Mamá, ¿donde se esconde la mujer en ti?

Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así”

Joan Manuel Serrat

mom-2208928_1920

Como cada primer domingo de Mayo nuestras Madres celebraran el día que las reconoce como tal. Este post va dedicado a todas las madres que dentro de su interior esconden a una mujer que desea ser liberada de todos los papeles que le impiden ser mujer.

Existe la creencia popular de que una madre nutre a sus hijos con un amor infinito, que perdona incondicionalmente, que tiene la varita de la justicia y que pase lo que pase siempre estará ahí. Y lo cierto es que en la mayoría de los casos se viene cumpliendo dicho pronóstico pero esta actitud ante la vida les pasa factura, antes o después a nuestras madres. Y no sólo a ellas.

Nos olvidamos que tanto poder de superación se esconde detrás de un corazón que tiene sentimientos, sufre emociones impactantes y desea bajarse del carro en múltiples ocasiones.

Ellas han tenido que ponerse el corsé de ser perfectas hijas y hermanas, señoritas discretas y esposas para finalmente convertirse en Madres.

¡Qué difícil es ser mujer! Y es por ello que me planteo la pregunta que te ha hecho abrir este post: Mamá, ¿dónde se esconde la mujer en ti?

En nuestro despacho escuchamos infinidad de testimonios de Madres que no recuerdan el momento en el que se les fue de las manos sus circunstancias familiares. Situaciones que precisan de la labor de un mediador o un abogado para resolver un problema que parece no tener un punto de retorno.

Todo tiene un punto de retorno, que nunca es fácil pero que siempre obtiene buenos resultados. Ese punto de retorno se encuentra en que todas nuestras madres, además de ser madres se constituyan como mujeres.

Seguramente todos vosotros, lectores, tengáis una madre excepcional y a la que al preguntarle sobre si se siente orgullosa de su papel como madre os responda afirmativamente, pero cuantas de ellas se sienten seguras de hablar de todos a cada uno de los miedos que se apoderaron de ellas en las noches al no saber manejar una situación desde el papel de madre.

No siempre el papel de madre dedicada sirve. O el de esposa fiel o servidora. O el de hija que recoge el legado de su madre. Ya que ocurre que en múltiples situaciones se requiere a la mujer que alberga dentro de todos esos roles para solucionar un problema.

¿Cuándo dejaron de ser personas individuales las mujeres para convertirse en madres?

Seguramente ni siquiera ellas sepan responderse a la pregunta porque siempre han estado aprendiendo otros papeles. Pero recordad que ellas son mujeres. Mujeres seguras, luchadoras y soñadoras. Mujeres con hijos que no son sólo son madres, sino también mujeres.

Orgullosas por los regalos obtenidos en el día de la madre, esto les hará temblar los cimientos de la mecha que se encendió a lo largo de este año que las invitaba a embarcarse en el papel de mujer.

Es por ello que como hijos debemos invitar a nuestras madres a realizarse como mujeres para que sean nuestro ejemplo para realizarnos como individuos. Si ellas lo consiguen, nosotros también podemos hacerlo.

En el ejemplo de libertad de las madres reside la fórmula del éxito.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos interpersonales

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

APRENDER A DECIR QUE NO

Sé el cambio que quieres ver en el mundo”

Mahatma Gandhi

decirno

APRENDER A DECIR QUE NO, ES DECIDIR QUE QUEREMOS QUE ENTRE EN NUESTRA VIDA

Nuestros programas familiares nos venden soluciones en forma de problema y problemas en forma de soluciones. Así generación tras generación, nos vemos atrapados en conflictos familiares que se repiten en nuestras familias y que están detrás de una parte importante de la conflictividad  existente en nuestras vidas.

¿Qué hacer ante ello? ¿En qué ideas estamos apoyando nuestras vidas que atraemos a ellas todo lo contrario de lo que deseamos?

La respuesta a estas preguntas nos acerca a la solución de cualquier situación conflictiva en la vida, ya sea de un conflicto jurídico, personal o familiar.

La solución a nuestros problemas empieza cuando cada uno de nosotros aprendemos a decir que NO, cuando aprendemos a apoyar nuestras decisiones en lo que deseamos y no en lo que otros esperan de nosotros

Solamente podremos dirigir nuestras vidas hacia lo que realmente deseamos y no hacia lo que socialmente es correcto, aprendiendo a realizar Juicios de existencia, es decir decidiendo lo que queremos o no queremos que entre en nuestra realidad y existe en nuestro universo. Siendo la clave para que un acontecimiento no exista en nuestro universo el no darle valor a ese acontecimiento. Cuando ponemos nuestro tiempo en una situación, ponemos nuestra mente y nuestra energía, estamos permitiendo que entre en nuestra vida, la estamos valorizando y le estamos dando un lugar muy importante.

Cuando estamos ante un conflicto y permitimos que nuestra existencia se llene de pensamientos referidos al mismo, cedemos nuestro tiempo en pensar en el mismo y dejamos que inunde nuestra mente. De esta forma estamos psíquicamente valorizando esa situación y ese conflicto. Por tanto, nuestro psiquismo nos va a traer más de eso que no queremos porque nuestra Psique vuelve una y otra vez a lo anterior que es el terreno que conoce.

Por tanto, nuestro  destino tiene las huellas del pasado y para cambiar ese destino no nos queda otra que  descubrir esas huellas del pasado que se han impregnado en cada uno de nosotros a través de esos programas que rigen nuestra vida y que nos llevan a hacer las cosas siempre bajo los mismos parámetros. Pautas de conducta que cada vez nos abocan a esa misma realidad que no queremos, pero que seguimos repitiendo porque nuestro psiquismo se rige por el automatismo de repetir situaciones hasta que tomamos la decisión de pararnos y tomar conciencia de que ese pasado está ahí, no para seguir repitiéndolo, sino para que aprendamos de él y lo trascendamos y bloqueemos, diciéndole que ya no lo queremos más en nuestras vidas. De esta forma dejamos de estar atados a los programas familiares que nos utilizan como objetos y nos convertimos en sujetos de nuestra existencia

Si los abogados y demás agentes jurídicos aprendemos a trabajar no solamente con los hechos que dieron lugar a una situación conflictiva puntual, sino que también atendemos a las leyes psíquicas que existen ocultas en el mismo, que nos son manifestadas a traves de las palabras y del discurso de nuestros clientes, no solamente daremos soluciones temporales a esa conflictividad jurídica sino que ayudaremos a disolver el conflicto en sí mismo.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

¿QUÉ ES UN CONFLICTO?

Lo importante es no dejar de cuestionar. La curiosidad tiene su propia razón de existir.

Albert Einstein.

punto-interrogativo

Hoy traemos una pregunta abierta: ¿Qué es el conflicto?

Adentrándonos en el tema, para responder a esta cuestión debemos comenzar por aclarar que existen numerosas teorías que han estudiado el conflicto ofreciéndonos un panorama lo suficientemente concreto que nos ayuda a comprenderlo.

Para contestar a esta pregunta tenemos que asomarnos a concret cada uno la definición que damos sobre lo que es el CONFLICTO. Además, como ya recogimos en un post anterior, es importante saber cual es nuestro COMPORTAMIENTO ante el mismo ya que esto vendrá influenciado por lo que nos hace SENTIR estar envuelto en un problema. Generalmente, nos centramos en el conflicto manifiesto, es decir, algún problema en concreto. Sin embargo, es importante adentrarnos en aquellas cosas que hacen que se produzca un conflicto.

Generalmente, en un problema influye:

  • La idea que tenemos de que algo es un problema.
  • El comportamiento que genera esa idea.
  • Lo que sentimos en una situación concreta.

Por tanto, partimos del conflicto intrapersonal. Ese que ocurre a nivel interior ya que el problema manifiesto puede venir disfrazado de múltiples formas y por consiguiente desviarnos del tema principal de este post: definir que es un conflicto.

Kurt Lewin lo entiende como una “situación en la que unas fuerzas de magnitudes iguales actúan simultáneamente en direcciones opuestas sobre el individuo”. Freud lo vincula con el desarrollo psíquico del individuo: sin conflicto no habría evolución. Por lo que, comprender que es el conflicto y desde que perspectiva se aborda la idea de que algo es conflicto es la preciso para emprender el camino hacia la disolución del mismo.

Nuestra respuesta inmediata cuando ocurre el conflicto está basada en lo que creemos del conflicto, que deriva de lo aprendido por nuestra cultura y nuestra educación

(Soria y otros, 2008: 22).

Partiendo de la consideración de que el conflicto es universal, debemos encarar la materia recordando que para poder emplear técnicas de negociación y mediación con las personas que presentan un conflicto, primero tenemos que saber qué es un conflicto y, posteriormente, guiar a la persona al origen del conflicto que se le presenta en su vida. Para ello, es fundamental radiografiar el conflicto y comprender para qué se producen, pues, no podremos resolver qué nos indica el conflicto manifiesto si previamente no entendemos la naturaleza del mismo, es decir, de donde proviene.

Lo primero que observamos en el conflicto es su apariencia manifiesta, la punta del iceberg, creyendo que esta apariencia es el principio y el fin del conflicto, sin embargo, el conflicto presenta una serie de características “ocultas”, origen de la situación conflictiva, que mediante el proceso de la escucha activa son posibles de revelar. Estas características son las que nos ofrecen el camino para su disolución, pues son ahí donde reside el motivo del conflicto manifiesto, y donde todo conflicto cobra sentido.

Atendiendo a lo aquí expuesto… Para mi, un conflicto es la oportunidad de transcender mi propia realidad.

¿Qué es un conflicto para ti?

Ángela Victoria Correa Puche

Abogada experta en Mediación

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte

LA ACTITUD ANTE EL CONFLICTO

Existe al menos un rincón del universo que con toda seguridad puedes mejorar y eres tú mismo.

Aldous Huxley

20160721_133632

La comprensión de las leyes que rigen el universo, así como habitar la vida conforme a ellas, es una clave fundamental para desenmascarar lo que el conflicto viene a enseñarnos.

Los conflictos aparecen en el camino evolutivo como síntoma de la transformación que se ha de ir realizando para conseguir el fin de la existencia. Para alcanzar un plena presencia en nuestras propias vidas debemos valernos de buenas herramientas que nos ayuden a comprender qué rige y qué crea un conflicto.

Si queremos lograr la disolución de un problema es preciso atender a cada una de las circunstancias que nos rodean, ya que todas nos hablan de lo mismo. Descubrir hacia dónde va dirigida la energía conflictiva y desde donde se encarna el conflicto será el primer paso que debemos dar si estamos apostando por aprender de las dificultades.

Parto de la premisa de que somos seres conflictivos. Ésta premisa unida a la deducción de que los conflictos vienen a mostrarnos aquellos aspectos en los que estamos estancados en nuestras vidas, impulsa a precisar de un método que ayude a transformar para disolver nuestros problemas, ya que de este modo se nos aparecen los senderos por los que caminar para evolucionar.

El conflicto es aquel extraño ente que aparece en las vidas de todos los seres humanos para ofrecernos la oportunidad de superar los límites de nuestra propia humanidad.

Tradicionalmente, se ha entendido el conflicto negativamente debido a la unión que hemos hecho con la violencia y la destrucción. Desde esta perspectiva, los expertos en el tema explican que las actitudes ante el mismo serán competitivas (“Yo gano – Tú pierdes/cedes”). Dichas conductas generarán un comportamiento auto destructivo, caótico y competidor. Sin embargo, una disputa puede ser contemplada como algo destructivo o como clave para la transformación de uno mismo.

Por tanto, de nuestra actitud dependerá el desenlace de la historia. La Física Cuántica, la teoría del espejo y o la teoría del efecto observador explican de manera clara que el conflicto aparece por nuestra influencia sobre el mismo. Desde una perspectiva transformativa, la postura que tomemos será cooperativa, de participación para la disolución de las dificultades, lo que nos hace tomar conciencia de que el “Yo gano – Tú ganas” es la fórmula precisa para el éxito .

No obstante, para ello, se requiere andar un camino en el que habrá muchas dudas que resolver si queremos disolver el problema.

A través, de la comprensión de la estructura de un conflicto conoceremos la finalidad que tiene nuestras vidas, que es el modo en el que lo transformaremos para disolver nuestros problemas.

Ángela Victoria Correa Puche

Abogada experta en Mediación

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.