SEPARACIONES QUE DUELEN

Quien no ha afrontado la adversidad no conoce su propia fuerza”

Benjamin Jonson

promise-2749751_1920

En Mi vida profesional estoy acostumbrada a lidiar con separaciones de todo tipo: separaciones de parejas, de hermanos, de amigos, de hijos con padres…

Es frecuente que hasta mi se acerquen personas que solicitan mi ayuda jurídica para separarse, pero cuando les pregunto qué les ha llevado a esa situación, en la mayoría de los casos ignoran el origen o la causa por la que en este momento se encuentran en el despacho de una abogada.

Cuando les hago esa pregunta es frecuente que ellos, a su vez, me pregunten a mi ¿Qué importancia tiene esa respuesta para una abogada? ¿Acaso lo que buscan de mí no es solamente ser ayudados a conseguir medidas personales y económicas lo más satisfactorias posibles?

Mi respuesta a dichas interrogaciones siempre es “SI PERO NO”. Sí, Porque eso aparentemente es lo que reclama la persona en ese primer momento. Pero NO es lo que necesita para alcanzar el sosiego que vienen buscando, ni es la forma de conseguir a través de esa separación que “el final de esa relación sea el nacimiento o principio de una vida mucho mejor”

Los seres humanos somos predecibles, muy predecibles. Basta observar de donde viene una persona para saber a dónde se dirige. Quien se dirige a separarse de su pareja, de su hermano, amigo o a poner fin a cualquier relación, y los motivos para que se produzca esa escisión son la rabia, el rencor de malos entendidos reiterados que han provocado una convivencia desalentadora y que convencen a esa persona para que achique circuitos en su vida, sin antes entender que esa persona de la que se separa les habla en realidad de su relación consigo misma, y que esa persona que tanto lo altera es solo un espejo a través del cual está viendo algo de sí misma que no le gusta, que desea bloquear y no mirar ahí, lo que obtendrá al separarse es solo una SEPARACIÓN FÍSICA, PERO NUNCA EMOCIONAL NI PSÍQUICA.

Para obtener el pretendido sosiego, equilibrio y bienestar deseado con la separación NO PODEMOS DEJAR QUE DECIDA SOBRE NOSOTROS LO QUE INCIDE EN CADA UNO, tenemos que operar sobre eso que incide en nuestra forma de dar respuesta a los problemas de nuestra vida. Eso supone, buscar en nuestro interior la respuesta automática que infecta nuestra vida cada vez que volvemos a ponerla en juego cuando nos encontramos ante situaciones similares Y, que provocan que dentro de nosotros salte la misma alarma que tantas veces, YA, salto y que siempre hace que obtengamos una situación resuelta de un modo que nos MANTIENEN EN EL SUFRIMIENTO.

En ninguna de nuestras vidas existen errores de diseño. Cuando en él recorrido vital nos salen al encuentro circunstancias, varias, que de una u otra forma inducen a la separación, sería bueno detenernos a mirar dentro de cada cual y encontrar que hay de similar en todas esas situaciones, que finalmente han terminado con una separación. Ese camino con nosotros mismos nos hará comprender QUÉ incide en nuestra mente que provoca que siempre demos la misma respuesta ante circunstancias distintas y, que una vez dada esa respuesta provoca que nos sintamos mal con nosotros mismos.

Hay una frase de J.L. Parise que a mí me impacta y que dice” El ego nos vende problemas en forma de soluciones y soluciones en forma de problemas”. Esta es una magnifica frase resumen del significado de este post.

Como abogada no deseo quedarme mirando solamente el problema jurídico que traen hasta mí a las personas, porque ese problema es solo la punta de flecha  de un problema que va mucho más allá y que infecta todas las áreas de la vida de esa persona.

Por tanto: “MIREMOS HACIA AHÍ”

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE: ¡podemos ayudarte!

Escribid vuestras preguntas y os contestaremos con la mayor brevedad posible a lo que necesitéis.

Anuncios

¿Estamos preparados para salir todos ganando?

Sólo es digno de libertad quien sabe conquistarla cada día”

Goethe

2M8A9385

Ocurre, cuando nos levantamos cada mañana, que tenemos la opción de elegir vivir en libertad o de someternos a los dictados del otro.

A veces, la linea entre ambas es tan diminuta que nos cuesta trabajo distinguir si estamos actuando libremente o no, pues nuestros propios pensamientos nos impiden ver más a allá de lo real.

Creernos que el origen de todos nuestros males radica en lo que nos encontramos afuera es demostrarnos que nuestra capacidad de gestionar nuestros problemas carece de eficacia.

Es cierto que nos encontramos con situaciones fuera que no nos gustan, pero también es cierto que sólo nosotros decidimos si salir adelante o quedarnos estancados hasta que alguien llegue a salvarnos; si es que llega.

Resulta interesante dilucidar con la gente que nos rodea la cuestión de si podemos llegar a ser 100% libres, pues lo cierto es que, cuando tienes un grado mínimo de conocimiento del funcionamiento de la mente, descubres que es cuasi-imposible llegar a ese grado de libre albedrío.

Todo está sometido, al menos, a algún sistema o algún método, por consiguiente, somos libres de elegir que tipo de sistema queremos implantar en nuestras vidas para que todo aquello que hagamos resulte eficaz para conmigo y para con mi aporte del bien común. Pero no sin antes hacer una reflexión profunda de lo que realmente queremos para nuestra vida.

No es fácil enfrentarse a dos personas que acuden a ti para que ayudes a dilucidar su problema, puesto que cada una tiene unos intereses y unas necesidades completamente diferentes. Sin embargo, ahí radica la magia de mediar entre dos personas. En hacerles ver y comprender que son libres de hacer lo que deseen pero teniendo en cuenta que todo genera consecuencias y que sus elecciones deben sumar en la vida de ambos, nunca restar.

Realmente, ¿estamos preparados como sociedad para mediar nuestros conflictos de forma que todos ganemos y nadie salga perdiendo? 

Hay personas que se atreven a responder con un sí porque ellos mismos son capaces de enfrentarse a sus litigios personales con la actitud necesaria que conlleva que un procedimiento de mediación de conflictos sea gratificante; sin embargo, hay otro grupo de personas que dirán que no porque aún no comprenden que el origen de todos sus males se encuentra en la elección de vivir en la libertad de no echarle la culpa de todos sus males a otro.

Es por ello que cada mañana al despertar tenemos que ser conscientes que cada uno de nosotros elegimos ser libres o no.

Y tú, ¿sabes cual es la actitud que te ayuda a ser proactivo en tu vida?

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

Por 13 razones

Si la vida te da 1000 razones para llorar, dale tu a la vida 1001 razones para sonreír

imagen_decorativa_13_razones_pizarra

No sé si todos los que estáis leyendo estas palabras conocéis de la existencia de la serie original de Netflix, “Por trece razones”. La serie trata de una chica de 17 años que decide poner fin a su vida porque no encuentra otra solución posible al infierno que estaba viviendo.

Antes de nada, tengo que aclarar que “por trece razones” es muy impactante porque refleja a la perfección el tan preocupante tema del acoso escolar.

Estas, mis palabras, son una reflexión sobre lo que refleja cada uno de los capítulos. Y es por ello que esta serie guarda 13 razones por la que tienes que verla.

He aquí mis 13 razones:

  1. Comprenderás que nuestras acciones más insignificante pueden derivar en puro caos.
  2. Descubrirás que nos comportamos según roles de conducta que nos impiden ver más allá de nuestro propio rol.
  3. Experimentarás la impotencia que genera descubrir que no estamos preparados para afrontar nuestros propios miedos.
  4. Lidiarás con el deseo de volver a tu propio pasado para no hacer algunas cosas que ya hiciste y que seguramente hirieron a alguien.
  5. Sentirás la necesidad de hacerte dueño de tus propias decisiones. De tu vida.
  6. Obtendrás la capacidad de empatizar con cada uno de los personajes, lo que te ayudará a empatizar con todas las personas que te rodean para poder encontrar una solución que evite el desastre.
  7. Contemplarás que el miedo a hacernos responsables de nuestras acciones nos vuelve inútiles.
  8. Juzgarás cada una de las acciones de los personajes para posteriormente comprender que existe un fallo en el sistema en el que vivimos porque éste no sabe dar respuesta a los problemas que tienen efectos devastadores en nuestras vidas.
  9. Identificarás tu comportamiento en cada situación con la que te enfrentas día a día.
  10. Serás consciente de que alguna vez has sido sujeto pasivo, acosador y acosado, porque lo cierto es que la linea que los separa es tan finita que es difícil no ser todo a la vez.
  11. Querrás aprender a desenvolverte en situaciones difíciles para dejar de ser cómplice del horror que nos rodea y que nos deja paralizados por no saber qué hacer.
  12. Destaparás toda la verdad existente detrás del acoso escolar.
  13. Necesitarás hallar lo que te impide actuar en situaciones incómodas para poder enfrentarlas con sabiduría, predisposición y valentía.

Seguramente, tú encuentres alguna razón más que no esta en esta lista. Porque lo cierto es que “por 13 razones” se enfrenta al desafío de hablar sin tapujos de un tema que siempre ha existido y que muy pocas veces afrontamos desde la óptica que nos permita comprender que todos somos objeto, causa y causantes del sistema que nos rodea.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

LOS VALORES

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad o la energía atómica. Se llama VOLUNTAD.

Albert Einstein

business-1869266_1280

Los valores son “principios que nos permiten orientar nuestro comportamiento en función de realizarnos como personas”.

Valor proviene del latín “valere” que significa “ser fuerte”. Desde una perspectiva axiológica filosófica, valor es una “cualidad del sujeto”. Es decir, actuar conforme a unos valores consiste en vivir en conformidad a su significado y trascendencia, y por tanto, independizárlos de nuestro carácter egocéntrico.

Tenemos que señalar, que los valores y la ética se encuadran dentro de un mismo marco, pues la ética nos dirige a ser valientes; nos impulsa a actuar conforme a “las razones que justifican la adopción de un sistema moral u otro”.

Del cómo sea y elija ser el hombre, depende su ética.

En conclusión, el ser humano, como individuo racional, se rige por una serie de principios que preservan un valor o un conjunto de valores. Los valores están intrínsecamente ligados a la ética y, por consiguiente, a la moral. Ambas, configuran la forma de ser del sujeto.

Podemos definir valor como “el grado de utilidad o aptitud de las cosas, para satisfacer las necesidades o proporcionar bienestar”.

Pero, ¿cómo diferenciar cuales son los valores que contribuyen a la Paz y a la Justicia?

Debido a que como decían los sofistas, interesados por el asunto de la moralidad, “ésta va cambiando de ciudad en ciudad, de generación en generación; es decir, la cuestión de lo que es bueno y lo que es malo es algo que está en constante movimiento; es algo que fluye”, tenemos que partir del concepto de valores atemporales, que son aquellos que no se pasan de moda. Aquellos que en lo más profundo del corazón de cualquiera se reconocen como universales, quitando las capas culturales que nos adoctrinan. Aquellos que no pertenecen a nadie, pues son de todos.

Si entendemos la Paz y la Justicia como los principios que contribuyen a conseguir el estado de armonía que perseguimos, de ellos deduciremos los valores que los defienden.

Al ser todos los seres humanos iguales podríamos decir que como principal valor, para la cuestión que se nos sugiere, prime la DIGNIDAD.

Así como, de la aprehensión de la Dignidad como valor y como principio derivan toda una serie de valores como el RESPETO, la EMPATÍA y el AMOR, entre otros.

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

Amigos

Nada es tan divertido como un cambio total de ideas”

Lawrence Sterne

CIMG0235

En una maravillosa conversación con una amiga de toda la vida en la puerta de su casa en la que tantas horas pasé en mi infancia y donde tantas historias se crearon con nuestras muñecas, nos encontrábamos, ayer, ella y yo hablando de la vida.

Hablando de circunstancias, amigos, inquietudes, risas, llantos y del futuro.

Ella, sin quizás saberlo, puso Frente a mi el Espejo del que hablamos semanalmente en este Blog, para hacerme ver lo que de verdad quiero y deseo de las situaciones que me ocurren en el devenir de mi día a día. Por lo que me descubrí reflexionando sobre mis propias ideas. Aquellas que me limitan y aquellas que expanden mi conciencia. Me descubrí buceando entre mis pensamientos más ocultos. Los que incluso yo no conozco.

Nuestro tema central era la amistad.

La amistad como una delgada linea que es posible, al igual que las relaciones de pareja, que se rompa. O quizás, que se divida para tomar caminos separados.

En nuestros caminos, las personas con las que compartimos la vida llegan y se van. Amistades exprés, lentas, vitalicias, desde la niñez, tóxicas, saludables, divinizadas o incluso tan fuertes como las relaciones familiares configuran nuestra persona y modifican incluso nuestro patrón de conducta.

Nos creemos que sólo las relaciones de pareja acaban, porque es algo que hemos normalizado – decía ella -, pero lo cierto es que los caminos de las personas evolucionan y en ocasiones las personas con las que antes tenías una gran afinidad, acaban convirtiéndose en incompatibles contigo.

Incompatibles porque lo que hemos venido a aprender cada uno viste un disfraz diferente, que en algún momento determinado tuvo algún detalle similar. Incompatibles porque ya no importa seguir compartiendo momentos, simplemente recordar los pasados con gratificación.

Al igual que con las relaciones de pareja, acabar bien una amistad es un derecho adquirido por todas las personas, puesto que lo contrario genera mucho malestar. Porque intentar alargar una cuerda que ha llegado a su fin, acaba rompiéndola.

Cuando damos pero no recibimos nada a cambio se genera una deuda que acaba por convertirse en dinamita para las relaciones, puesto que la idea que nos vendieron de que ser solidario es lo más gratificante para el ser, acaba por convertirse en mentira cuando descubres que siempre esperas que el otro responda con algo cuando tu has dado.

No se trata de ser interesado, sino de dar y recibir en igual medida, ya que generalmente, las relaciones acaban porque uno dio, esperó y se cansó.

Hablábamos de que cuando algo acaba sin motivo, precisamos saber que ocurrió para poder dar un carpetazo con la finalidad de hacer descansar nuestros pensamientos,

No obstante, para tranquilizarnos simplemente necesitamos hacer abstracción de conciencia e integrar en nuestro pensamiento que hicimos mal y qué hicimos bien, ya que una vez realizado esto, lo único que queda es sonreír cuando el recuerdo de una amistad en cenizas enciende alguna de sus reminiscencias en tu memoria.

Todo lo demás,  es impedir que cada uno siga su camino, porque mediar no sólo es hacer que las personas recuperen una amistad o una relación, mediar consiste en comprender qué ocurrió para darle al alma la tranquilidad de dejar resuelto un asunto. Y si la solución consiste en andar por caminos separados, bendito sean nuestros caminos.

Por tanto, sólo queda decirnos… ¡buen camino!

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

 

Orgulloso de amar

Da a tu espíritu la costumbre de la duda, y a tu corazón la de la tolerancia”.

Georg Christoph Lichtenberg

u-leg-bridge-1370430_1920

En Mediación hablamos de ponernos en los zapatos del otro para poder llegar a entender lo que piensa y siente sobre lo acontecido.

Tener la capacidad de sentir en tu propia piel lo que siente otra persona por el mero hecho de empatizar con ella nos ofrece la posibilidad de solucionar un problema con mayor brevedad y mayor posibilidad de concluir exitoso.

Esta semana, los medios de comunicación se han llenado de palabras de tolerancia en apoyo a los colectivos de LGTB con el fin de crear esa opinión pública que empatice con grupos de personas que se enmarcan en ese colectivo.

Pero, yo me quedo con la duda de si realmente se defiende el derecho a amar sin condicionamientos o simplemente se hace una fiesta en la que el desfase hace sus honores dando paso a imágenes que quizás no representan ciertamente lo que es amar sin limitaciones.

Por supuesto que hay que sentir Orgullo.

Orgullo por amar.

Porque amar consiste en desear y querer en sintonía.

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

 

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

 

Cuando menos me lo esperaba

El mejor profeta del futuro es el pasado”

Lord Byron

winding-1030867_1920

Solemos decir que de los errores se aprende.

Y cierta es dicha afirmación, siempre y cuando decidas aprender de tu propios errores, de lo contrario acabamos diciendo: “todo ha ocurrido cuando menos me lo esperaba“.

No sé en que momento nos convertimos en ciegos de las señales que manda todo nuestro universo indicando que algo no va bien. Desoímos dichas señales a fin de justificar lo que está por venir, creyendo que nos viene por sorpresa. Sin embargo, todo era más esperado de lo que queríamos asumir.

Nadie nos puede asegurar que el camino no tenga curvas. Pero si hemos pasado una curva cerrada y nos hemos salido de la calzada, podemos prevenir salirnos nuevamente la próxima vez que pasemos por allí, o con las siguientes venideras.

Estoy hablando de los fracasos. De los fracasos en general. Ya sea de una amistad que tú creías que existía, o de un romance en el que las noches de pasión se estaban intercambiando por dolores de cabeza. De un gobierno que comete fallos que no son tan fallidos o de una familia que abandona su dignidad por no asumir sus propios errores.

Estoy hablando de la vida. De la vida en general. De aquellos momentos en los que te haces el inútil para no entrar en conflicto, pero que más adelante te sale caro por no haberte sabido valorar. De aquel día en el que sabías que tenías que hacerle frente a una situación pero el miedo a lo que pensaran de ti, te lo impidió.

Estoy hablando de las traiciones. De las traiciones en general. De aquellas palabras escurridizas que decían una cosa pero hacían otra. De aquellos gestos que andaban vacíos de bondad porque escondían la finalidad de parecer ser mejor de lo que se es. De la envidia que nos impide reconocer lo positivo que hay en los demás.

Hablo de los errores. De los errores del día a día. De aquellos que no somos capaces de reconocer porque nuestro ego nos lo impide. De aquellos que nos hacen tirar todo por la borda por no asumir que estábamos equivocados.

Hablo de todos esos errores que justificamos esperando que el otro se crea que el ha sido el culpable de todo.

¡Sí! De los errores se aprende. Se aprende si abrimos nuestra CONSCIENCIA PARA ASUMIRLOS y así CAMBIAR NUESTRO MODO DE HACER LAS COSAS. De lo contrario, todo se vuelve a repetir.

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflicto entre personas

 

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

NI NIs – Ni están perdidos, Ni se identifican con ese nombre

Sé el cambio que quieres ver en el mundo”
Gandhi
IMG-20170530-WA0003
Hace poco más de Año y Medio comenzamos una apasionante aventura de la mano de Two Much Research studio que nos haría comprender que vivimos en un país entusiasta, en un país emprendedor, en un país como Borges diría… en plena contingencia. De camino a un viaje a México, Pepa Barral, una socióloga madrileña, me aportaba una historia que de inmediato captó mi atención más absoluta. La empresa “Quiero salvar el mundo haciendo Marketing” les había pedido que realizaran un estudio sociológico de los Jóvenes Españoles a los que la sociedad había catalogado de Generación Perdida o NiNis.
Lo que me contaba era inédito, brillante y esclarecedor… la generación NiNi no existe. En la productora fuimos un poco reacios a creer que eso era así hasta que nos pidió que participáramos en el proyecto como realizadores de un documental secundario al que ya hay rulando por internet sobre la investigación y las conclusiones a las que había llegado.
Nos pasaron el material y acto seguido nos enamoramos perdidamente de los jóvenes de España. Cómo una sociedad, que se considera libre, puede haberse creído semejante mentira. Por supuesto, el conflicto estaba asegurado, no tanto a nivel denso, sino más bien en el plano sutil, en el plano de las ideas, en el plano de los sentimientos. Una generación entre 20 y 30 años totalmente encarcelada por los pensamientos que sus antecesores había impuesto sobre ellos. Esos sentimientos de encarcelación se traducían en una abulia constante, en una frustración por no encajar, por no conseguir destacar laboralmente. Pero nos dimos cuenta que esa generación que en un momento puedo presentar avidia por la vida, rápidamente se puso las pilas y dijo: “¡NO! Si es que yo no estoy perdido/a ni me identifico con una etiqueta que dice de mí que soy un NiNi“.
En este documental, que después de casi 2 años estrenamos el 8 de Junio, se ven las caras de muchos jóvenes encuestados y entrevistados en los que se aprecia en sus ojos el brillo del emprendimiento, de querer salir adelante y explotar en luz.
Escuchar cómo Luis Miguel Barral, sociólogo que lleva a cabo esta investigación, relata esta historia resulta intrigante y a la vez enriquecedora, pues como muy bien el dice en el documental “El nini no lo hemos visto por ninguna parte en esta generación“.
Y tú, ¿qué quieres hacer con tu vida?

 

Alejandro Correa Puche
Director Creativo
AREOCA Producciones Audiovisuales

INTOLERANTE

Hay quien porque golpea la pared con martillo, cree clavar clavos”

Johann Wolfgang von Goethe

couples-780793_1920

Es fascinante caminar por la calle observando como cada persona se desenvuelve en la sociedad.

Unos caminan adaptando sus objetivos al entorno sin limitar los derechos de los demás y siendo conocedores de los limites de sus derechos.

Otros atropellan sin sentido a los demás creyéndose dueños y señores de todo lo que les rodea.

Cada quien es cada cual“, decía Serrat en su canción Cada loco con su tema. Como mediadora de conflictos entre personas necesito conocer quien es cada cual para poder enfocar a cada quien hacia lo que se convierte en una solución a una intolerancia.  Lo cierto es que cada uno somos libres de elegir lo que queramos, siendo conscientes de que debemos ser consecuentes con nuestras decisiones y nuestras acciones.

Nuestros derechos terminan donde empiezan los derechos del otro”.

Es complicado definir la linea que separa mis derechos de los de otra persona, no obstante, dicha complicación es el germen de la intolerancia y de las disputas personales.

Bajo la linea difusa de los límites a nuestros derechos se esconden infinidad de problemas que han de ser resueltos con el Don de la Palabra. Ya que, generalmente, son los malos entendidos y la incapacidad de empatía, la causante de que veamos que nuestros derechos están siendo limitados.

Creerse con derecho a todo detona en la creencia de que los demás sólo tienen obligaciones para con uno mismo. Es por ello que es precisa la labor personal de hacer abstracción de consciencia y reflexionar acerca de las intolerancias que cada uno tiene con respecto a la sociedad que le rodea.

Y no quiere decir que se haya de dejar de ser intolerante, sino aprender a ser intolerante con todo aquello que te hace ser peor persona.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflicto entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

Tú eliges leerlo

No es más grande quien más ocupa, sino quien más vacío deja cuando se va”


Cuando decidimos abrir un blog para estar cerca de la gente desde nuestro despacho jurídico nos replanteamos sobre que temas elegir que crees le fueran a interesar a nuestros lectores.

Evidentemente decidimos escribir sobre materias legales que ayudan a las personas a pasar sus procedimientos judiciales con mayor soltura y conocimiento de lo que les ocurre en su propia vida. Además, debido a la innovación que entre nuestras paredes hemos introducido con la Mediación dedicamos muchos de nuestra post a enseñaros en qué consiste para que sigáis animándoos a venir a enamoraros de este procedimiento nuevo.

No obstante, hay días en los que por el devenir de las historias necesitamos aportar nuestro conocimiento acerca de lo que vemos día a día en el despacho y es por ello que os explicamos desde donde surge el conflicto, ya sea jurídico o personal y os aportamos ese factor que no ofrece ningún despacho de abogados al uso.

A nosotras nos inquieta no saber desde donde surge un conflicto, es por ello que cuando nuestros clientes se sientan en frente para explicarnos su problema acabamos descifrando cuál es la historia que hay detrás de un mero y simple acontecimiento.

De nada sirve aplicar legislación si las personas no saben porqué se originó el problema. El nexo común de todos los problemas que hemos trabajado desde AMAPUCHE  es el orgullo y la soberbia de creerse superior a los demás. No importa quién presente esa soberbia, lo cierto es que es la que impide que un problema se solucione dialogadamente.

La soberbia corroe todo buen devenir de los acontecimientos e inunda todo de ira y celos para evitar reconocer que su comportamiento es el equivocado. Pero no podemos hablar de soberbia como algo ajeno a nosotros, porque la soberbia se convierte en propia cuando domina todos tus actos sin ni siquiera pararte a pensar en que te estás equivocando.

Desde AMAPUCHE os recomendamos que dejes atrás la soberbia y dejéis entrar vuestro propio arrepentimiento.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos interpersonales

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible