CUANDO NADIE ME VE

En la intimidad, donde no puedo hablar más que la verdad”

P1030041

Cuando nadie me ve, quedo a solas con mis pensamientos.

Van y vienen.

Unos se quedan y otros desaparecen como si no hubiesen existido nunca.

Cuando nadie me ve, hablo a solas de la verdad.

De mi verdad.

De todo aquello que es absurdo esconder.

De todo aquello que da empuje a mi día a día.

Cuando nadie me ve, buceo en mi mente para adivinar donde se esconde la razón de lo que aparentemente no tiene sentido alguno.

Lo encuentro y comprendo el resto.

Cuando nadie me ve, ordeno los cajones de mis ideas, para poder traducirlas en frases con sentido.

Con mi sentido.

Con la vibración de lo que quiero que ocurra.

Cuando nadie me ve, sonrío al indagar en las causas que han hecho que mi vida sea como sea.

También lloro.

Pero sobretodo aprendo.

Eso hago cuando nadie me ve. Cuando en la soledad de mi tiempo me concedo el derecho de sentir que todo lo que es, es así porque así he decidido que sea.

Y tú, ¿qué haces cuando nadie te ve?

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

Anuncios

HABLEMOS DE TODO

Es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo

Franz Grillparzer

pexels-photo-399669

Estoy convencida de que no hay energía más potente que la del amor.

Veréis, resulta que ayer, mientras veía la película “hijo de otra madre” me planteaba que pese a que el ser humano se encuentra continuamente sometido a situaciones dolorosas incluso infrahumanas, lo cierto es que existe algo que siempre le ayuda a sonreír pese a sus circunstancias.

El nombre de ese algo es AMOR.

Estas palabras que hoy escribo van dirigidas a todas las personas deseantes de amar con deseo.

Gracias al amor somos capaces de superar cualquier contratiempo, que por duro que pueda parecer, lo cierto es que es la semilla que libera al sufrimiento.

Sin embargo, bien es cierto, que desencanto tras desencanto las personas empiezan a reprimir su deseo de enamorarse por miedo a sufrir, pero ¿por qué? ¿Qué ocurre en la vida de las personas para rechacen la idea de enamorarse pese a sentir deseo de enamorarse?

Como sociedad, vivimos enfrentados a diario con el fanático mundo del qué dirán y aunque parezca un concepto de siglos pasados, está a la orden del día.

Potenciado por el uso de las redes sociales, nos inmiscuimos en las idas y venidas de nuestros propios juicios, que son los que acaban por hacerse dueños de lo que acabamos haciendo con nuestra vida.

No existen vidas perfectas a los ojos de los demás, sino vidas felices con las circunstancias que cada uno elije para uno mismo, pero para ser felices es necesario que dejéis de reprimir vuestras personalidades y seáis capaces de saltar al vacío que supone ser uno mismo, os encontréis con las personas que os encontréis.

Sólo entregándose sin miedo podemos conseguir el amor que deseamos sentir. Para ello sólo necesitamos desear amar y amar deseando, porque de lo contrario el corazón puede acabar rompiéndose en mil pedazos, porque lo bonito del amor es mirar a los ojos de la persona que tienes enfrente y le propongas “hablemos de todo, pero sin miedo“.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de Conflictos Interpersonales

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte

GUARDA Y CUSTODIA – IGUALDAD ENTRE PADRES, MADRES Y MENORES

Sólo es digno de libertad quien sabe conquistarla día a día”

Goethe

family-2611748_1920

Hasta hace unos años los Juzgados de Familia partían de una clara presunción de mejor capacidad de la madre, cuando se trataba de criar y cuidar de los hijos de la pareja durante sus primeros años de vida.

            Pero esta visión jurídica fue cambiando y hoy dia es valorada de forma muy distinta. Actualmente la Ley y la Jurisprudencia creada por nuestros juzgados tienden a una mayor atención a las necesidades del niño, considerándolo persona vulnerable, en proceso de formación y necesitado de lo que ambos progenitores pueden aportarle.

El llamado principio “en interés del menor” incluye no solo el bienestar material o adecuación de recursos para proporcionarle a nuestros niños un hogar grato y un buen nivel de vida, que les asegure, alimento, educación y salud física, sino que persigue también que nuestras Leyes, nuestros juzgados de familia, y todos los operadores jurídicos que trabajamos asuntos de familia nos dirijamos a proteger la estabilidad emocional del menor. Una estabilidad emocional a la que todo niño/a tiene derecho para poder conformar su propio carácter y personalidad, que es en definitiva el adulto en el que va a convertirse.

            Una personalidad que si se forma con la semilla de actos de seguridad, de cuidado amoroso, y de calidez de sus mayores, dará lugar en el futuro a personas adultas con carácter seguro y sin complejos emocionales, pero que formado en una situación de falta de respeto hacia el principal derecho que todo niño tiene a “permitirle vivir su niñez sin inmiscuirlo en los problemas de sus padres” dará a luz a un adulto inseguro y lleno de carencias que hará extensiva a toda aquellas personas que se acerquen a él.

 

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte

No cruces la linea

Un experto es alguien que ha cometido todos los errores que se pueden cometer en determinado campo”

Bohr

railway-rails-2738508_1920

Existe una delgada linea que separa el caos del orden.

Una linea de la cual estamos advertidos pero que muy bien no sabemos a que distancia se encuentra.

Es ese lugar en el que la indecisión se apodera de lo que está bien y lo que está mal. De lo que puede tener consecuencias maravillosas o convertirse en un auténtico desastre.

¿Qué intereses se esconden detrás de esas lineas? ¿Por qué una y otra vez sentimos haber caído en los encantos de la frontera que tenemos delante nuestra?

Resulta sorprendente pararse a escuchar las ideas de nuestros pensamientos. Cómo cosa tan “inmaterial” consigue dar un giro de 360 grados a nuestras acciones.

¿Existe la manera de hacer siempre bien las cosas?

Aún no he conocido a nadie que nunca se haya quedado con cargo de conciencia después de algo que haya sentido, dicho o hecho, porque lo cierto es que cada una de nuestras acciones generan consecuencias y por consiguiente son la puerta que nos invita a cruzar esa tan temible linea.

Pero como dice el proverbio con el que hoy inicio, sólo podemos convertirnos en expertos después de un largo recorrido de errores.

Quizás es complicado llegar a sentir que siempre estamos tomando buenas decisiones, pero un buen camino para comenzar a sentir esto es admitir que hasta nuestros errores han sido fruto de de decisiones, que aunque fueron malas, fueron correctas para continuar evolucionando.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

¿QUÉ ES LA LEY DEL UNIVERSO?

Una cosa no es justa por el hecho de ser Ley. Debe ser ley porque es justa.

Montesquieu

universe-2736507_1920

EL ABOGADO QUE PARA DEFENDERTE APLICA CONCIENCIA UNIVERSAL

Nuestro cerebro es nuestro gran enemigo porque hace todo lo que está en su mano para automatizar nuestra vida y, dar siempre respuesta a los conflictos con respuestas aprendidas. De esta forma nos encontramos con respuestas que se encuentran en nuestro interior porque nos las  introdujo la cultura, la sociedad, la familia y en general todo nuestro entorno. Son las llamadas respuestas automáticas.

Siempre que damos respuestas automáticas aflora la profunda división con la que nos han enseñado a vivir. Los seres humanos vivimos divididos entre dos polos internos. Un polo señala hacia lo que deseamos, el otro polo hacia lo que amamos. Normalmente amamos una cosa y deseamos otra

Con semejante división nos zambullimos en el mundo de los adultos y divididos, tal como nos han enseñado a enfrentar el mundo desde la cuna, nos enfrentamos a conflictos que se nos van a manifestar a nivel legal, familiar o quizás de salud, y para cuya solución tenemos que mirar más allá de nuestra identidad, mas allá de las cosas e ideas con las que nos identificamos y que, al identificarnos con ellas, creemos que “nosotros somos eso”, sin darnos cuenta que nosotros somos mucho más que eso.

En mi despacho profesional me encuentro muy a menudo ante la división de la que os hablo. Personas que tienen un problema y que cuando les pregunto cuál creen que puede ser la solución, con sus respuestas dejan ver claramente que esa es la solución que desea su madre, o su padre, o quizás la respuesta  con la que creen que van a quedar bien ante determinadas personas. Les resulta muy difícil deshacerse de ese barniz social que los empuja a tomar decisiones que no son las que en realidad desean tomar. A solucionar sus problemas de una forma socialmente correcta, pero individualmente está en desarmonía con ellos mismos.

A los humanos nos cuesta creer que las cosas con las que nos identificamos nos toman por objeto y cuando eso pasa, las respuestas que damos son las que alguien (sociedad, familia etc.) introdujo dentro de nosotros. Son respuestas que nada tienen que ver con nosotros. Son respuestas que nos vienen dadas del exterior. Por esta razón cuando creemos haber dado solución a un problema, lo único que hemos hecho es cerrar en falso una herida y gestar la próxima. Solamente atreviéndonos a ser quienes queremos ser, aunque de esta forma no gustemos a otros, podremos enfrentarnos a lo bueno y a lo no tan bueno en nuestras vidas.

Mientras yo sigo haciendo lo que no quiero hacer, pero que es lo que otro espera que haga, estoy permitiendo sentirme como no quiero sentirme. Mientras digo una cosa y hago otra distinta, porque es lo correcto, estoy permitiendo sentirme dividido. La división entre lo que pienso, lo que digo, lo que siento y, finalmente lo que hago es la división de todas las divisiones en el ser humano y, en realidad es la fuente de cualquier conflicto en nuestras vidas

La más difícil meta que tenemos los seres humanos es que no nos dé igual traicionarnos. Nos traicionamos para salir victoriosos de las evaluaciones que nos hacen otros, sin pararnos a pensar que de esta forma salimos muy mal parados de nuestra propia evaluación ante nosotros mismos.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE: ¡podemos ayudarte!

Escribid vuestras preguntas y os contestaremos con la mayor brevedad posible a lo que necesitéis.

EL MIEDO

Nada es más despreciable que el respeto basado en el miedo”

Albert Camus

childrens-eyes-1914519_1920

¿Te has planteado alguna vez cómo consigues el respeto de los demás? ¿Educas a través del miedo de situaciones inventadas?

Llevo varias semanas reflexionando sobre nuestro sistema educativo, y no me refiero sólo y exclusivamente al legalmente establecido y a las materias obligatorias que han de conocer los menores. Estoy hablando del sistema que utilizamos en cada hogar para llegar a respetar las normas.

Para poder vivir en sociedad, por todos es sabido, que es necesario cumplir una serie de normas, ¿es así? Llegamos a cumplir esas normas por la educación que recibimos desde nuestra más tierna infancia, cuando cualquier cosa que hacemos nos parece un auténtico desafío al que enfrentarnos.

Aprendemos del error-acierto cuando nos dejan equivocarnos porque nuestros educadores suponen que no comporta un grave riesgo para nuestra integridad física. Pero, ¿qué ocurre cuando a nuestros padres les da un miedo atroz cualquier cosa que hagamos? ¿qué hacemos para evitar que los menores se lastimen? ¿qué técnicas empleamos para evadir la atención de las personas y que se dirijan a hacer otra cosa?

Generalmente, empleamos la técnica del miedo. Infundamos miedo en la otra persona, cortando así sus alas, para que pueda hacer lo que nosotros queremos que haga. De forma sutil, conducimos a la persona a que piense su miedo en vez de su deseo de crecer y aventurarse a conocer a través del ensayo error-acierto.

Nos cuesta mucho trabajo comprender que de los errores se aprenden, y aunque a veces esos errores hagan daño, lo cierto es que son errores que nos hacen evolucionar. Estamos educando a los menores desde la evitación del dolor, y por ello estamos creando a pequeñas personas que no sabrán enfrentarse a los desafíos del día a día. Enfrentar a los niños a sus propios límites, les ayuda a hacerse libre pensadores y futuros adultos que, pese a su miedo a errar, conseguirán llegar a donde se proponga.

Eso sí, es necesario educar bajo la premisa de valores morales que hagan a las personas libre pensadoras que favorezcan al bien común.

Por que… ¿que sería de la sociedad sin valores?

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

ALGUIEN A QUIEN BESAR

El hombre que ha empezado a vivir más seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera”

Hemingway

2M8A9411

Esta mañana sonaba una cover de la canción de Chainsmokers “Something just like this” en mi Spotify.

La belleza de la voz de la chica que versionaba en acústico está letra me ha hecho reflexionar en el mensaje de la letra.

Mi inspiración, hoy, se la debo a ella.

Ocurre que en el ir y devenir del día, en el paso acelerado del tiempo, en las horas de trabajo, nos empeñamos en imitar modelos imposibles de seguir que no son el reflejo de nuestra condición humana. Incitados por versiones de superhéroes, que al reflejártelos con un carácter cercano en las películas parecen objetivos alcanzables, nos topamos con una realidad del mundo que no sabemos enfrentar a la hora de la verdad.

Sin embargo, nos olvidamos que en el silencio de la noche, en la fuerza de un abrazo, en el beso suave de alguien amado, en el jolgorio de una fiesta, en la tranquilidad de las olas del mar, incluso en el riesgo que supone decirle la verdad a alguien, se encuentra ese instante de felicidad que todo ser humano persigue.

¿Alguna vez te has parado a pensar que no te va bien porque sigues un modelo erróneo de conducta?

Nos venden modelos de conducta incapaces de darnos lo que de verdad precisamos y buscamos para nuestra vida, porque como bien dice la canción “soy incapaz de verme reflejado en un superman o un spiderman“. Sin embargo, son mensajes tan sutilmente potentes los que lanzan estos modelos que nos creemos capaces de hacer las cosas de la misma forma que estos modelos que, por condición humana, se escapan de nuestras posibilidades.

Seguramente, tu, al igual que yo, también deseas que todo te vaya bien, que tu vida sea estable y que no te veas sumido en la preocupación continua por no saber muy bien qué rumbo lleva tu vida.

Pues bien, tenemos una serie de potenciales que rechazamos de pleno por el simple hecho de que somos incapaces de mirar hacia donde de verdad nos hace crecer, es por ello que nos quedamos con el modelo infantil del superhéroe o la princesa de cuento. Esto, tarde o temprano, nos conduce justo donde nunca habíamos querido llegar.

Por eso, simplemente aprende a desarrollar las habilidades que tanto aprecias de esos modelos, desde las posibilidades de tu condición y mira dentro de ti para descubrir cómo puedes hacerlo. Utiliza esos mensajes como los mitos que te explican que habilidades puedes desarrollar.

Lo cierto es que simplemente quiero ser alguien a quien acudir, alguien a quien besar,  alguien en quien confiar… desde un modelo que me sirva para alcanzarlo.

Y Tú, ¿qué modelo quieres seguir? ¿quién te arriesgas a ser?

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

 

SEPARACIONES QUE DUELEN

Quien no ha afrontado la adversidad no conoce su propia fuerza”

Benjamin Jonson

promise-2749751_1920

En Mi vida profesional estoy acostumbrada a lidiar con separaciones de todo tipo: separaciones de parejas, de hermanos, de amigos, de hijos con padres…

Es frecuente que hasta mi se acerquen personas que solicitan mi ayuda jurídica para separarse, pero cuando les pregunto qué les ha llevado a esa situación, en la mayoría de los casos ignoran el origen o la causa por la que en este momento se encuentran en el despacho de una abogada.

Cuando les hago esa pregunta es frecuente que ellos, a su vez, me pregunten a mi ¿Qué importancia tiene esa respuesta para una abogada? ¿Acaso lo que buscan de mí no es solamente ser ayudados a conseguir medidas personales y económicas lo más satisfactorias posibles?

Mi respuesta a dichas interrogaciones siempre es “SI PERO NO”. Sí, Porque eso aparentemente es lo que reclama la persona en ese primer momento. Pero NO es lo que necesita para alcanzar el sosiego que vienen buscando, ni es la forma de conseguir a través de esa separación que “el final de esa relación sea el nacimiento o principio de una vida mucho mejor”

Los seres humanos somos predecibles, muy predecibles. Basta observar de donde viene una persona para saber a dónde se dirige. Quien se dirige a separarse de su pareja, de su hermano, amigo o a poner fin a cualquier relación, y los motivos para que se produzca esa escisión son la rabia, el rencor de malos entendidos reiterados que han provocado una convivencia desalentadora y que convencen a esa persona para que achique circuitos en su vida, sin antes entender que esa persona de la que se separa les habla en realidad de su relación consigo misma, y que esa persona que tanto lo altera es solo un espejo a través del cual está viendo algo de sí misma que no le gusta, que desea bloquear y no mirar ahí, lo que obtendrá al separarse es solo una SEPARACIÓN FÍSICA, PERO NUNCA EMOCIONAL NI PSÍQUICA.

Para obtener el pretendido sosiego, equilibrio y bienestar deseado con la separación NO PODEMOS DEJAR QUE DECIDA SOBRE NOSOTROS LO QUE INCIDE EN CADA UNO, tenemos que operar sobre eso que incide en nuestra forma de dar respuesta a los problemas de nuestra vida. Eso supone, buscar en nuestro interior la respuesta automática que infecta nuestra vida cada vez que volvemos a ponerla en juego cuando nos encontramos ante situaciones similares Y, que provocan que dentro de nosotros salte la misma alarma que tantas veces, YA, salto y que siempre hace que obtengamos una situación resuelta de un modo que nos MANTIENEN EN EL SUFRIMIENTO.

En ninguna de nuestras vidas existen errores de diseño. Cuando en él recorrido vital nos salen al encuentro circunstancias, varias, que de una u otra forma inducen a la separación, sería bueno detenernos a mirar dentro de cada cual y encontrar que hay de similar en todas esas situaciones, que finalmente han terminado con una separación. Ese camino con nosotros mismos nos hará comprender QUÉ incide en nuestra mente que provoca que siempre demos la misma respuesta ante circunstancias distintas y, que una vez dada esa respuesta provoca que nos sintamos mal con nosotros mismos.

Hay una frase de J.L. Parise que a mí me impacta y que dice” El ego nos vende problemas en forma de soluciones y soluciones en forma de problemas”. Esta es una magnifica frase resumen del significado de este post.

Como abogada no deseo quedarme mirando solamente el problema jurídico que traen hasta mí a las personas, porque ese problema es solo la punta de flecha  de un problema que va mucho más allá y que infecta todas las áreas de la vida de esa persona.

Por tanto: “MIREMOS HACIA AHÍ”

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE: ¡podemos ayudarte!

Escribid vuestras preguntas y os contestaremos con la mayor brevedad posible a lo que necesitéis.

1 de Octubre

En la circunferencia, el comienzo y el fin coinciden”

Heráclito

hablar

La situación ha llegado a tal límite que parece insostenible lidiar con las posturas encontradas.

¿Cuál será el punto de inflexión?

Decir que la labor mediadora es esencial en un problema de este calibre es estar en lo cierto, es más, es la única vía posible para que todo acabe bien. Podría tardar más o menos la negociación pero sólo así se resolvería el malestar generalizado. Lo único que ocurre es que poca voluntad mediadora se ha vislumbrado en todo este proceso.

La mediación la hacen los mediados, siempre y cuando tengan la habilidad suficiente para desear abordar el problema de forma dialogada. Sin embargo, esta capacidad no es innata en el ser humano a no ser que éstos se interesen en desarrollarla en sus vidas. He aquí la imposibilidad de entablar dialogo en este conflicto del que os hablo.

¡Qué importante es vivir con la escucha activa!

Si no hay dialogo, ¿qué hacemos? ¿Nos cruzamos de brazos a esperar o analizamos desde donde yo estoy permitiendo que todo esto ocurra?

¡Qué falta de consciencia nos dirige! – valga el doble sentido.

¡Qué dificultad de utilizar el poder de la palabra para crear en vez de para destruir!

¡Qué retrógrada está resultando esta situación!

El conflicto de interés al que estamos asistiendo cada día al prender la televisión y ver lo que ocurre nos demuestra que para que se produzca la desescalada del problema primero es necesario que los dirigentes hagan posible en si mismos la habilidad de dialogar. De nada sirve hablar si no existe la voluntad conciliadora, que brilla por su ausencia en todo este proceso.

¡Qué triste es todo lo que está pasando!

O mejor dicho, ¡qué alegría descubrir que sólo bajo los principios de una vida consciente es posible resolver cualquier cuestión!

Os invito a atender, desde el prisma de la mediación, a que consideréis todo aquello de ambas posturas que está haciendo de esto un conflicto tan complicado.

Siempre hay posibilidad de que salgan todos ganando, pero siempre y cuando haya voluntad de ello… de lo contrario, “las victorias” sólo serán disfraces del fracaso en el éxito.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.