Cómo explicar a nuestros hijos que nos Divorciamos

No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.”

Séneca

children-817365_1920

Si estas leyendo este post es porque te enfrentas a una de las situaciones más complicadas que se te han planteado en tu vida. Te divorcias.

Hace unas semanas trataba este tema en el programa de radio Málaga al día de Canal Málaga, y es que cuando no hay hijos de por medio, un divorcio resulta ser más sencillo ya que cuando los papeles se arreglan, ambos pueden continuar su camino sin necesidad de “echar cuentas” a su ex pareja.

Pero, ¿qué ocurre cuando hay hijos de por medio?

A los niños no los podemos duplicar, ni tampoco dividir… por lo tanto nos topamos ante un problema que debemos solventar y la gran mayoría de las veces no sabemos cómo hacerlo.

Tu abogado te dará buenas soluciones para que el tiempo que compartáis con vuestros hijos sea el que mejor se adapte a vuestra situación familiar, pero… ¿cómo se lo explico a mis hijos?

Debes empezar por algo que te resultará bastante complicado: sentarte con tu ex pareja y acordar que debéis hablar con vuestros hijos para explicarle la nueva situación familiar.

En segunda instancia deberéis estar de acuerdo en el mensaje que vais a transmitirle. En este momento es importante que dejéis de lado el problema que ha hecho que se rompa vuestro matrimonio y velar por la felicidad y bien estar de vuestros hijos.

Por ultimo, deberéis sentar a vuestros hijos y hacerle la conversación lo más sencilla posible. Utilizar palabras cotidianas y adaptadas a su nivel de comprensión. Los menores tienden a sentirse culpables por el divorcio de sus padres, por lo que tendréis que dejarles claro que ellos son muy importantes en vuestras vidas y que la nueva situación va a mejorar la convivencia de todos los miembros de la familia siempre y cuando todos os propongáis que así sea.

Cómo esta conversación no resulta fácil y en ocasiones no tienes las herramientas que te ayudan a pasar el mal trago de forma victoriosa, muchas parejas optan por acudir a mediación familiar y así enfrentar la nueva situación en un entorno seguro a cargo de un profesional.

Si necesitas asesoramiento, estoy a tu disposición para atender a tus consultas.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Visita AMAPUCHE y ven a conocernos para que podamos ayudarte.

Si tienes alguna pregunta, pincha el enlace y formúlala. Te contestaremos con la mayor brevedad posible.

Anuncios

Acuerdo de Parentalidad

Es un hombre sabio el que conoce a su propio hijo

William Shakespeare.

girl-1641215_1920

¿Qué es un acuerdo de Parentalidad?

Es un acuerdo al que llegan los padres divorciados que contiene diferentes cuestiones sobre las que esa pareja deja constancia de cual es el protocolo de actuación ante diferentes situaciones de la vida de sus hijos.

¿Cuál es la finalidad de dicho acuerdo?

A través de este acuerdo, los padres se comprometen a velar por el bienestar de sus hijos a fin de evitar estar enfrascados en discusiones que de estar unidos no ocurrirían.

¿Qué se puede regular en un acuerdo de parentalidad?

Cuestiones tales como:

  • Los limites que se les va a poner a los menores.
  • la educación que los va a guiar.
  • el estilo de vida.
  • Actividades especiales (comuniones, cumpleaños…)
  • Actividades cotidianas
  • Relaciones con la familia extensa.

¿Cómo lo elaboramos?

A través de un proceso de mediación, en el que se elaborará el perfil de cada miembro de la familia a fin de alcanzar el acuerdo propio que rija la nueva situación familiar.

Y si el acuerdo queda obsoleto por la evolución de la relaciones, se volverá a negociar uno nuevo.

¿Qué requisitos son necesarios?

La buena voluntad y las ganas de salir victoriosos de unas relaciones que de no regularse pueden perjudicar el bienestar de los menores.

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Visita AMAPUCHE y ven a conocernos para que podamos ayudarte.

Si tienes alguna pregunta, pincha el enlace y formúlala. Te contestaremos con la mayor brevedad posible.

No consigo entenderme con mi hijo

Los buenos hábitos formados en la juventud marcan toda la diferencia.

Aristóteles, filósofo griego

girl-1848477_1920

La adolescencia es una etapa de la vida en la que cada persona se comienza a definir.

Las reglas que los padres han ido inculcando en la niñez son las que posteriormente pondrá el adolescente “en tela de juicio”.

A pesar de considerar la adolescencia una de las mejores etapa de nuestras vidas, por eso de vivir “ausente de obligaciones”, lo cierto es que cuando es atravesada nos topamos de frente con el mundo que nos rodea y pretendemos dejar de someternos a las reglas que creíamos estrictas desde el punto de vista de un niño para crear nuestras propias reglas. Esta lucha continua con el exterior nos hace experimentar una gran cantidad de frustración que se ve reflejada en las relaciones con los padres.

Una vez en la edad adulta, la persona va olvidando la cantidad de desengaños que vivió en su adolescencia, sin embargo, éstos crean una personalidad en base a esa experiencia vivida a fin de protegerse del daño causado y de adaptarse a las reglas que imperar en sociedad que nos rodea.

A nuestro despacho llegan padres que tienen que lidiar con toda la frustración de sus hijos adolescentes y no saben como entenderse para poder alcanzar un acuerdo sobre asuntos tales como el respeto a las normas de la casa, las horas de entrada o la salida o la progresión en unos estudios que le proporcionaran un buen futuro.

Cuestiones como estás nos las consultan diariamente y gracias al procedimiento de diálogo entre padres e hijos propuesto por la mediadora Ángela Correa consiguen alcanzar un acuerdo que trae paz a los hogares de muchas familias que ya han decidido poner punto y final a una situación tan desagradable como lo es la de estar en continua confrontación con un hijo.

 

Visita AMAPUCHE y ven a conocernos para que podamos ayudarte.

Si tienes alguna pregunta, pincha el enlace y formúlala. Te contestaremos con la mayor brevedad posible.

¡Estoy harto de mi vecino!

Un edificio tiene dos vidas: La que imagina su creador y la que efectivamente tiene. Y no siempre son iguales.

Rem Koolhaas, arquitecto.

neighbors-156089_1280

¿Alguna vez has pensado que tu vecino no sabe convivir? ¿Has pensado que un problema con tu vecino no tiene solución porque no sabe escuchar? ¿Has deseado tocar en su puerta para atajar eso que tanto te molesta? ¿Le has dicho a alguna persona cercana que lo que hace tu vecino es motivo de mudanza?

Si tu respuesta ha sido afirmativa en alguna o todas las preguntas, efectivamente tienes un problema con un vecino y yo tengo el elixir que hará que se solucione.

Como bien sabrás, querido lector, la convivencia nunca es fácil porque, a la hora de relacionarnos los unos con los otros, los principios que rigen nuestras vidas se confrontan. Sin embargo, todos estamos destinados a convivir los unos con los otros porque el mundo está lleno de personas que vienen y que van, de buen humor y con malas pulgas, sonrientes y apáticas, pero todos personas y todos nos encontramos alguna vez en el camino.

Cuando nos topamos con alguien que nos hace la vida más difícil, es cuestión de que nos paremos a solucionar el asunto que nos lleva por el camino de la amargura, pues de lo contrario el problema se eternizará.

No des por sentado que tu vecino ha de pensar igual que tu, porque lo cierto es que no lo hace. De pensar igual que tu, aquello que no comprendes que hace no lo haría. Por lo que tienes 2 opciones:

  • No hacer nada y seguir quejándote de por vida.
  • Coger el toro por los cuernos y domar la situación.

Y tu pregunta será, ¿y como cojo el toro por los cuernos?

Pues bien, una denuncia puede ser la vía más conocida, pero es una de la que más problemas futuros genera, pues a nadie le gusta ser denunciado por lo que la denuncia generará aún más controversia entre vosotros.

Por consiguiente, lo más eficaz es que, de buen rollo, te sientes a discutir el asunto con tu vecino. No sé si estarás al tanto de que existen gabinetes y despachos de mediación de conflictos en los que la gente como tú acude a resolver uno o varios puntos en desacuerdo con una persona.

El procedimiento es bien sencillo. Sólo necesitas hacer una llamada a tu mediador de cabecera y el o ella lo organizará todo para que podáis sentaros a hablar del tema que te preocupa. En un entorno totalmente seguro, en el que el mediador escuchará vuestras desavenencias y os guiará hacía un acuerdo productivo que marque los límites de vuestra relación.

¿Estas harto de tu vecino?

Deja de estarlo… Acude a Mediación.

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Visita AMAPUCHE y ven a conocernos para que podamos ayudarte.

Si tienes alguna pregunta, pincha el enlace y formúlala. Te contestaremos con la mayor brevedad posible.

¿INTEGRAMOS?

No es por lo que eres, sino por lo que trasmites. Ahí es donde está la magia.

Neleb Argen

hands-2847508_1920

Hace unos meses me planteo lo fácil que resulta teóricamente la integración de personas con discapacidad y lo difícil que es en la práctica.

Los recursos necesarios para poder ofrecer a todo el mundo igualdad de oportunidades, la gran mayoría de veces, no están o bien no se han contemplado, por consiguiente no es posible la integración. Ya no sólo las barreras arquitectónicas hacen imposible la integración de las personas, sino también las propias barreras mentales de los individuos que componemos la sociedad.

El discurso social suele ser integrador en la mayoría de personas. De cara al público, gran parte de las instituciones tienen un buen programa de integración que permite a todo el mundo acceder a sus recursos, sin embargo, por algún motivo más sutil que permitir que todo el mundo acceda a todo, la integración a veces se queda en papel mojado.

¿Acaso no hemos definido bien que es integrar?

La definición de integración es la siguiente “Hacer que una persona se incorpore a algo para formar parte de ello“. Hasta aquí todo bien, teniendo en cuenta que generalmente las personas que necesitan y quieren ser integradas consiguen acceder a casi cualquier recurso. Pero a veces se está obviando la integración en el grupo, las relaciones sociales y eliminar la mirada lastimera, y más si hablamos de integración de personas con perfiles psiquiátricos.

Efectivamente avanzamos en el cambio de mentalidad y gracias a ello conseguimos derechos sociales que antes eran impensables, pero otras veces nos empeñamos tanto en eliminar la desigualdad que no nos damos cuenta que incluso la desigualdad es positiva dependiendo del asunto que trates.

Si por motivos obvios un niño de 3 años no se encuentra cursando una carrera de medicina porque supondría un quebradero de cabeza hacer comprender al menor los conceptos que ello implica, es posible que a veces nos empeños en integrar desde un punto de vista erróneo.

Es por ello que es necesario valorar cada situación desde su origen y desde ahí actuar, para dar la solución que efectivamente implique integración.

Es un placer absoluto encontrar diversidad de lo contrario la vida sería aburrida, por lo que quizás el concepto de integración tendría que definirse desde la óptica de la diversidad de oportunidades y no de la igualdad, puesto que lo cierto es que no existe un ser humano igual en todo el mundo, sin embargo, cada uno es esencial en el enclave social.

En muchas ocasiones cotidianas somos incapaces de aprender de la diversidad e integrarla en nuestras vidas puesto que nos asusta en exceso lo que es diferente a nosotros y por eso queremos que todo sea igual y clónico.

Y lo mejor de todo, la clave de todo esto está en el medio de las opiniones… como siempre.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

5 RAZONES PARA ACUDIR A MEDIACIÓN

La mediación es un método de resolver conflictos, el cual tiene como finalidad intrínseca arribar a la solución integral de un conflicto entre partes.

Definición general

5 razones para acudir a mediacion

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

1 de Octubre

En la circunferencia, el comienzo y el fin coinciden”

Heráclito

hablar

La situación ha llegado a tal límite que parece insostenible lidiar con las posturas encontradas.

¿Cuál será el punto de inflexión?

Decir que la labor mediadora es esencial en un problema de este calibre es estar en lo cierto, es más, es la única vía posible para que todo acabe bien. Podría tardar más o menos la negociación pero sólo así se resolvería el malestar generalizado. Lo único que ocurre es que poca voluntad mediadora se ha vislumbrado en todo este proceso.

La mediación la hacen los mediados, siempre y cuando tengan la habilidad suficiente para desear abordar el problema de forma dialogada. Sin embargo, esta capacidad no es innata en el ser humano a no ser que éstos se interesen en desarrollarla en sus vidas. He aquí la imposibilidad de entablar dialogo en este conflicto del que os hablo.

¡Qué importante es vivir con la escucha activa!

Si no hay dialogo, ¿qué hacemos? ¿Nos cruzamos de brazos a esperar o analizamos desde donde yo estoy permitiendo que todo esto ocurra?

¡Qué falta de consciencia nos dirige! – valga el doble sentido.

¡Qué dificultad de utilizar el poder de la palabra para crear en vez de para destruir!

¡Qué retrógrada está resultando esta situación!

El conflicto de interés al que estamos asistiendo cada día al prender la televisión y ver lo que ocurre nos demuestra que para que se produzca la desescalada del problema primero es necesario que los dirigentes hagan posible en si mismos la habilidad de dialogar. De nada sirve hablar si no existe la voluntad conciliadora, que brilla por su ausencia en todo este proceso.

¡Qué triste es todo lo que está pasando!

O mejor dicho, ¡qué alegría descubrir que sólo bajo los principios de una vida consciente es posible resolver cualquier cuestión!

Os invito a atender, desde el prisma de la mediación, a que consideréis todo aquello de ambas posturas que está haciendo de esto un conflicto tan complicado.

Siempre hay posibilidad de que salgan todos ganando, pero siempre y cuando haya voluntad de ello… de lo contrario, “las victorias” sólo serán disfraces del fracaso en el éxito.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

 

CONVIVENCIA

“La paz es hija de la convivencia, de la educación, del diálogo. El respeto a las culturas milenarias hace nacer la paz en el presente”

Rigoberta Menchú

girl-419444_1920.jpg

La CONVIVENCIA es aquella “acción de vivir en compañía de otro u otros”.

Al conocer la definición que la RAE usa para la palabra convivencia, me surge la duda de cómo define “compañía”. Pues bien, la compañía es “la unión y cercanía entre personas o cosas, o estado en el que se encuentran juntas”.

Es decir, la convivencia es “la acción de vivir en unión y cercanía de los unos con los otros, juntos”. Lo que lleva implícito la idea de re-conocimiento íntegro de lo que es “ser persona” y la valorización del otro con el que comparto la existencia por ser cercano a mí (parte de mi).

¿Esto qué quiere decir?

Teniendo en cuenta que educando de forma que las personas supiéramos que somos parte de un todo y que el daño que provocas a otro es un daño que te infieres a ti mismo, la convivencia sería un mal menor, puesto que estaría superada por una concepción del mundo diferente. Sin embargo, esto, aún, no ocurre.

Luego, tendremos que descubrir que todas las formas de entender la realidad son valiosas en sí mismas, porque finalmente persiguen lo mismo que todas: buscar el “por qué”/ “para qué” de la existencia del hombre. Pero, para que demos valor a todas las realidades, primero debemos romper con muchos convencionalismos y programas que nos impiden ver la luz al final del túnel. Pues es ahí donde se pierde el entendimiento de las realidades.

¿Cómo se concibe la convivencia?

Tenemos que comenzar reconociendo que la mayor parte de las personas se encuentran influidas por las palabras de sus iglesias y parten de unos esquemas pre-diseñados de lo que es la vida. En concreto, y extrapolando esta idea a la mente occidental, la religión judeo-cristiana llama a la tolerancia de unos pueblos con los otros, dándole a ésta el significado de convivencia. Pero, la tolerancia, como su propia etimología denuncia, significa soportar; es decir, de esta forma nos desviamos del concepto de convivencia que persigue la Cultura de Paz.

No podemos obviar que, como hemos nombrado, el ser humano anda en constante búsqueda del porqué de su existencia y que por ello surgieron las religiones dando “respuestas” a esas preguntas. Sin embargo, la mayor parte de esas soluciones adoctrinan y desligan de la finalidad que nosotros perseguimos: una Cultura de Paz.

Entonces, la convivencia es entendida, por la mayoría, como la tolerancia al otro, sin tener en cuenta que su concepción es negativa, de “soporte” y sin pararnos a reflexionar que la tolerancia es una artimaña de nuestro ego para considerar que somos “buenas personas”. Con esto integramos la idea de que existe la creencia sólida de que la polaridad (bueno-malo, pobre-rico) de nuestro universo es indestructible, y por tanto le damos fuerza a la idea de imposibilidad de una convivencia, puesto que finalmente nos desligamos de la esencia de la convivencia, ya que habrá unos “buenos que piensen que con la maldad es imposible convivir”.

Pero esto es un laberinto sin salida. Nosotros tenemos que preguntarnos si es posible convivir en base a lo que Cultura de Paz entiende como convivencia. Y la respuesta es afirmativa.

Uno de los retos que se fija la Cultura de Paz es fomentar y perseguir la interculturalidad como esencia, entre otras, de la convivencia. Como citaría J.A. Binaburo, en su artículo “Desafíos y retos de la educación para la convivencia en la nueva sociedad”, “la ciudadanía multicultural se debe ir tejiendo en una ciudadanía intercultural […]. Para construir la convivencia es necesario educar desde la ciudadanía compleja”. Si recordamos que nuestra realidad es holística y que lo que yo hago afecta al conjunto, en el momento en el que eduquemos para una sociedad que integre el binomio “bueno-malo”, y que descubra que todas las realidades existentes son posibles, estaremos ayudando a las mentes jóvenes a desarrollar una nueva realidad de convivencia intercultural y armónica.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

CULTURA DE PAZ

Nunca dijeron que fuera fácil. Sólo que merecía la pena”.

ancient-1807518_1920

La CULTURA DE PAZ es definida como “aquellos valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos tratando de atacar sus causas para solucionar problemas, mediante el diálogo y la negociación entre las personas, las naciones, teniendo en cuenta los derechos humanos”.

Cada pueblo tiene una forma propia de pensar. Esto se debe a las diferentes características medio-ambientales, historia, creencias y geografía, entre otras, de cada pueblo del Planeta. Esto ha ido desarrollando los aspectos culturales de las sociedades y generando concepciones de la naturaleza del ser humano.

Si queremos dar un giro de 360º en torno a la creencia social, que tiene su base de origen en la tradición judeo-cristiana, Teorías de Darwin, entre otras, de que la naturaleza del ser humano es, – tal y como representaba Hobbes – “el hombre es el lobo del hombre”, primero debemos estudiar la etimología de Cultura.

La palabra Cultura, del latín “cultivo o crianza”. Es de origen clásico y fue empleada por Cicerón como “cultivo del alma o la mente”.

Para mentes occidentales, la instauración de una Cultura de Paz que ampare la bondad y la resolución pacífica de los conflictos, es de difícil comprensión. Esto se debe a que la concepción que, hoy en día, tenemos de Cultura, es asociada a un colectivo, pues entiende que ésta es el “conjunto de modelos de vida y costumbres, conocimientos y grados de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social…”. Luego, para el grueso de la sociedad, erigir una nueva “Cultura” implicaría que un grupo social determinado tuviera una serie de características comunes; por tanto, para que se instaurase una cultura de Paz sería necesario que ese grupo pensara y actuara conforme a los valores que ella defiende. Y esto “Occidente” lo considera Imposible.

Sin embargo, se hace necesario trascender nuestras endoculturaciones, complejos y creencias para hacer penetrar una Cultura de Paz en nuestras vivencias y abrir la puerta al contingente. Puesto que, como hemos citado, la palabra cultura proviene de cultivar, con lo cual, sólo es preciso que cada uno cultive su propia mente en la PAZ y no esperar a que los frutos provengan de un grupo social. Pues Eso vendrá después.

¿Qué hacer para que esto ocurra? Confucio propuso: “cuando se alcanza el verdadero conocimiento, entonces la voluntad se hace sincera; cuando la voluntad es sincera, entonces se corrige el corazón […]; cuando el corazón se corrige, se cultiva la vida personal; cuando se cultiva la vida personal, entonces se regula la vida familiar; cuando se regula la vida familiar, entonces la vida nacional tiene orden; y cuando la vida nacional tiene orden, entonces hay paz en este mundo. Desde el emperador a los hombres comunes, todos deben considerar el cultivo de la vida personal como raíz o fundamento”.

Es decir, según la proposición de Confucio, y enlazando con lo que propone el Instituto de Paz y Conflictos de la Universidad de Granada, para el surgimiento de un cambio de mentalidad colectiva es necesario el empoderamiento individual de cada una de las personas que poblamos la Tierra; esto propiciaría los cambios que son imprescindibles para el desarrollo de “orientar e implementar un mundo pacífico”.

Una vez que cada ser humano hace la Cultura de Paz como suya para su vida, la educación entra en juego sin causar ningún problema. ¿Por qué? Resulta evidente que, en el ámbito escolar, si los profesores viven su día a día con los valores que propone la Cultura de Paz, les resultará muy fácil educar en ellos y promocionar la evolución pacífica del ser humano aceptando las diferencias de unos y otros y, además, criando en las potencialidades de cada uno.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

Tú eliges leerlo

No es más grande quien más ocupa, sino quien más vacío deja cuando se va”


Cuando decidimos abrir un blog para estar cerca de la gente desde nuestro despacho jurídico nos replanteamos sobre que temas elegir que crees le fueran a interesar a nuestros lectores.

Evidentemente decidimos escribir sobre materias legales que ayudan a las personas a pasar sus procedimientos judiciales con mayor soltura y conocimiento de lo que les ocurre en su propia vida. Además, debido a la innovación que entre nuestras paredes hemos introducido con la Mediación dedicamos muchos de nuestra post a enseñaros en qué consiste para que sigáis animándoos a venir a enamoraros de este procedimiento nuevo.

No obstante, hay días en los que por el devenir de las historias necesitamos aportar nuestro conocimiento acerca de lo que vemos día a día en el despacho y es por ello que os explicamos desde donde surge el conflicto, ya sea jurídico o personal y os aportamos ese factor que no ofrece ningún despacho de abogados al uso.

A nosotras nos inquieta no saber desde donde surge un conflicto, es por ello que cuando nuestros clientes se sientan en frente para explicarnos su problema acabamos descifrando cuál es la historia que hay detrás de un mero y simple acontecimiento.

De nada sirve aplicar legislación si las personas no saben porqué se originó el problema. El nexo común de todos los problemas que hemos trabajado desde AMAPUCHE  es el orgullo y la soberbia de creerse superior a los demás. No importa quién presente esa soberbia, lo cierto es que es la que impide que un problema se solucione dialogadamente.

La soberbia corroe todo buen devenir de los acontecimientos e inunda todo de ira y celos para evitar reconocer que su comportamiento es el equivocado. Pero no podemos hablar de soberbia como algo ajeno a nosotros, porque la soberbia se convierte en propia cuando domina todos tus actos sin ni siquiera pararte a pensar en que te estás equivocando.

Desde AMAPUCHE os recomendamos que dejes atrás la soberbia y dejéis entrar vuestro propio arrepentimiento.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos interpersonales

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible