¿QUÉ ES LA LEY DEL UNIVERSO?

Una cosa no es justa por el hecho de ser Ley. Debe ser ley porque es justa.

Montesquieu

universe-2736507_1920

EL ABOGADO QUE PARA DEFENDERTE APLICA CONCIENCIA UNIVERSAL

Nuestro cerebro es nuestro gran enemigo porque hace todo lo que está en su mano para automatizar nuestra vida y, dar siempre respuesta a los conflictos con respuestas aprendidas. De esta forma nos encontramos con respuestas que se encuentran en nuestro interior porque nos las  introdujo la cultura, la sociedad, la familia y en general todo nuestro entorno. Son las llamadas respuestas automáticas.

Siempre que damos respuestas automáticas aflora la profunda división con la que nos han enseñado a vivir. Los seres humanos vivimos divididos entre dos polos internos. Un polo señala hacia lo que deseamos, el otro polo hacia lo que amamos. Normalmente amamos una cosa y deseamos otra

Con semejante división nos zambullimos en el mundo de los adultos y divididos, tal como nos han enseñado a enfrentar el mundo desde la cuna, nos enfrentamos a conflictos que se nos van a manifestar a nivel legal, familiar o quizás de salud, y para cuya solución tenemos que mirar más allá de nuestra identidad, mas allá de las cosas e ideas con las que nos identificamos y que, al identificarnos con ellas, creemos que “nosotros somos eso”, sin darnos cuenta que nosotros somos mucho más que eso.

En mi despacho profesional me encuentro muy a menudo ante la división de la que os hablo. Personas que tienen un problema y que cuando les pregunto cuál creen que puede ser la solución, con sus respuestas dejan ver claramente que esa es la solución que desea su madre, o su padre, o quizás la respuesta  con la que creen que van a quedar bien ante determinadas personas. Les resulta muy difícil deshacerse de ese barniz social que los empuja a tomar decisiones que no son las que en realidad desean tomar. A solucionar sus problemas de una forma socialmente correcta, pero individualmente está en desarmonía con ellos mismos.

A los humanos nos cuesta creer que las cosas con las que nos identificamos nos toman por objeto y cuando eso pasa, las respuestas que damos son las que alguien (sociedad, familia etc.) introdujo dentro de nosotros. Son respuestas que nada tienen que ver con nosotros. Son respuestas que nos vienen dadas del exterior. Por esta razón cuando creemos haber dado solución a un problema, lo único que hemos hecho es cerrar en falso una herida y gestar la próxima. Solamente atreviéndonos a ser quienes queremos ser, aunque de esta forma no gustemos a otros, podremos enfrentarnos a lo bueno y a lo no tan bueno en nuestras vidas.

Mientras yo sigo haciendo lo que no quiero hacer, pero que es lo que otro espera que haga, estoy permitiendo sentirme como no quiero sentirme. Mientras digo una cosa y hago otra distinta, porque es lo correcto, estoy permitiendo sentirme dividido. La división entre lo que pienso, lo que digo, lo que siento y, finalmente lo que hago es la división de todas las divisiones en el ser humano y, en realidad es la fuente de cualquier conflicto en nuestras vidas

La más difícil meta que tenemos los seres humanos es que no nos dé igual traicionarnos. Nos traicionamos para salir victoriosos de las evaluaciones que nos hacen otros, sin pararnos a pensar que de esta forma salimos muy mal parados de nuestra propia evaluación ante nosotros mismos.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE: ¡podemos ayudarte!

Escribid vuestras preguntas y os contestaremos con la mayor brevedad posible a lo que necesitéis.

Anuncios

SI BUSCAS ABOGADO NO MIRES SOLAMENTE LO QUE SABE MÍRALE LA VIDA

Oír es precioso para el que escucha”

Proverbio egipcio

lens-1209823_1920

Vivimos en una sociedad anestesiada en la que, para vivir en ella y ser aceptados por la misma, lo importante no es la REALIDAD sino la verdad que impera en cada momento. De esta manera cada vez vivimos en una sociedad más adormecida que día a día pierde su capacidad de evaluar que es lo que dejamos que entre en nuestras vidas y que decidimos no dejar entrar.

Y se preguntaran Vdes: “¿qué tiene esto que ver con elegir a un abogado o a otro para que defienda nuestros intereses?”

Lo cierto es que tiene mucho que ver.

Hay una Ley Universal que dice: “ Lo similar atrae a lo similar”. Por lo que ante el conflicto las personas buscan o encuentran la solución de dos formas muy distintas:

1.- Hay un grupo de personas que quedan estancadas en el problema que las atrapó e intentan buscar soluciones idénticas a aquellas que las llevaron hasta el problema y que las mantiene atrapadas. De esta forma dan siempre vueltas de forma continuada sobre lo mismo. Sobre lo anterior.

2.- Existe otro grupo de personas que se apartan de los parámetros y de las decisiones que los llevaron al problema y encuentran la solución conduciéndose a sí mismos a la mejor versión de ellos, a aquel lugar donde brillan.

Este segundo grupo conduce su psiquismo hacia la realidad que desean alcanzar, que no es otro que vivir sin el problema que las tiene atrapadas.

Al igual que existe esta división a la hora de enfrentar un  problema, la misma escisión se produce cuando tenemos que elegir un abogado que nos ayude en su resolución.

Dice el título de este post que si buscas abogado no le mires solo lo que sabe, mírale su vida, y eso es porque en su vida es donde deja patente que emana la verdad que eligió para su vida.

Y… ¿porqué mirarle su vida? ¿Qué tiene  que ver su vida con el problema que me aqueja y le entrego para que lo solucione? Lo cierto es que en las vidas de las personas – y esto incluye a los abogados – no existen áreas diferenciadas. Si no gestiona bien su vida, si se caracteriza por una vida caótica, seguramente la forma de dar respuesta al conflicto que le llevas para que lo soluciones, será tan caótica como el resto de su vida. El psiquismo humano trabaja con las mismas leyes en todas las áreas de nuestra vida. No existen leyes distintas que rijan nuestra profesión, nuestra salud o nuestras relaciones.

Por tanto resulta de vital importancia saber elegir al abogado que nos va a alejar del empecinamiento mental que nos mantiene atados en el conflicto y en la perenne insatisfacción, y con esa conducta va a dar solución jurídica al problema y va a disminuir la carga emocional que toda situación de enfrentamiento y división trae a nuestras vidas.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE: ¡podemos ayudarte!

Escribid vuestras preguntas y os contestaremos con la mayor brevedad posible a lo que necesitéis.

La pensión Compensatoria

Considera las contrariedades como un ejercicio físico”

Séneca

harmony-1229893_1920

En el post de hoy damos una breve pincelada al concepto de la pensión compensatoria.

Es preciso que sepáis de qué se trata, ya que un gran numero de personas no comprende el motivo por el que se establece dicha prestación a favor de la ex pareja, así como no entienden porque no les ha sido asignada la misma.

La pensión Compensatoria es el importe que tiene derecho a percibir un cónyuge cuando el divorcio le supone un desequilibrio económico con respecto a la posición del otro cónyuge, siempre que el mismo implique un empeoramiento con referencia a su situación antes del matrimonio.

La cantidad de dinero que percibirá la persona a la cual se le asigne la pensión compensatoria la determina el juez, en sentencia, a falta de acuerdo entre los cónyuges en el convenio regulador, y podrá tener una duración temporal o indefinida.

Para el reconocimiento y otorgamiento de la pensión compensatoria serán requisitos a estudiar los siguientes:

  • Acuerdos previos
  • La dedicación familiar
  • La duración del matrimonio
  • La disponibilidad y capacidad de acceder al mundo laboral
  • La edad
  • El estado de salud
  • Los medios económicos de ambos cónyuges.

Se otorgará dicha pensión siempre y cuando se cumpla un grave desequilibrio económico que será cuantificado en función de los requisitos anteriores.

Es importante recordar que dicha pensión es compatible con la pensión de alimentos que se otorga a favor de los hijos del matrimonio.

Establece el Código Civil que el derecho a pensión se extingue por el cese de la causa que la motivó, por contraer la persona que percibe la pensión nuevo matrimonio o por vivir maritalmente con otra persona.

Si tiene alguna duda contacte con nosotros.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

¿TENGO QUE PAGAR PENSIÓN ALIMENTICIA SI PIDO GUARDA Y CUSTODIA COMPARTIDA?

El secreto de la existencia no consiste solamente en vivir, sino en saber para que se vive”

Feodor Dostoievski

brothers-457237_1920

            El sistema de guarda y custodia compartida no exime de pagar una pensión alimenticia a los hijos, cuando existe desproporción en los ingresos que perciben los progenitores.

            Es usual que cuando un padre o una madre solicitan la guarda y custodia compartida de sus hijos piense que ya que los menores comparten la mitad del tiempo con cada uno, cada progenitor se hará cargo de las necesidades de los hijos durante el tiempo que tenga en custodia a los menores.

            Sin embargo la realidad que impera en nuestros juzgados es otra bien distinta, porque la custodia compartida no exime de pagar alimentos cuando se da alguna de las siguientes circunstancias:

  1. Existe desproporción entre los ingresos de ambos progenitores.
  2. Uno de los progenitores no tiene ingresos, ni rendimientos por trabajo o rentas.

            En ambos casos el Juez de Familia podrá acordar la guarda y custodia compartida, y los hijos compartirán su tiempo con ambos padres, pero también procederá a fijar una pensión de alimentos, ya que la cuantía de la pensión alimenticia va a ser proporcional a las necesidades que tienen los hijos que la reciben, y también a los medios que tiene el progenitor que la abona.

            De esta forma se asegura que los hijos mantengan un nivel de vida similar con ambos progenitores, o por lo menos que tengan cubiertas sus necesidades cuando se encuentren con uno u otro.

                 Si tiene alguna duda consulte a su abogado, en todo momento el sabrá como asesorarle.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

TENGO UN PROBLEMA Y NO SÉ DONDE ACUDIR

El hombre cauto jamás deplora el mal presente; emplea el presente en prevenir las aflicciones futuras”

William Shakespeare

doors-1767563_1920

Tengo un problema

Así es como comienzas a admitir que precisas una solución ante una “cuestión discutible que hay que resolver o a la que se busca una explicación“.

Si te encuentras ante esta pregunta y no sabes que hacer, ni sabes qué camino tomar es importante que primero respires profundo y leas atentamente este post tomándote tu tiempo. Seguramente te ayudaremos a aclararte.

Vamos a colaborar contigo en dilucidar que camino elegir para resolver el problema que tienes delante y que puerta tomar para que se diluya.

Primero

Como has de saber qué clase de problema tienes, primero tienes qué contemplar que clase de síntomas rodea al conflicto que tienes delante. ¿Qué puede ocurrir?

  • Puedes estar sintiendo síntomas físicos de que algo no va bien dentro de tu cuerpo.
  • Quizás sientas una enorme tristeza.
  • Es posible que alguien no te haya pagado tu sueldo.
  • A lo mejor has discutido con tu ex pareja porque no te gusta como está educando a vuestros hijos comunes.
  • No sabes en qué colegio matricular a tus hijos.
  • Tienes las cuentas al descubierto y no tienes empleo remunerado.
  • entre otros.

Segundo

Una vez detectado el síntoma que te hace plantearte que te encuentras antes una difícil coyuntura en tu vida te planteas que necesitas a alguien para que te ayude a salir adelante y ver el terreno más nítido y la solución más cercana.

En algunos casos es fácil saber a qué profesional acudir o a qué centro llegarte para que se resuelva tu problema. Como por ejemplo, todos sabemos que si nos encontramos mal físicamente los Doctores pueden ayudarnos a superar nuestras dolencias. Sólo precisamos acudir al especialista competente en cada caso asesorado generalmente por el hospital o centro de salud al que llegues.

Sin embargo, hay ciertos conflictos que por su carácter es difícil encauzarlos en un profesional concreto por su carácter multidisciplinar y muchas veces su solución queda a medias por no acudir al especialista o especialistas adecuados.

Este es el caso de los problemas conyugales cuya solución puede venir de mano de un experto Psicólogo que te ayude a dilucidar que ocurre en tu pareja, de un profesional jurídico o Abogado que resuelva los asuntos legales de un divorcio y de guarda y custodia, o bien de un competente Mediador que os ayude a asentar las bases de un acuerdo que regirá entre tu pareja y tu para que todo vaya mejor.

Un equipo multidisciplinar te ayudará a reorganizar tu vida en todos los aspectos que se han visto tocados sólo tienes que llamar y concertar una cita.

Tercero

Una vez sepas que tu problema puede ser resuelto por un profesional concreto, sólo tienes que buscar al que más se adapte a tu presupuesto y a tu problema, contactar con el y pedirle una cita para que os pongáis manos a la obra y tu vida vuelva a la normalidad cuanto antes.

Si a pesar de haber leído el post tienes algún problema y no sabes a quien acudir, podemos ayudarte. Seguramente, nuestro equipo jurídico y de mediación te diga que hacer. Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos.

Ángela Victoria Correa Puche

Abogada experta en Mediación.

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

EL HOMBRE EN BUSCA DE JUSTICIA

Es cosa fácil ser bueno lo difícil es ser justo”

Victor Hugo

justicia_1

¿Realmente existe la justicia?

¿Acaso la crisis de valores ha atacado también a una gran parte del sistema judicial?

Una cuestión muy importante es  saber si ha quedado afectada la justicia por la crisis de valores que aqueja a la sociedad actual o, acaso sus integrantes han podido preservarse de esa quiebra de valores que tan profundamente ha arraigado en nuestra sociedad.

En la justicia al igual que en todo su entorno social existe una tendencia cada vez más marcada al predominio del trabajo mental sobre el emocional, a objetivar el trabajo que se realiza olvidando al sujeto que existe detrás de la cuestión objetivada, a prestar un trabajo profesional alejado del sujeto que hay tras la profesión, a relaciones carentes de compromiso. Al alejarnos como sociedad de una ética de valores cada vez nos es más difícil ver al sujeto que existe en cada relación porque resulta más cómodo relacionarse con una situación objetiva que con un individuo Ello constituye un conflicto social  que poco a poco deriva en una justicia mecanicista, automática y carente o deficiente de actuaciones éticas.

Así sucede en la práctica de la justicia penal cada día. Una justicia a la que los acusados de un delito acuden con el peso de la cárcel sobre los hombros, pero con el deseo de ser escuchados cuando se saben INOCENTES

Cuando la inercia de la justicia se pone en funcionamiento ocurre, en muchas ocasiones, que la persona se enfrenta a una condena de cárcel excesiva que el Ministerio fiscal ha solicitado de forma provisional, para luego concretizar en el acto del juicio, y en infinidad de ocasiones rebajar de manera importante

Ocurre con demasiada frecuencia que en el momento de entrar a juicio el Ministerio Fiscal ofrece una rebaja en la pena, y la ofrece de tal forma que de una manera u otra deja entre ver una presunción de haber prejuzgado los hechos antes de ni tan siquiera  haber comenzado el juicio.

Esa cuestión prejuzgada de alguna forma lleva en muchos casos a aceptar esa rebaja de condena a pesar de que en muchas ocasiones la persona es INOCENTE, y a pesar de que para beneficiarse de esa rebaja de condena tiene que declarase culpable y admitir que ha realizado unos hechos que no ha realizado.

Es este un agujero de la justicia por donde se cuelan gran número de sentencias de culpabilidad que recaen sobre personas inocentes. Confucio dijo que “Del uso de la fuerza a la injusticia hay solo un paso”.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

            Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

DIVORCIO: FRUSTRACIÓN O LIBERACIÓN

Es tan corto el amor y tan largo el olvido…

Pablo Neruda

heart-905598_1920

Casi todos creemos que cuando estamos ante una crisis de pareja lo primero que tenemos que hacer es buscar un buen abogado que nos consiga una buena pensión para nuestros hijos, la posibilidad de quedarnos con el uso y disfrute de la vivienda familiar, o la guarda y custodia de nuestros hijos. En definitiva un abogado que nos consiga unas buenas perspectivas de futuro. Pocas son las personas que buscan abogados, que además de reconducir el tema legal aparejado a un divorcio, les ayude a reconducir ese mar de emociones en el que navega la persona que se aproxima a una Separación matrimonial

Por todos es bien conocido las fases a seguir cuando la convivencia en pareja se hace inviable, pero pocas personas son las que piensan en sus emociones, en cómo quedarán después de este proceso. Pocas conocen o se plantean el hecho de que cuando la justicia les dé su sentencia de divorcio – momento en el cual creen que alcanzaran su tranquilidad -, miraran ese papel, leerán sin entender el argot en el que esa sentencia está escrita y se apoderara de ellas un enorme sentimiento de VACIO. Vacío al comprobar que su vida de muchos años ha quedado condensada en dos o tres folios  en los que poco o nada se dice del problema personal que los llevó a solicitar justicia, Vacíos porque poco o nada interesó el drama familiar por el  que ha tenido que pasar la persona y que tras la sentencia está tan vivo o más de lo que estaba antes de dar comienzo el proceso de divorcio.

Así pues, cuando tengo frente a mí a las personas a las que voy a dar su sentencia, me encuentro en la mayoría de los casos que, en casi treinta años de ejercicio profesional, nadie o casi nadie lee la sentencia en ese momento. La cogen, preguntan tímidamente por los temas que les preocupaba hasta ese momento, las pensiones establecidas, el uso del domicilio familiar y quien se queda con la guarda y custodia de los hijos menores, y luego… continúan hablando de lo que siempre les preocupó realmente, el  dolor asentado dentro de ellas y al que no saben darle salida, la frustración que les ha provocado el matrimonio porque tienen la sensación de haber obtenido mucho menos de lo que esperaban.

Lo mismo que en el primer momento dirigieron sus fuerzas a obtener unas buenas medidas económicas que le permitiesen ver el futuro con confianza, ahora, después de tener en la mano su sentencia, tienen que lidiar con el verdadero divorcio: DIVORCIARSE DE SUS EMOCIONES. Tendrán que alinear sus sentimientos con el resultado o modo de vida que pretenden vivir en el futuro y ese trabajo es algo que les toca hacer a ellas, ya que no se lo concederá ningún juez. Por tanto el verdadero divorcio es el divorcio emocional, que constituye aquel momento  en el que por fin nos sentimos bien, nos sentimos como deseamos sentirnos, y eso pocas veces se alcanza cuando concluye o termina el divorcio legal.

            Hay muchas personas que se divorcian legalmente, pero que quedan durante mucho tiempo, y otras de por vida, vinculadas de manera permanente a su ex pareja. Y ello incluso cuando llegan a formar nuevas parejas. Son personas que temen las reacciones de sus ex compañeros, que piensan más en lo que el otro/a pensará sobre tal o cual cuestión que en lo que  ellos mismos desean, es decir, no se atreven a ser quienes son y a actuar como sujetos de sus vidas. Se divorciaron un día, pero un cordón invisible de emociones mal gestionadas los mantiene atados.

   Mientras los sentimientos provocados por el divorcio (la angustia, la culpa, la deuda y el miedo) siguen presentes en sus vidas, continuan siendo prisioneros a su expareja.

    Cada vez que ponen su mente en aquello que no quieren en lugar de bloquearlo, lo que están haciendo es dejarlo entrar.

      Cada vez que actúan por temor a lo que el otro/a piense, lo que hacen es inundar sus vidas de inexistencia, convirtiéndose en objetos que el otro/a maneja a su antojo.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte

Apego a la pareja

Yo soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley

ilustr8

Prácticamente todas las personas se creen libres, piensan que son sujetos de su existencia. Pocos son los que se plantean qué lugar tiene en sus vidas EL APEGO, la dependencia emocional, existir en base a lo que otro piensa de uno mismo.

Esa necesidad de aprobación ajena representa el mayor de los apegos que rige la vida de cada persona y, también la mayor fuente de sufrimiento y frustración, ya que nuestra propia valoración la ponemos fuera de nosotros, la ponemos en el deseo de que otro u otros nos valoren, nos consideren excepcionales o necesarios para ellos.

Las cosas o las personas a las que nos apegamos representan esas inseguridades o vacíos internos que tenemos y, cuando esto pasa, lo que estamos haciendo es utilizar al otro como un instrumento para compensar nuestras propias carencias.

La base del sufrimiento es en realidad el apego a satisfacer un deseo que no es nuestro, pero que al satisfacerlo nos da un lugar en la vida de ese alguien a quien le cubrimos su deseo. De esta forma obtenemos un lugar en la vida de ese otro y, ese lugar obtenido se convierte en una zona de confort a la que nos apegamos y de la que no queremos salir.

Hasta tal punto nos apegamos a esa zona de confort en la que nos sentimos seguros, que ni tan siquiera miramos el alto precio que pagamos por permanecer en ella. Ese precio es un permanente sentimiento de frustración y una continua falta de contacto con nuestras emociones, a las cuales vamos relegando y tabicando. Así vamos confeccionando a una persona que cada vez es menos capaz de afrontar la situación que la tiene encarcelada y que huye del contacto de todas aquellas emociones que le recuerdan que en su vida hay algo que no funciona.

Esos apegos a lo conocido vuelven a la persona vulnerable, temen el riesgo de la libertad, y por eso prefieren la droga que supone que otro te valore por haber satisfecho un deseo que tenía ese otro.

Pero con el deseo viene el miedo, la ansiedad, las tensiones y por descontado la desilusión y el continuo sufrimiento, ya que aunque el primer sorbo de placer, cuando ese otro valoriza es maravilloso, lo cierto es que va prendido irremediablemente del miedo a perderlo y en cuanto la duda se apodera de nosotros sobreviene la tristeza y sufrimiento.

Si deseas tener una buena relación de pareja sepárate de tus apegos, sólo así lograrás caminar en libertad.

M. Angeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte