¿INTEGRAMOS?

No es por lo que eres, sino por lo que trasmites. Ahí es donde está la magia.

Neleb Argen

hands-2847508_1920

Hace unos meses me planteo lo fácil que resulta teóricamente la integración de personas con discapacidad y lo difícil que es en la práctica.

Los recursos necesarios para poder ofrecer a todo el mundo igualdad de oportunidades, la gran mayoría de veces, no están o bien no se han contemplado, por consiguiente no es posible la integración. Ya no sólo las barreras arquitectónicas hacen imposible la integración de las personas, sino también las propias barreras mentales de los individuos que componemos la sociedad.

El discurso social suele ser integrador en la mayoría de personas. De cara al público, gran parte de las instituciones tienen un buen programa de integración que permite a todo el mundo acceder a sus recursos, sin embargo, por algún motivo más sutil que permitir que todo el mundo acceda a todo, la integración a veces se queda en papel mojado.

¿Acaso no hemos definido bien que es integrar?

La definición de integración es la siguiente “Hacer que una persona se incorpore a algo para formar parte de ello“. Hasta aquí todo bien, teniendo en cuenta que generalmente las personas que necesitan y quieren ser integradas consiguen acceder a casi cualquier recurso. Pero a veces se está obviando la integración en el grupo, las relaciones sociales y eliminar la mirada lastimera, y más si hablamos de integración de personas con perfiles psiquiátricos.

Efectivamente avanzamos en el cambio de mentalidad y gracias a ello conseguimos derechos sociales que antes eran impensables, pero otras veces nos empeñamos tanto en eliminar la desigualdad que no nos damos cuenta que incluso la desigualdad es positiva dependiendo del asunto que trates.

Si por motivos obvios un niño de 3 años no se encuentra cursando una carrera de medicina porque supondría un quebradero de cabeza hacer comprender al menor los conceptos que ello implica, es posible que a veces nos empeños en integrar desde un punto de vista erróneo.

Es por ello que es necesario valorar cada situación desde su origen y desde ahí actuar, para dar la solución que efectivamente implique integración.

Es un placer absoluto encontrar diversidad de lo contrario la vida sería aburrida, por lo que quizás el concepto de integración tendría que definirse desde la óptica de la diversidad de oportunidades y no de la igualdad, puesto que lo cierto es que no existe un ser humano igual en todo el mundo, sin embargo, cada uno es esencial en el enclave social.

En muchas ocasiones cotidianas somos incapaces de aprender de la diversidad e integrarla en nuestras vidas puesto que nos asusta en exceso lo que es diferente a nosotros y por eso queremos que todo sea igual y clónico.

Y lo mejor de todo, la clave de todo esto está en el medio de las opiniones… como siempre.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

Anuncios

SIÉNTATE A REFLEXIONAR

Conversación entre dos o más personas que exponen sus ideas y comentarios de forma alternativa.

RAE

PERMITE QUE HABLAR SEA LA MEJOR OPCIÓN

Cuando no tenemos en frente un problema, todos creemos que seremos capaces de solucionarlo hablando.

No sé que ocurre en el transcurso del conflicto, pero lo último que quieren hacer las personas es sentarse a expresar sus ideas y ponerlas en común para llegar al buen entendimiento.

El ego, la culpa, la indecisión, la desconfianza, juegan un papel muy importante en todo este proceso de falta de comunicación. Sin embargo, está más que probado que las personas que se sientan a discutir sobre un asunto que les tiene enfrentados consiguen alcanzar una solución eficaz en tiempo récord.

Entonces… ¿qué ocurre? ¿Por que los seres humanos no conseguimos sentarnos a hablar antes que destrozarnos las vidas viviendo en conflicto?

¿Acaso preferimos seguir sintiéndonos victimas del mundo?

¿Acaso nos aporta placer saber que estamos sufriendo “por culpa” de un otro?

¿Acaso somos incapaces de combatir nuestros egos y pedir disculpas a tiempo por nuestros errores?

Recuerda: Tu conflicto bien mediado es un problema resuelto.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

 

CONVIVENCIA

“La paz es hija de la convivencia, de la educación, del diálogo. El respeto a las culturas milenarias hace nacer la paz en el presente”

Rigoberta Menchú

girl-419444_1920.jpg

La CONVIVENCIA es aquella “acción de vivir en compañía de otro u otros”.

Al conocer la definición que la RAE usa para la palabra convivencia, me surge la duda de cómo define “compañía”. Pues bien, la compañía es “la unión y cercanía entre personas o cosas, o estado en el que se encuentran juntas”.

Es decir, la convivencia es “la acción de vivir en unión y cercanía de los unos con los otros, juntos”. Lo que lleva implícito la idea de re-conocimiento íntegro de lo que es “ser persona” y la valorización del otro con el que comparto la existencia por ser cercano a mí (parte de mi).

¿Esto qué quiere decir?

Teniendo en cuenta que educando de forma que las personas supiéramos que somos parte de un todo y que el daño que provocas a otro es un daño que te infieres a ti mismo, la convivencia sería un mal menor, puesto que estaría superada por una concepción del mundo diferente. Sin embargo, esto, aún, no ocurre.

Luego, tendremos que descubrir que todas las formas de entender la realidad son valiosas en sí mismas, porque finalmente persiguen lo mismo que todas: buscar el “por qué”/ “para qué” de la existencia del hombre. Pero, para que demos valor a todas las realidades, primero debemos romper con muchos convencionalismos y programas que nos impiden ver la luz al final del túnel. Pues es ahí donde se pierde el entendimiento de las realidades.

¿Cómo se concibe la convivencia?

Tenemos que comenzar reconociendo que la mayor parte de las personas se encuentran influidas por las palabras de sus iglesias y parten de unos esquemas pre-diseñados de lo que es la vida. En concreto, y extrapolando esta idea a la mente occidental, la religión judeo-cristiana llama a la tolerancia de unos pueblos con los otros, dándole a ésta el significado de convivencia. Pero, la tolerancia, como su propia etimología denuncia, significa soportar; es decir, de esta forma nos desviamos del concepto de convivencia que persigue la Cultura de Paz.

No podemos obviar que, como hemos nombrado, el ser humano anda en constante búsqueda del porqué de su existencia y que por ello surgieron las religiones dando “respuestas” a esas preguntas. Sin embargo, la mayor parte de esas soluciones adoctrinan y desligan de la finalidad que nosotros perseguimos: una Cultura de Paz.

Entonces, la convivencia es entendida, por la mayoría, como la tolerancia al otro, sin tener en cuenta que su concepción es negativa, de “soporte” y sin pararnos a reflexionar que la tolerancia es una artimaña de nuestro ego para considerar que somos “buenas personas”. Con esto integramos la idea de que existe la creencia sólida de que la polaridad (bueno-malo, pobre-rico) de nuestro universo es indestructible, y por tanto le damos fuerza a la idea de imposibilidad de una convivencia, puesto que finalmente nos desligamos de la esencia de la convivencia, ya que habrá unos “buenos que piensen que con la maldad es imposible convivir”.

Pero esto es un laberinto sin salida. Nosotros tenemos que preguntarnos si es posible convivir en base a lo que Cultura de Paz entiende como convivencia. Y la respuesta es afirmativa.

Uno de los retos que se fija la Cultura de Paz es fomentar y perseguir la interculturalidad como esencia, entre otras, de la convivencia. Como citaría J.A. Binaburo, en su artículo “Desafíos y retos de la educación para la convivencia en la nueva sociedad”, “la ciudadanía multicultural se debe ir tejiendo en una ciudadanía intercultural […]. Para construir la convivencia es necesario educar desde la ciudadanía compleja”. Si recordamos que nuestra realidad es holística y que lo que yo hago afecta al conjunto, en el momento en el que eduquemos para una sociedad que integre el binomio “bueno-malo”, y que descubra que todas las realidades existentes son posibles, estaremos ayudando a las mentes jóvenes a desarrollar una nueva realidad de convivencia intercultural y armónica.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

SI BUSCAS ABOGADO NO MIRES SOLAMENTE LO QUE SABE MÍRALE LA VIDA

Oír es precioso para el que escucha”

Proverbio egipcio

lens-1209823_1920

Vivimos en una sociedad anestesiada en la que, para vivir en ella y ser aceptados por la misma, lo importante no es la REALIDAD sino la verdad que impera en cada momento. De esta manera cada vez vivimos en una sociedad más adormecida que día a día pierde su capacidad de evaluar que es lo que dejamos que entre en nuestras vidas y que decidimos no dejar entrar.

Y se preguntaran Vdes: “¿qué tiene esto que ver con elegir a un abogado o a otro para que defienda nuestros intereses?”

Lo cierto es que tiene mucho que ver.

Hay una Ley Universal que dice: “ Lo similar atrae a lo similar”. Por lo que ante el conflicto las personas buscan o encuentran la solución de dos formas muy distintas:

1.- Hay un grupo de personas que quedan estancadas en el problema que las atrapó e intentan buscar soluciones idénticas a aquellas que las llevaron hasta el problema y que las mantiene atrapadas. De esta forma dan siempre vueltas de forma continuada sobre lo mismo. Sobre lo anterior.

2.- Existe otro grupo de personas que se apartan de los parámetros y de las decisiones que los llevaron al problema y encuentran la solución conduciéndose a sí mismos a la mejor versión de ellos, a aquel lugar donde brillan.

Este segundo grupo conduce su psiquismo hacia la realidad que desean alcanzar, que no es otro que vivir sin el problema que las tiene atrapadas.

Al igual que existe esta división a la hora de enfrentar un  problema, la misma escisión se produce cuando tenemos que elegir un abogado que nos ayude en su resolución.

Dice el título de este post que si buscas abogado no le mires solo lo que sabe, mírale su vida, y eso es porque en su vida es donde deja patente que emana la verdad que eligió para su vida.

Y… ¿porqué mirarle su vida? ¿Qué tiene  que ver su vida con el problema que me aqueja y le entrego para que lo solucione? Lo cierto es que en las vidas de las personas – y esto incluye a los abogados – no existen áreas diferenciadas. Si no gestiona bien su vida, si se caracteriza por una vida caótica, seguramente la forma de dar respuesta al conflicto que le llevas para que lo soluciones, será tan caótica como el resto de su vida. El psiquismo humano trabaja con las mismas leyes en todas las áreas de nuestra vida. No existen leyes distintas que rijan nuestra profesión, nuestra salud o nuestras relaciones.

Por tanto resulta de vital importancia saber elegir al abogado que nos va a alejar del empecinamiento mental que nos mantiene atados en el conflicto y en la perenne insatisfacción, y con esa conducta va a dar solución jurídica al problema y va a disminuir la carga emocional que toda situación de enfrentamiento y división trae a nuestras vidas.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE: ¡podemos ayudarte!

Escribid vuestras preguntas y os contestaremos con la mayor brevedad posible a lo que necesitéis.

La pensión Compensatoria

Considera las contrariedades como un ejercicio físico”

Séneca

harmony-1229893_1920

En el post de hoy damos una breve pincelada al concepto de la pensión compensatoria.

Es preciso que sepáis de qué se trata, ya que un gran numero de personas no comprende el motivo por el que se establece dicha prestación a favor de la ex pareja, así como no entienden porque no les ha sido asignada la misma.

La pensión Compensatoria es el importe que tiene derecho a percibir un cónyuge cuando el divorcio le supone un desequilibrio económico con respecto a la posición del otro cónyuge, siempre que el mismo implique un empeoramiento con referencia a su situación antes del matrimonio.

La cantidad de dinero que percibirá la persona a la cual se le asigne la pensión compensatoria la determina el juez, en sentencia, a falta de acuerdo entre los cónyuges en el convenio regulador, y podrá tener una duración temporal o indefinida.

Para el reconocimiento y otorgamiento de la pensión compensatoria serán requisitos a estudiar los siguientes:

  • Acuerdos previos
  • La dedicación familiar
  • La duración del matrimonio
  • La disponibilidad y capacidad de acceder al mundo laboral
  • La edad
  • El estado de salud
  • Los medios económicos de ambos cónyuges.

Se otorgará dicha pensión siempre y cuando se cumpla un grave desequilibrio económico que será cuantificado en función de los requisitos anteriores.

Es importante recordar que dicha pensión es compatible con la pensión de alimentos que se otorga a favor de los hijos del matrimonio.

Establece el Código Civil que el derecho a pensión se extingue por el cese de la causa que la motivó, por contraer la persona que percibe la pensión nuevo matrimonio o por vivir maritalmente con otra persona.

Si tiene alguna duda contacte con nosotros.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.