“Te voy a llevar a Juicio”

La vida es breve; el arte, largo; la ocasión, fugaz; la experiencia, engañosa; el juicio, difícil.

Sócrates

achievement-3385077_1920

Actualmente, cuando dos o más personas se pelean o experimentan simples desavenencias con otra persona le sueltan eso de: “¡te voy a llevar a juicio!

La facilidad de acceso a las instituciones judiciales, aunque a algunos les pueda parecer que no, es tan grande que utilizar esa expresión se ha convertido en una muletilla que utilizas para defenderte de no querer abordar un problema que puedes resolver por ti mismo a fin de intentar quedar “libre de culpas”.

Como me ha ocurrido a mi hasta hace relativamente poco, es posible que no te hayas parado a reflexionar el concepto de Juicio nunca. Tenemos tan asociado a la palabra que un juicio consiste en un procedimiento en el que un juez dice que se ha de hacer ante una situación concreta que le planteamos que no nos percatamos que un juicio es mucho más que ello y que el origen de la palabra no es nombrar un proceso sino definir una acción de pensamiento de una persona Sabia.

Esta confusión viene de la deformación de la sintaxis en la que empleamos el concepto. La expresión “llevar a juicio” implica ir a un lugar, sin embargo esta expresión no contempla la figura del juez – que a mi entender es la figura más importante de todo el proceso -. ¿Cuando empezamos a utilizar la expresión “llevar a juicio” por la de “someter a Juicio”?

Quizás pueda parecerte una tontería esto que te cuento, pero lo cierto es que es sumamente importante utilizar las palabras correctas a fin de darle el valor que requiere un acto tan importante como el someter un hecho a Juicio.

En teoría, los jueces deben ser personas dotadas de tal calidad ética y moral que son capaces de dirimir cualquier cuestión litigiosa con auténtica justicia y principios éticos; pero lo cierto es que hoy en día al juez no se le valora su grado de discernimiento ético de las situaciones, simplemente se le valora que tenga un correcto conocimiento de parte de la legislación que rige un país, sin entrar a valorar su condición personal para ejercer justamente su posición.

Tal deformación del concepto de Juicio implica que la justicia ande tambaleándose, pues no existen leyes escritas que definan que decisiones son correctas o no, pues esto lo da la calidad del juez en dirimir una cuestión en base a los principios éticos que deben consolidar la personalidad de las personas. Al estar cada vez más confundidos los principios morales de la sociedad, las personas emplean más las instituciones judiciales para resolver asuntos que con el cumplimiento de la palabra dada sería de fácil resolución sin la necesidad de acudir a que el juez bajo su Juicio resolviera la cuestión.

Por tanto, no consiste en llevar a juicio “sin ton ni son” a todo el mundo y cada cuestión, consiste en que nos paremos a reflexionar la entidad de Justicia y la importancia de tener un Juicio acorde a los valores del bienestar social.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Visita AMAPUCHE y ven a conocernos para que podamos ayudarte.

Si tienes alguna pregunta, pincha el enlace y formúlala. Te contestaremos con la mayor brevedad posible.

Anuncios

¡Estoy harto de mi vecino!

Un edificio tiene dos vidas: La que imagina su creador y la que efectivamente tiene. Y no siempre son iguales.

Rem Koolhaas, arquitecto.

neighbors-156089_1280

¿Alguna vez has pensado que tu vecino no sabe convivir? ¿Has pensado que un problema con tu vecino no tiene solución porque no sabe escuchar? ¿Has deseado tocar en su puerta para atajar eso que tanto te molesta? ¿Le has dicho a alguna persona cercana que lo que hace tu vecino es motivo de mudanza?

Si tu respuesta ha sido afirmativa en alguna o todas las preguntas, efectivamente tienes un problema con un vecino y yo tengo el elixir que hará que se solucione.

Como bien sabrás, querido lector, la convivencia nunca es fácil porque, a la hora de relacionarnos los unos con los otros, los principios que rigen nuestras vidas se confrontan. Sin embargo, todos estamos destinados a convivir los unos con los otros porque el mundo está lleno de personas que vienen y que van, de buen humor y con malas pulgas, sonrientes y apáticas, pero todos personas y todos nos encontramos alguna vez en el camino.

Cuando nos topamos con alguien que nos hace la vida más difícil, es cuestión de que nos paremos a solucionar el asunto que nos lleva por el camino de la amargura, pues de lo contrario el problema se eternizará.

No des por sentado que tu vecino ha de pensar igual que tu, porque lo cierto es que no lo hace. De pensar igual que tu, aquello que no comprendes que hace no lo haría. Por lo que tienes 2 opciones:

  • No hacer nada y seguir quejándote de por vida.
  • Coger el toro por los cuernos y domar la situación.

Y tu pregunta será, ¿y como cojo el toro por los cuernos?

Pues bien, una denuncia puede ser la vía más conocida, pero es una de la que más problemas futuros genera, pues a nadie le gusta ser denunciado por lo que la denuncia generará aún más controversia entre vosotros.

Por consiguiente, lo más eficaz es que, de buen rollo, te sientes a discutir el asunto con tu vecino. No sé si estarás al tanto de que existen gabinetes y despachos de mediación de conflictos en los que la gente como tú acude a resolver uno o varios puntos en desacuerdo con una persona.

El procedimiento es bien sencillo. Sólo necesitas hacer una llamada a tu mediador de cabecera y el o ella lo organizará todo para que podáis sentaros a hablar del tema que te preocupa. En un entorno totalmente seguro, en el que el mediador escuchará vuestras desavenencias y os guiará hacía un acuerdo productivo que marque los límites de vuestra relación.

¿Estas harto de tu vecino?

Deja de estarlo… Acude a Mediación.

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Visita AMAPUCHE y ven a conocernos para que podamos ayudarte.

Si tienes alguna pregunta, pincha el enlace y formúlala. Te contestaremos con la mayor brevedad posible.

¿INTEGRAMOS?

No es por lo que eres, sino por lo que trasmites. Ahí es donde está la magia.

Neleb Argen

hands-2847508_1920

Hace unos meses me planteo lo fácil que resulta teóricamente la integración de personas con discapacidad y lo difícil que es en la práctica.

Los recursos necesarios para poder ofrecer a todo el mundo igualdad de oportunidades, la gran mayoría de veces, no están o bien no se han contemplado, por consiguiente no es posible la integración. Ya no sólo las barreras arquitectónicas hacen imposible la integración de las personas, sino también las propias barreras mentales de los individuos que componemos la sociedad.

El discurso social suele ser integrador en la mayoría de personas. De cara al público, gran parte de las instituciones tienen un buen programa de integración que permite a todo el mundo acceder a sus recursos, sin embargo, por algún motivo más sutil que permitir que todo el mundo acceda a todo, la integración a veces se queda en papel mojado.

¿Acaso no hemos definido bien que es integrar?

La definición de integración es la siguiente “Hacer que una persona se incorpore a algo para formar parte de ello“. Hasta aquí todo bien, teniendo en cuenta que generalmente las personas que necesitan y quieren ser integradas consiguen acceder a casi cualquier recurso. Pero a veces se está obviando la integración en el grupo, las relaciones sociales y eliminar la mirada lastimera, y más si hablamos de integración de personas con perfiles psiquiátricos.

Efectivamente avanzamos en el cambio de mentalidad y gracias a ello conseguimos derechos sociales que antes eran impensables, pero otras veces nos empeñamos tanto en eliminar la desigualdad que no nos damos cuenta que incluso la desigualdad es positiva dependiendo del asunto que trates.

Si por motivos obvios un niño de 3 años no se encuentra cursando una carrera de medicina porque supondría un quebradero de cabeza hacer comprender al menor los conceptos que ello implica, es posible que a veces nos empeños en integrar desde un punto de vista erróneo.

Es por ello que es necesario valorar cada situación desde su origen y desde ahí actuar, para dar la solución que efectivamente implique integración.

Es un placer absoluto encontrar diversidad de lo contrario la vida sería aburrida, por lo que quizás el concepto de integración tendría que definirse desde la óptica de la diversidad de oportunidades y no de la igualdad, puesto que lo cierto es que no existe un ser humano igual en todo el mundo, sin embargo, cada uno es esencial en el enclave social.

En muchas ocasiones cotidianas somos incapaces de aprender de la diversidad e integrarla en nuestras vidas puesto que nos asusta en exceso lo que es diferente a nosotros y por eso queremos que todo sea igual y clónico.

Y lo mejor de todo, la clave de todo esto está en el medio de las opiniones… como siempre.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

SIÉNTATE A REFLEXIONAR

Conversación entre dos o más personas que exponen sus ideas y comentarios de forma alternativa.

RAE

PERMITE QUE HABLAR SEA LA MEJOR OPCIÓN

Cuando no tenemos en frente un problema, todos creemos que seremos capaces de solucionarlo hablando.

No sé que ocurre en el transcurso del conflicto, pero lo último que quieren hacer las personas es sentarse a expresar sus ideas y ponerlas en común para llegar al buen entendimiento.

El ego, la culpa, la indecisión, la desconfianza, juegan un papel muy importante en todo este proceso de falta de comunicación. Sin embargo, está más que probado que las personas que se sientan a discutir sobre un asunto que les tiene enfrentados consiguen alcanzar una solución eficaz en tiempo récord.

Entonces… ¿qué ocurre? ¿Por que los seres humanos no conseguimos sentarnos a hablar antes que destrozarnos las vidas viviendo en conflicto?

¿Acaso preferimos seguir sintiéndonos victimas del mundo?

¿Acaso nos aporta placer saber que estamos sufriendo “por culpa” de un otro?

¿Acaso somos incapaces de combatir nuestros egos y pedir disculpas a tiempo por nuestros errores?

Recuerda: Tu conflicto bien mediado es un problema resuelto.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

 

5 RAZONES PARA ACUDIR A MEDIACIÓN

La mediación es un método de resolver conflictos, el cual tiene como finalidad intrínseca arribar a la solución integral de un conflicto entre partes.

Definición general

5 razones para acudir a mediacion

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

CUANDO NADIE ME VE

En la intimidad, donde no puedo hablar más que la verdad”

P1030041

Cuando nadie me ve, quedo a solas con mis pensamientos.

Van y vienen.

Unos se quedan y otros desaparecen como si no hubiesen existido nunca.

Cuando nadie me ve, hablo a solas de la verdad.

De mi verdad.

De todo aquello que es absurdo esconder.

De todo aquello que da empuje a mi día a día.

Cuando nadie me ve, buceo en mi mente para adivinar donde se esconde la razón de lo que aparentemente no tiene sentido alguno.

Lo encuentro y comprendo el resto.

Cuando nadie me ve, ordeno los cajones de mis ideas, para poder traducirlas en frases con sentido.

Con mi sentido.

Con la vibración de lo que quiero que ocurra.

Cuando nadie me ve, sonrío al indagar en las causas que han hecho que mi vida sea como sea.

También lloro.

Pero sobretodo aprendo.

Eso hago cuando nadie me ve. Cuando en la soledad de mi tiempo me concedo el derecho de sentir que todo lo que es, es así porque así he decidido que sea.

Y tú, ¿qué haces cuando nadie te ve?

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

HABLEMOS DE TODO

Es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo

Franz Grillparzer

pexels-photo-399669

Estoy convencida de que no hay energía más potente que la del amor.

Veréis, resulta que ayer, mientras veía la película “hijo de otra madre” me planteaba que pese a que el ser humano se encuentra continuamente sometido a situaciones dolorosas incluso infrahumanas, lo cierto es que existe algo que siempre le ayuda a sonreír pese a sus circunstancias.

El nombre de ese algo es AMOR.

Estas palabras que hoy escribo van dirigidas a todas las personas deseantes de amar con deseo.

Gracias al amor somos capaces de superar cualquier contratiempo, que por duro que pueda parecer, lo cierto es que es la semilla que libera al sufrimiento.

Sin embargo, bien es cierto, que desencanto tras desencanto las personas empiezan a reprimir su deseo de enamorarse por miedo a sufrir, pero ¿por qué? ¿Qué ocurre en la vida de las personas para rechacen la idea de enamorarse pese a sentir deseo de enamorarse?

Como sociedad, vivimos enfrentados a diario con el fanático mundo del qué dirán y aunque parezca un concepto de siglos pasados, está a la orden del día.

Potenciado por el uso de las redes sociales, nos inmiscuimos en las idas y venidas de nuestros propios juicios, que son los que acaban por hacerse dueños de lo que acabamos haciendo con nuestra vida.

No existen vidas perfectas a los ojos de los demás, sino vidas felices con las circunstancias que cada uno elije para uno mismo, pero para ser felices es necesario que dejéis de reprimir vuestras personalidades y seáis capaces de saltar al vacío que supone ser uno mismo, os encontréis con las personas que os encontréis.

Sólo entregándose sin miedo podemos conseguir el amor que deseamos sentir. Para ello sólo necesitamos desear amar y amar deseando, porque de lo contrario el corazón puede acabar rompiéndose en mil pedazos, porque lo bonito del amor es mirar a los ojos de la persona que tienes enfrente y le propongas “hablemos de todo, pero sin miedo“.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de Conflictos Interpersonales

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte

GUARDA Y CUSTODIA – IGUALDAD ENTRE PADRES, MADRES Y MENORES

Sólo es digno de libertad quien sabe conquistarla día a día”

Goethe

family-2611748_1920

Hasta hace unos años los Juzgados de Familia partían de una clara presunción de mejor capacidad de la madre, cuando se trataba de criar y cuidar de los hijos de la pareja durante sus primeros años de vida.

            Pero esta visión jurídica fue cambiando y hoy dia es valorada de forma muy distinta. Actualmente la Ley y la Jurisprudencia creada por nuestros juzgados tienden a una mayor atención a las necesidades del niño, considerándolo persona vulnerable, en proceso de formación y necesitado de lo que ambos progenitores pueden aportarle.

El llamado principio “en interés del menor” incluye no solo el bienestar material o adecuación de recursos para proporcionarle a nuestros niños un hogar grato y un buen nivel de vida, que les asegure, alimento, educación y salud física, sino que persigue también que nuestras Leyes, nuestros juzgados de familia, y todos los operadores jurídicos que trabajamos asuntos de familia nos dirijamos a proteger la estabilidad emocional del menor. Una estabilidad emocional a la que todo niño/a tiene derecho para poder conformar su propio carácter y personalidad, que es en definitiva el adulto en el que va a convertirse.

            Una personalidad que si se forma con la semilla de actos de seguridad, de cuidado amoroso, y de calidez de sus mayores, dará lugar en el futuro a personas adultas con carácter seguro y sin complejos emocionales, pero que formado en una situación de falta de respeto hacia el principal derecho que todo niño tiene a “permitirle vivir su niñez sin inmiscuirlo en los problemas de sus padres” dará a luz a un adulto inseguro y lleno de carencias que hará extensiva a toda aquellas personas que se acerquen a él.

 

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte

No cruces la linea

Un experto es alguien que ha cometido todos los errores que se pueden cometer en determinado campo”

Bohr

railway-rails-2738508_1920

Existe una delgada linea que separa el caos del orden.

Una linea de la cual estamos advertidos pero que muy bien no sabemos a que distancia se encuentra.

Es ese lugar en el que la indecisión se apodera de lo que está bien y lo que está mal. De lo que puede tener consecuencias maravillosas o convertirse en un auténtico desastre.

¿Qué intereses se esconden detrás de esas lineas? ¿Por qué una y otra vez sentimos haber caído en los encantos de la frontera que tenemos delante nuestra?

Resulta sorprendente pararse a escuchar las ideas de nuestros pensamientos. Cómo cosa tan “inmaterial” consigue dar un giro de 360 grados a nuestras acciones.

¿Existe la manera de hacer siempre bien las cosas?

Aún no he conocido a nadie que nunca se haya quedado con cargo de conciencia después de algo que haya sentido, dicho o hecho, porque lo cierto es que cada una de nuestras acciones generan consecuencias y por consiguiente son la puerta que nos invita a cruzar esa tan temible linea.

Pero como dice el proverbio con el que hoy inicio, sólo podemos convertirnos en expertos después de un largo recorrido de errores.

Quizás es complicado llegar a sentir que siempre estamos tomando buenas decisiones, pero un buen camino para comenzar a sentir esto es admitir que hasta nuestros errores han sido fruto de de decisiones, que aunque fueron malas, fueron correctas para continuar evolucionando.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.