5 RAZONES PARA ACUDIR A MEDIACIÓN

La mediación es un método de resolver conflictos, el cual tiene como finalidad intrínseca arribar a la solución integral de un conflicto entre partes.

Definición general

5 razones para acudir a mediacion

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

Anuncios

HABLEMOS DE TODO

Es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo

Franz Grillparzer

pexels-photo-399669

Estoy convencida de que no hay energía más potente que la del amor.

Veréis, resulta que ayer, mientras veía la película “hijo de otra madre” me planteaba que pese a que el ser humano se encuentra continuamente sometido a situaciones dolorosas incluso infrahumanas, lo cierto es que existe algo que siempre le ayuda a sonreír pese a sus circunstancias.

El nombre de ese algo es AMOR.

Estas palabras que hoy escribo van dirigidas a todas las personas deseantes de amar con deseo.

Gracias al amor somos capaces de superar cualquier contratiempo, que por duro que pueda parecer, lo cierto es que es la semilla que libera al sufrimiento.

Sin embargo, bien es cierto, que desencanto tras desencanto las personas empiezan a reprimir su deseo de enamorarse por miedo a sufrir, pero ¿por qué? ¿Qué ocurre en la vida de las personas para rechacen la idea de enamorarse pese a sentir deseo de enamorarse?

Como sociedad, vivimos enfrentados a diario con el fanático mundo del qué dirán y aunque parezca un concepto de siglos pasados, está a la orden del día.

Potenciado por el uso de las redes sociales, nos inmiscuimos en las idas y venidas de nuestros propios juicios, que son los que acaban por hacerse dueños de lo que acabamos haciendo con nuestra vida.

No existen vidas perfectas a los ojos de los demás, sino vidas felices con las circunstancias que cada uno elije para uno mismo, pero para ser felices es necesario que dejéis de reprimir vuestras personalidades y seáis capaces de saltar al vacío que supone ser uno mismo, os encontréis con las personas que os encontréis.

Sólo entregándose sin miedo podemos conseguir el amor que deseamos sentir. Para ello sólo necesitamos desear amar y amar deseando, porque de lo contrario el corazón puede acabar rompiéndose en mil pedazos, porque lo bonito del amor es mirar a los ojos de la persona que tienes enfrente y le propongas “hablemos de todo, pero sin miedo“.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de Conflictos Interpersonales

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte

EL MIEDO

Nada es más despreciable que el respeto basado en el miedo”

Albert Camus

childrens-eyes-1914519_1920

¿Te has planteado alguna vez cómo consigues el respeto de los demás? ¿Educas a través del miedo de situaciones inventadas?

Llevo varias semanas reflexionando sobre nuestro sistema educativo, y no me refiero sólo y exclusivamente al legalmente establecido y a las materias obligatorias que han de conocer los menores. Estoy hablando del sistema que utilizamos en cada hogar para llegar a respetar las normas.

Para poder vivir en sociedad, por todos es sabido, que es necesario cumplir una serie de normas, ¿es así? Llegamos a cumplir esas normas por la educación que recibimos desde nuestra más tierna infancia, cuando cualquier cosa que hacemos nos parece un auténtico desafío al que enfrentarnos.

Aprendemos del error-acierto cuando nos dejan equivocarnos porque nuestros educadores suponen que no comporta un grave riesgo para nuestra integridad física. Pero, ¿qué ocurre cuando a nuestros padres les da un miedo atroz cualquier cosa que hagamos? ¿qué hacemos para evitar que los menores se lastimen? ¿qué técnicas empleamos para evadir la atención de las personas y que se dirijan a hacer otra cosa?

Generalmente, empleamos la técnica del miedo. Infundamos miedo en la otra persona, cortando así sus alas, para que pueda hacer lo que nosotros queremos que haga. De forma sutil, conducimos a la persona a que piense su miedo en vez de su deseo de crecer y aventurarse a conocer a través del ensayo error-acierto.

Nos cuesta mucho trabajo comprender que de los errores se aprenden, y aunque a veces esos errores hagan daño, lo cierto es que son errores que nos hacen evolucionar. Estamos educando a los menores desde la evitación del dolor, y por ello estamos creando a pequeñas personas que no sabrán enfrentarse a los desafíos del día a día. Enfrentar a los niños a sus propios límites, les ayuda a hacerse libre pensadores y futuros adultos que, pese a su miedo a errar, conseguirán llegar a donde se proponga.

Eso sí, es necesario educar bajo la premisa de valores morales que hagan a las personas libre pensadoras que favorezcan al bien común.

Por que… ¿que sería de la sociedad sin valores?

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

Mis Hermanos o la Herencia

La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas”

Marx

pay-1036469_1920

Tras el día de los santos, hoy traemos al blog un nuevo post sobre relaciones familiares tras el fallecimiento de un ser querido. Si lo que lees en el artículo te suena, quiero que sepas que hay solución, ya que es posible aceptar una herencia y que sea justa además de mantener buenas relaciones familiares. Sólo hay que trabajar en ello. ¿Vamos al lío?

Por todos es bien sabido que cuando en una familia se juntan el dinero y las relaciones personales hay algo que ensombrece la historia familiar. Si bien esto no ocurre en todas las familias, hay otras que quedan marcadas de por vida por dicha circunstancia.

Hoy hablamos del acto sucesorio cuando algún familiar fallece. La sucesión tiene dos componentes configuradores del desenlace de las relaciones familiares, puesto que se trata de un acto jurídico con un importante carácter emocional. La sucesión saca del escondite la valoración que se hace a cada uno de los integrantes de la familia.

Con respecto al componente legal, la ley es bien clara en cuanto al modo de actuar a la hora de ordenar lo que en el documento testamentario se halla escrito o bien, cuando no hay herencia, lo que la ley tiene prefijado. Un buen profesional del derecho trabaja en pro de que las Últimas Voluntades sean cumplidas para que los herederos reciban aquello que les ha sido asignado. Siempre y cuando existan buenas relaciones entre los herederos y se tenga clara consciencia de que la herencia recibida es justa en función de los roles familiares, no se producirán mayores desavenencias entre los familiares y sólo será necesaria la intervención letrada para resolver los temas legales que se suscitan.

Sólo una herencia 100% equitativa puede llamarse justa y dicha equidad provendrá en función del valor que se haya asignado a cada heredero con respecto al remanente de la herencia. Hay algo que por costumbre – o por herencia de nuestros antepasados – se viene viendo en la mayoría de los actos sucesorios: hay algunos miembros de la familia que quedan mejorados con respecto a otros, que incluso llegan a ser desheredados o a los que se les respeta tan solo la llamada legitima. Este es motivo de grandes desavenencias y contratiempos en las relaciones familiares. Esta es la cuestión que ha de ser trabajada para la apertura de la herencia y para la conservación de las relaciones familiares.

Entonces, con respecto al componente emocional, ¿qué ocurre cuando no hay buenas relaciones familiares? Las emociones de cada uno de los miembros de la unidad familiar son las artífices de que todo lo que se quedó sin decir explote. Explota en defensa de la valía de cada uno de los integrantes de una unidad familiar, cuando no se ha hecho un reparto equitativo y justo. Todos, mejorados y perjudicados, adoptan el rol derivado de la valorización que por el familiar fallecido les ha sido asignada, que va dejando huella en cada una de las acciones de sus vidas.

Cuando fallecen los padres una sensación de vacío se apodera de toda persona.

Aquellas personas que han tenido buenas relaciones se sienten realizadas y simplemente la nostalgia se apodera de los recuerdos. Esto conlleva que el acto sucesorio sea rápido y no produzca problemas.

Sin embargo, cuando han existido malas relaciones el sentimiento de culpabilidad y rabia se adueña de todo el proceso e impide que el desenlace de la herencia sea aceptado por todos. Las cosas que no fueron dichas en su momento aparecen como un torrente que rompe todo lo que toca. En estos supuestos el proceso legal suele ser tortuoso y se convierte en complicado algo que podría ser sencillo.

Si a esta circunstancia le sumamos que tras la apertura del documento testamentario te encuentras con una herencia injusta, las relaciones pueden llegar a hacerse irreconciliables. Es por ello que es preciso trabajar para que se vayan limando las asperezas. Quizás el error que comenten muchos herederos peleados es tratar de buscar cada uno un abogado que le resuelva la papeleta. Si no existe conciliación de por medio, la herencia, aún aceptada y arreglada por el abogado – que es necesario en el proceso -, hará temblar los cimientos de la unidad familiar. En estos momentos se precisa la INTERVENCIÓN MEDIADA de la situación, con la finalidad de que las relaciones no se rompan más de lo que están y el proceso legal sea fructuoso.

Es también importante que los herederos se sienten en una mesa y discutan bajo la supervisión de un tercero mediador todas las asperezas que se han ido creando a lo largo de los años. Esto sólo lo consiguen las familias valientes en las que todos los miembros del clan sienten y desean que, a pesar de todo el dolor generado a lo largo de los años, quieren continuar teniendo buenas relaciones con el fin de evitar que en el código genético se quede la huella de una mala herencia.

La herencia parece un acto menor, sin embargo es motivo de ruptura y caos ya que revive aquello que aún no estaba perdonado en el corazón.

Los actos legales que han de llevarse a cabo ya están amparados por la representación letrada, ahora es vital que comencemos a ordenar las herencias bajo la sanación de la heridas que el componente emocional ha dejado, pues dará un futuro más fructífero para nuestros herederos.

Los problemas de nuestro mundo son el reflejo de herencias pasadas y mal gestionadas. Seamos conscientes de la importancia de ordenar el caos familiar. Elijamos ambas: familia y herencia.

Ángela Victoria Correa Puche

Abogada experta en Mediación Interfamiliar

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.