamos el tramite para incapacitar a una persona en el nuevo legisconsejo.

La incapacidad es un estado civil que modifica la capacidad de obrar de la persona, de tal forma que dependiendo de la enfermedad que adolezca a esa persona – persistente de carácter psíquico o físico, que impidan a la persona gobernarse por ella misma -, el sujeto quedara totalmente o parcialmente incapacitado para obrar.

Nadie puede ser incapacitado sin que medie una sentencia judicial y un procedimiento.

Las causas por las que solicitar la incapacidad:

Lo importante en este asunto es el grado de discernimiento de la persona. Los elementos que han de concurrir para que se de la incapacitación son:

  • Enfermedad o deficiencia de carácter físico o psíquico que impidan a la persona autogobernarse, por consiguiente no se consideran causas de incapacitación, las causas que no afectan al autogobierno de las personas como por ejemplo, los ciegos o los sordos.
  • La persistencia,es decir que se trate de una situación que se prolongue en el tiempo, que tenga una entidad suficiente que sea preciso establecer una serie de medidas que protejan a la persona. Los casos de carácter cíclico reúnen el requisito de la persistencia, ya que es difícil probar que una persona se encontraba en un acto lúcido.
  • No asunción de responsabilidad: Esto quiere decir que la persona no pueda gobernarse por ella misma, es decir, la persona no puede actuar responsablemente y en defensa de sus propios intereses. Es indiferente que la enfermedad sea congénita, adquirida.

Si necesitas más información, ponte en contacto con nuestro Despacho o acude a tu abogado.

Pincha el siguiente enlace para escucharlo.

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

 

TENGO UN PROBLEMA Y NO SÉ DONDE ACUDIR

El hombre cauto jamás deplora el mal presente; emplea el presente en prevenir las aflicciones futuras”

William Shakespeare

doors-1767563_1920

Tengo un problema

Así es como comienzas a admitir que precisas una solución ante una “cuestión discutible que hay que resolver o a la que se busca una explicación“.

Si te encuentras ante esta pregunta y no sabes que hacer, ni sabes qué camino tomar es importante que primero respires profundo y leas atentamente este post tomándote tu tiempo. Seguramente te ayudaremos a aclararte.

Vamos a colaborar contigo en dilucidar que camino elegir para resolver el problema que tienes delante y que puerta tomar para que se diluya.

Primero

Como has de saber qué clase de problema tienes, primero tienes qué contemplar que clase de síntomas rodea al conflicto que tienes delante. ¿Qué puede ocurrir?

  • Puedes estar sintiendo síntomas físicos de que algo no va bien dentro de tu cuerpo.
  • Quizás sientas una enorme tristeza.
  • Es posible que alguien no te haya pagado tu sueldo.
  • A lo mejor has discutido con tu ex pareja porque no te gusta como está educando a vuestros hijos comunes.
  • No sabes en qué colegio matricular a tus hijos.
  • Tienes las cuentas al descubierto y no tienes empleo remunerado.
  • entre otros.

Segundo

Una vez detectado el síntoma que te hace plantearte que te encuentras antes una difícil coyuntura en tu vida te planteas que necesitas a alguien para que te ayude a salir adelante y ver el terreno más nítido y la solución más cercana.

En algunos casos es fácil saber a qué profesional acudir o a qué centro llegarte para que se resuelva tu problema. Como por ejemplo, todos sabemos que si nos encontramos mal físicamente los Doctores pueden ayudarnos a superar nuestras dolencias. Sólo precisamos acudir al especialista competente en cada caso asesorado generalmente por el hospital o centro de salud al que llegues.

Sin embargo, hay ciertos conflictos que por su carácter es difícil encauzarlos en un profesional concreto por su carácter multidisciplinar y muchas veces su solución queda a medias por no acudir al especialista o especialistas adecuados.

Este es el caso de los problemas conyugales cuya solución puede venir de mano de un experto Psicólogo que te ayude a dilucidar que ocurre en tu pareja, de un profesional jurídico o Abogado que resuelva los asuntos legales de un divorcio y de guarda y custodia, o bien de un competente Mediador que os ayude a asentar las bases de un acuerdo que regirá entre tu pareja y tu para que todo vaya mejor.

Un equipo multidisciplinar te ayudará a reorganizar tu vida en todos los aspectos que se han visto tocados sólo tienes que llamar y concertar una cita.

Tercero

Una vez sepas que tu problema puede ser resuelto por un profesional concreto, sólo tienes que buscar al que más se adapte a tu presupuesto y a tu problema, contactar con el y pedirle una cita para que os pongáis manos a la obra y tu vida vuelva a la normalidad cuanto antes.

Si a pesar de haber leído el post tienes algún problema y no sabes a quien acudir, podemos ayudarte. Seguramente, nuestro equipo jurídico y de mediación te diga que hacer. Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos.

Ángela Victoria Correa Puche

Abogada experta en Mediación.

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

APRENDER A DECIR QUE NO

Sé el cambio que quieres ver en el mundo”

Mahatma Gandhi

decirno

APRENDER A DECIR QUE NO, ES DECIDIR QUE QUEREMOS QUE ENTRE EN NUESTRA VIDA

Nuestros programas familiares nos venden soluciones en forma de problema y problemas en forma de soluciones. Así generación tras generación, nos vemos atrapados en conflictos familiares que se repiten en nuestras familias y que están detrás de una parte importante de la conflictividad  existente en nuestras vidas.

¿Qué hacer ante ello? ¿En qué ideas estamos apoyando nuestras vidas que atraemos a ellas todo lo contrario de lo que deseamos?

La respuesta a estas preguntas nos acerca a la solución de cualquier situación conflictiva en la vida, ya sea de un conflicto jurídico, personal o familiar.

La solución a nuestros problemas empieza cuando cada uno de nosotros aprendemos a decir que NO, cuando aprendemos a apoyar nuestras decisiones en lo que deseamos y no en lo que otros esperan de nosotros

Solamente podremos dirigir nuestras vidas hacia lo que realmente deseamos y no hacia lo que socialmente es correcto, aprendiendo a realizar Juicios de existencia, es decir decidiendo lo que queremos o no queremos que entre en nuestra realidad y existe en nuestro universo. Siendo la clave para que un acontecimiento no exista en nuestro universo el no darle valor a ese acontecimiento. Cuando ponemos nuestro tiempo en una situación, ponemos nuestra mente y nuestra energía, estamos permitiendo que entre en nuestra vida, la estamos valorizando y le estamos dando un lugar muy importante.

Cuando estamos ante un conflicto y permitimos que nuestra existencia se llene de pensamientos referidos al mismo, cedemos nuestro tiempo en pensar en el mismo y dejamos que inunde nuestra mente. De esta forma estamos psíquicamente valorizando esa situación y ese conflicto. Por tanto, nuestro psiquismo nos va a traer más de eso que no queremos porque nuestra Psique vuelve una y otra vez a lo anterior que es el terreno que conoce.

Por tanto, nuestro  destino tiene las huellas del pasado y para cambiar ese destino no nos queda otra que  descubrir esas huellas del pasado que se han impregnado en cada uno de nosotros a través de esos programas que rigen nuestra vida y que nos llevan a hacer las cosas siempre bajo los mismos parámetros. Pautas de conducta que cada vez nos abocan a esa misma realidad que no queremos, pero que seguimos repitiendo porque nuestro psiquismo se rige por el automatismo de repetir situaciones hasta que tomamos la decisión de pararnos y tomar conciencia de que ese pasado está ahí, no para seguir repitiéndolo, sino para que aprendamos de él y lo trascendamos y bloqueemos, diciéndole que ya no lo queremos más en nuestras vidas. De esta forma dejamos de estar atados a los programas familiares que nos utilizan como objetos y nos convertimos en sujetos de nuestra existencia

Si los abogados y demás agentes jurídicos aprendemos a trabajar no solamente con los hechos que dieron lugar a una situación conflictiva puntual, sino que también atendemos a las leyes psíquicas que existen ocultas en el mismo, que nos son manifestadas a traves de las palabras y del discurso de nuestros clientes, no solamente daremos soluciones temporales a esa conflictividad jurídica sino que ayudaremos a disolver el conflicto en sí mismo.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

DIVORCIO: FRUSTRACIÓN O LIBERACIÓN

Es tan corto el amor y tan largo el olvido…

Pablo Neruda

heart-905598_1920

Casi todos creemos que cuando estamos ante una crisis de pareja lo primero que tenemos que hacer es buscar un buen abogado que nos consiga una buena pensión para nuestros hijos, la posibilidad de quedarnos con el uso y disfrute de la vivienda familiar, o la guarda y custodia de nuestros hijos. En definitiva un abogado que nos consiga unas buenas perspectivas de futuro. Pocas son las personas que buscan abogados, que además de reconducir el tema legal aparejado a un divorcio, les ayude a reconducir ese mar de emociones en el que navega la persona que se aproxima a una Separación matrimonial

Por todos es bien conocido las fases a seguir cuando la convivencia en pareja se hace inviable, pero pocas personas son las que piensan en sus emociones, en cómo quedarán después de este proceso. Pocas conocen o se plantean el hecho de que cuando la justicia les dé su sentencia de divorcio – momento en el cual creen que alcanzaran su tranquilidad -, miraran ese papel, leerán sin entender el argot en el que esa sentencia está escrita y se apoderara de ellas un enorme sentimiento de VACIO. Vacío al comprobar que su vida de muchos años ha quedado condensada en dos o tres folios  en los que poco o nada se dice del problema personal que los llevó a solicitar justicia, Vacíos porque poco o nada interesó el drama familiar por el  que ha tenido que pasar la persona y que tras la sentencia está tan vivo o más de lo que estaba antes de dar comienzo el proceso de divorcio.

Así pues, cuando tengo frente a mí a las personas a las que voy a dar su sentencia, me encuentro en la mayoría de los casos que, en casi treinta años de ejercicio profesional, nadie o casi nadie lee la sentencia en ese momento. La cogen, preguntan tímidamente por los temas que les preocupaba hasta ese momento, las pensiones establecidas, el uso del domicilio familiar y quien se queda con la guarda y custodia de los hijos menores, y luego… continúan hablando de lo que siempre les preocupó realmente, el  dolor asentado dentro de ellas y al que no saben darle salida, la frustración que les ha provocado el matrimonio porque tienen la sensación de haber obtenido mucho menos de lo que esperaban.

Lo mismo que en el primer momento dirigieron sus fuerzas a obtener unas buenas medidas económicas que le permitiesen ver el futuro con confianza, ahora, después de tener en la mano su sentencia, tienen que lidiar con el verdadero divorcio: DIVORCIARSE DE SUS EMOCIONES. Tendrán que alinear sus sentimientos con el resultado o modo de vida que pretenden vivir en el futuro y ese trabajo es algo que les toca hacer a ellas, ya que no se lo concederá ningún juez. Por tanto el verdadero divorcio es el divorcio emocional, que constituye aquel momento  en el que por fin nos sentimos bien, nos sentimos como deseamos sentirnos, y eso pocas veces se alcanza cuando concluye o termina el divorcio legal.

            Hay muchas personas que se divorcian legalmente, pero que quedan durante mucho tiempo, y otras de por vida, vinculadas de manera permanente a su ex pareja. Y ello incluso cuando llegan a formar nuevas parejas. Son personas que temen las reacciones de sus ex compañeros, que piensan más en lo que el otro/a pensará sobre tal o cual cuestión que en lo que  ellos mismos desean, es decir, no se atreven a ser quienes son y a actuar como sujetos de sus vidas. Se divorciaron un día, pero un cordón invisible de emociones mal gestionadas los mantiene atados.

   Mientras los sentimientos provocados por el divorcio (la angustia, la culpa, la deuda y el miedo) siguen presentes en sus vidas, continuan siendo prisioneros a su expareja.

    Cada vez que ponen su mente en aquello que no quieren en lugar de bloquearlo, lo que están haciendo es dejarlo entrar.

      Cada vez que actúan por temor a lo que el otro/a piense, lo que hacen es inundar sus vidas de inexistencia, convirtiéndose en objetos que el otro/a maneja a su antojo.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte