SIÉNTATE A REFLEXIONAR

Conversación entre dos o más personas que exponen sus ideas y comentarios de forma alternativa.

RAE

PERMITE QUE HABLAR SEA LA MEJOR OPCIÓN

Cuando no tenemos en frente un problema, todos creemos que seremos capaces de solucionarlo hablando.

No sé que ocurre en el transcurso del conflicto, pero lo último que quieren hacer las personas es sentarse a expresar sus ideas y ponerlas en común para llegar al buen entendimiento.

El ego, la culpa, la indecisión, la desconfianza, juegan un papel muy importante en todo este proceso de falta de comunicación. Sin embargo, está más que probado que las personas que se sientan a discutir sobre un asunto que les tiene enfrentados consiguen alcanzar una solución eficaz en tiempo récord.

Entonces… ¿qué ocurre? ¿Por que los seres humanos no conseguimos sentarnos a hablar antes que destrozarnos las vidas viviendo en conflicto?

¿Acaso preferimos seguir sintiéndonos victimas del mundo?

¿Acaso nos aporta placer saber que estamos sufriendo “por culpa” de un otro?

¿Acaso somos incapaces de combatir nuestros egos y pedir disculpas a tiempo por nuestros errores?

Recuerda: Tu conflicto bien mediado es un problema resuelto.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

 

Anuncios

Amigos

Nada es tan divertido como un cambio total de ideas”

Lawrence Sterne

CIMG0235

En una maravillosa conversación con una amiga de toda la vida en la puerta de su casa en la que tantas horas pasé en mi infancia y donde tantas historias se crearon con nuestras muñecas, nos encontrábamos, ayer, ella y yo hablando de la vida.

Hablando de circunstancias, amigos, inquietudes, risas, llantos y del futuro.

Ella, sin quizás saberlo, puso Frente a mi el Espejo del que hablamos semanalmente en este Blog, para hacerme ver lo que de verdad quiero y deseo de las situaciones que me ocurren en el devenir de mi día a día. Por lo que me descubrí reflexionando sobre mis propias ideas. Aquellas que me limitan y aquellas que expanden mi conciencia. Me descubrí buceando entre mis pensamientos más ocultos. Los que incluso yo no conozco.

Nuestro tema central era la amistad.

La amistad como una delgada linea que es posible, al igual que las relaciones de pareja, que se rompa. O quizás, que se divida para tomar caminos separados.

En nuestros caminos, las personas con las que compartimos la vida llegan y se van. Amistades exprés, lentas, vitalicias, desde la niñez, tóxicas, saludables, divinizadas o incluso tan fuertes como las relaciones familiares configuran nuestra persona y modifican incluso nuestro patrón de conducta.

Nos creemos que sólo las relaciones de pareja acaban, porque es algo que hemos normalizado – decía ella -, pero lo cierto es que los caminos de las personas evolucionan y en ocasiones las personas con las que antes tenías una gran afinidad, acaban convirtiéndose en incompatibles contigo.

Incompatibles porque lo que hemos venido a aprender cada uno viste un disfraz diferente, que en algún momento determinado tuvo algún detalle similar. Incompatibles porque ya no importa seguir compartiendo momentos, simplemente recordar los pasados con gratificación.

Al igual que con las relaciones de pareja, acabar bien una amistad es un derecho adquirido por todas las personas, puesto que lo contrario genera mucho malestar. Porque intentar alargar una cuerda que ha llegado a su fin, acaba rompiéndola.

Cuando damos pero no recibimos nada a cambio se genera una deuda que acaba por convertirse en dinamita para las relaciones, puesto que la idea que nos vendieron de que ser solidario es lo más gratificante para el ser, acaba por convertirse en mentira cuando descubres que siempre esperas que el otro responda con algo cuando tu has dado.

No se trata de ser interesado, sino de dar y recibir en igual medida, ya que generalmente, las relaciones acaban porque uno dio, esperó y se cansó.

Hablábamos de que cuando algo acaba sin motivo, precisamos saber que ocurrió para poder dar un carpetazo con la finalidad de hacer descansar nuestros pensamientos,

No obstante, para tranquilizarnos simplemente necesitamos hacer abstracción de conciencia e integrar en nuestro pensamiento que hicimos mal y qué hicimos bien, ya que una vez realizado esto, lo único que queda es sonreír cuando el recuerdo de una amistad en cenizas enciende alguna de sus reminiscencias en tu memoria.

Todo lo demás,  es impedir que cada uno siga su camino, porque mediar no sólo es hacer que las personas recuperen una amistad o una relación, mediar consiste en comprender qué ocurrió para darle al alma la tranquilidad de dejar resuelto un asunto. Y si la solución consiste en andar por caminos separados, bendito sean nuestros caminos.

Por tanto, sólo queda decirnos… ¡buen camino!

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

 

Cada loco con su tema

Que antes que nada soy partidario de vivir”

Cada Loco con su tema – Serrat

DSC00714

Mirando esta foto en la que se ve el fiel reflejo de la felicidad me he parado a pensar que últimamente los acontecimientos diarios sobrepasan el límite de lo idealmente soportado por cualquier persona del mundo.

No sé si os ocurre, pero desde hace un tiempo hasta aquí la sensación de que el tiempo va más deprisa se apodera de cada una de las actividades que hago. No se si trata de un presentimiento o sencillamente que soy consciente de la resonancia  schumann.

El caso es que experimento día a día como el tiempo discurre y las noticias que llegan del exterior son cada vez más catastróficas. La gran mayoría de los días no queda hueco para la bondad. Sin embargo, creo que estamos en la Tierra por eso. La sociedad me hace sentir nostalgia de aquel mundo que me imaginaba que era cuando desde la niñez todo parece más sencillo. Encontrar ese remanso de buenos quehaceres y buenas formas se está convirtiendo en todo un reto.

Y por supuesto que soy consciente de que es desde uno mismo desde donde se genera lo que te rodea, es por ello que me planteo que cada día es una magnifica oportunidad para ser mejor persona, porque lo cierto es que lo que veo en la sociedad me dispara a querer apartarme de ella. Pero creo que no es la solución.

Nos estamos olvidando de nuestra capacidad de comunicarnos a través de los gestos y de las caricias;

de las palabras sinceras que llegan al alma y no atraviesan y rompen en pedazos el corazón;

Nos hemos olvidado de lo que significa arrepentirse porque hemos abusado del pedir perdón sin sentirlo, sólo por quedar bien;

de que la amistad consiste en ser amigos, no en subir fotos a las redes sociales y darle a me gusta y comentar con muchos corazones y unicornios;

de que una familia es algo más que un grupo de whatsapp que se felicita por los cumpleaños;

de que el conocimiento sirve para ser mejor persona, no peor;

de que saber no vale nada si no demuestras que haces lo que sabes;

Nos hemos olvidado de llamar a ese amigo de toda la vida cuando le has traicionado;

de hablar con tu vecino cuando sientes que las cosas pueden hacerse de otra manera;

de celebrar cumpleaños con sándwiches y un globo en la puerta:

Nos hemos olvidado de porqué estamos aquí PERO a eso hemos venido: a despertarnos del sueño que nos hace olvidar que el TEMA es RECORDAR.

Mientras tanto… que siga cada loco con su tema.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.