Me divorcio: ¿qué abogado necesito?

El divorcio es, en el mejor de los casos, un fracaso, y nos interesa mucho más buscar curar su causa que completar sus defectos.

Gilbert Keith Chesterton

Si algo ha quedado claro en estos días de confinamiento es que las relaciones personales no son sencillas. Posiblemente hayáis llegado a la conclusión de que necesitáis dar un giro a vuestra relación porque hay cosas que no funcionan.

Numerosas consultas sobre como proceder con el divorcio se están produciendo en los despachos de abogados de familia. Es por ello que queremos ayudaros en este trámite e indicaros cómo debéis hacer las cosas para que os funcionen.

Antes de nada, es importante que entendáis que aunque estéis en un proceso de ruptura o separación es necesario construir algo nuevo: una nueva relación.

Para que ese “algo nuevo” funcione es primordial que la ruptura o separación tenga la finalidad de serviros para estar mejor, puesto que si la intención es la de hacerle la vida imposible al otro no servirá de nada el paso que dais ya que el problema se va a acrecentar.

Mi experiencia profesional me ha argumentado una y otra vez que aquellas parejas que se divorcian conciliando su relación obtienen mejores resultados y consiguen rehacer sus vidas antes y en paz. Sin embargo, por el contrario, aquellas parejas que emprenden una contienda, permanecen ancladas en el conflicto durante años.

Cuando busquéis un abogado, buscad uno que os ayude a crear una nueva relación en vez de a destruir aún más lo que ya está roto. El divorcio, al igual que las relaciones de pareja, es un camino en el que es importante aceptar y reconocer la realidad que ha desencadenado la situación. Es fundamental apretar los puños y construir vuestra nueva realidad, teniendo en el horizonte el bienestar de cualquier implicado.

Estamos viviendo momentos de tensión que propician que todo aquello que estaba podrido salga a la luz. No obstante, toda esa podredumbre no es más que el camino que se ha de seguir para alcanzar el éxito y construir unas nuevas bases que configuren tu nueva realidad.

Encuentra un abogado o mediador que resuene con esto que escribo, porque así tendrás el éxito garantizado.

Construir en medio de la destrucción es posible.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y pide cita.

En este enlace recibimos tu preguntas y te contestamos a la mayor brevedad posible.

Incumplimiento de contrato en tiempos de COVID-19

El incumplimiento de contrato es una causa de acción legal en donde un acuerdo vinculante o un intercambio negociado no es respetado por una o más de las partes del contrato por mal desempeño o interferencia con el desempeño de las otras partes.

Que estamos viviendo una situación excepcional, ya no hay nadie que lo dude. En cierta medida, empieza a vislumbrarse una cierta luz de reanudación de la actividad económica y es momento de empezar a encontrar soluciones a los problemas que se van a ir generando conforme se reanude el movimiento de personas y estas se den cuenta de la cantidad de cuestiones que necesitan ser resueltas.

Tenemos que adaptarnos a la nueva realidad y para ello tenemos que optar por elegir herramientas que nos ayuden a solucionar el problema cuanto antes.

Desde que se decretó el estado de alarma, se han venido produciendo multitud de incumplimientos de contratos, algunos justificados por la excepcionalidad, pero otros no. Esto ha generado un tremenda inseguridad jurídica entre los contratantes. Si este es tu caso, estarás barajando las posibilidades que tienes para hacer efectivo el objeto del contrato y exigir su cumplimiento.

Por supuesto que la vía judicial es efectiva, pero debido a la parálisis sufrida y la acumulación y sobrecarga que ya presentaba, los juzgados se van a ver desbordados, lo que implica que la nueva situación colapse todavía más los procedimientos judiciales, y que lo que tu deseas que se aclare cuanto antes, se demore en el tiempo si eliges esta vía. Es por ello, que te recomiendo utilizar vías, igual de efectivas, y que actualmente son más rápidas porque descongestionan el sistema judicial.

La mediación, la conciliación, la negociación o el arbitraje son algunas de esas vías que están a tu disposición para resolver, entre otros, cualquier incumplimiento de contrato. Son procedimientos efectivos, eficaces, rápidos y más baratos, características fundamentales para la situación actual.

En nuestro bufete, te ofrecemos resolver tu problema desde mediación, siendo este un proceso en virtud del cual las partes en conflicto negocian un acuerdo guiados por la imparcialidad del mediador. Sólo necesitas tener en mano el contrato y que ambas partes tengáis ganas de resolver el problema para quedaros tranquilos cuanto antes.

Es importante recordaros que cualquier acuerdo que alcancéis en mediación tiene efecto de contrato, por tanto puede protocolarizarse para poder hacerlo efectivo en caso de un nuevo incumplimiento. Esto quiere decir que la mediación es un procedimiento que te ofrece todas las garantías de que tu problema se resolverá.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y pide cita.

En este enlace recibimos tu preguntas y te contestamos a la mayor brevedad posible.

Necesito una solución para mi situación actual

La medida de la inteligencia es la capacidad de cambiar.

A. Einstein

Estamos atravesando un periodo muy denso en nuestras vidas. No sólo a nivel mundial, sino también en el plano personal. Sin embargo, dado que en tiempos convulsos es importante pararse a reflexionar sobre lo que funciona y no funciona, se nos ha planteado la oportunidad de comenzar muchas cosas desde cero o al menos desde un punto de vista que no contemplábamos. Si la crisis del coronavirus ha dejado muy poquitos cimientos en pie de tu vida y la incertidumbre no te deja darle solución a los problemas, este post es tu respuesta.

Seguramente, en estos días, te hayas planteado que necesitas darle una solución a tu situación personal, ya que de golpe y porrazo se ha destruido tu férrea realidad. Una realidad que considerabas, incluso, indestructible. Pero te has percatado de que “algunos limites que configuraban tu vida, no eran reales, sino que eran auto impuestos“. Por tanto, es momento de ser creativos y de dar una vuelta de giro a tu vida, pegando los trozos que han quedado intactos pero rellenando con nueva masilla aquellos que han desaparecido para siempre, como hacen los arqueólogos.

Entonces, ¿qué podemos hacer con lo que tenemos?

Ya que todos hablan de una “nueva normalidad”, es momento de crear la “nueva realidad” con aquello que se mantiene. Esta determinará quien quieres ser y qué quieres ser. Es tiempo de expandir las posibilidades dentro de los límites que nos vienen impuestos desde las normas. Aunque parezca mentira, un mundo de posibilidades está a tu alcance… sólo necesitas abrir tu imaginación.

A modo de ejemplo, y haciendo alusión a mi campo de trabajo, supongamos que en este periodo te has dado cuenta que tu matrimonio no funciona y necesitas darle solución a los problemas que llevas sobre la espalda. Quieres crear “una nueva realidad” con tu pareja.

Tienes varias opciones para salir adelante:

  1. Construir algo nuevo, respetando las estructuras que siguen funcionando.
  2. Destruir al otro utilizando sucios trucos para derrotar al otro.

Ni que decir tiene que, obviamente abogo por la primera, pero soy consciente de que la segunda puede ser elegida por muchos. Dentro de esa primera solución, otro campo de posibilidades se abre ante ti. Cosa que no ocurre si eliges la segunda opción.

Decidiendo construir algo nuevo puedes elegir entre: separar vuestros caminos o unirlos, pero ambas opciones han de ser bajo la rubrica de construir una nueva relación fijando de forma creativa los elementos que van a configurar vuestra decisión, puesto que se ha evidenciado que lo viejo no funciona.

Construyendo una nueva relación:

  • Das voz a lo que se encuentra dentro de ti y quieres que se realice.
  • Das luz a las zonas oscuras que perjudicaban las relaciones.
  • Te enfrentas con coraje y valentía a todo aquello que te preocupa.
  • Reconstruyes los trozos rotos de vuestra relación.
  • Negocias estructuras nuevas para alcanzar el objetivo pretendido.
  • Estableces las leyes que regirán de forma flexible tu nueva realidad.

Esto es extrapolable a cualquier tipo de problema al que desees darle solución, puesto que ante un conflicto siempre tienes la opción de construir o destruir. En mis sesiones de mediación, las parejas construyen bajo esos principios.

Y tú, ¿construyes o destruyes?

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y pide cita.

En este enlace recibimos tu preguntas y te contestamos a la mayor brevedad posible.

La “nueva normalidad”

En medio de la dificultad yace la oportunidad.

A. Einstein

Llevamos varios días escuchando hablar de la nueva normalidad. Y yo me pregunto, ¿qué es una nueva normalidad y en qué va a consistir?

He de admitir que han tenido que pasar algunos días para poder integrar este concepto en mi realidad y comprender el efecto que va a tener en la vida de las personas. Actualmente, esa nueva realidad depende de la incertidumbre, de la nada. Es por ello que he tenido que mediar con el concepto para que me descubriera los secretos que esconden esas dos palabras unidas y llegar a un acuerdo en el que ambos salgamos ganando, tal como le digo a mis mediados en la mesa de redonda de mi despacho.

Para comenzar el análisis de como esa nueva realidad puede afectar a tu vida, primero has de preguntarte, ¿tengo objetivos en mi horizonte? ¿Deseo alcanzar alguna meta que me he propuesto hace tiempo? ¿Estoy esperando a que digan que tengo vía libre para soñar?

A corto plazo he visto como los planes, sueños, metas y objetivos de la gente que me rodea se han visto quebrantados. Se ha generado un vertiginoso giro en sus vidas, y en la mía también, produciéndose “muchos cambios en poco tiempo“. Eso ha provocado y sigue provocando una sensación de mareo que deviene en situaciones de pánico ante la incertidumbre asentada en nuestras vidas. Parece que navego sin rumbo… y eso nos deja a expensas de donde la marea vaya y quiera dejar naufragar nuestra embarcación.

He podido observar que desde fuera no nos dan muchas opciones a seguir soñando y creando nuestro futuro, puesto que parece que la única solución a esta crisis es estar a expensas de unos datos que, sin tener la cobertura que necesitarían, no modifican la incertidumbre. Y por consiguiente, no permiten marcarte ninguna meta, porque no hay certeza de que puedas llevarla a cabo. Es por ello, que lo primero que he comprendido con el concepto de “nueva normalidad” es que lo que viene de fuera no puede impedirme marcarme objetivos y conseguirlos. Quizás estéis pensando…. “pero si no me permiten salir a la calle, o no puedo reunirme, ni tampoco puedo salir al extranjero, ¿qué clase de objetivo me voy a plantear? Tendré que esperar a que me dejen hacer cosas, ¿no?“. Y ahí es donde he descubierto mi propio error y seguramente el de muchos de los que estáis leyendo esto.

¿A qué me refiero? Analicemos uno de los puntos de la situación actual… Si lo que queremos es que la vida vuelva a las calles con el menor riesgo posible (hasta ahí todo es plausible), tenemos dos opciones:

  • Reforzar todos y cada uno de los puntos que sean débiles del sistema garantizando que la vida vuelva al exterior tal y como era pero garantizando las coberturas necesarias para controlar la situación. Es decir, marcar el claro objetivo de reforzar los cimientos que estaban podridos.
  • O esperar a que sin hacer nada, el devenir sobrevenga una solución. Es decir, quedando a expensas de la incertidumbre y del azar pero sin marcar ningún rumbo a un objetivo.

Extrapolando esto a nuestras vidas del ahora, puedo observar que lo que está fallando es que nadie se está marcando objetivos, y si alguien se los ha marcado, no está recorriendo el camino necesario para cumplirlos. Es decir, yo puedo tener muy claro que quiero pintar la pared de mi casa, pero si no me marco el objetivo de comprar la pintura y las brochas, y me quedo esperando a que aparezcan, seguramente nunca pinte la pared… porque no recorro el camino para poder hacer efectivo el pintar la pared de mi casa.

Esto quiere decir que ha llegado el momento de marcarte el objetivo de llegar al nuevo mundo, creando una hoja de ruta y manejando los vientos de fuera para llegar a alcanzar el objetivo que te hayas propuesto.

¿Habrá que lidiar con lo que hay fuera? Siempre. Por supuesto. Pero si quieres conseguir que fuera algo cambie, empieza por cambiar tu y marcarte objetivos a corto plazo que impliquen la salida al exterior. Todo comenzará a ser diferente.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y pide cita.

En este enlace recibimos tu preguntas y te contestamos a la mayor brevedad posible.

#yomequedoencasa

No heredamos la tierra de nuestros antepasados. La legamos a nuestros hijos.

Antoine de Saint-Exupéry

Nunca antes una misma etiqueta ha marcado a todas las generaciones que habitan actualmente el mundo. El #yomequedoencasa no es sólo el eslogan que persigue combatir una pandemia, es el rumbo que han tomado las vidas de los habitantes de este planeta.

Como ya sabrán, una etiqueta es una norma que marca como ha de ser el comportamiento de las personas. Esta etiqueta, por todos bien conocida y que apela al cuidado de uno mismo para proteger a los demás, esta generando tendencia. Una tendencia que está llena de buenas intenciones pero que a su vez genera consecuencias. Una tendencia marcada por unas expectativas que alteran el comportamiento de las personas. Una tendencia que estereotipa tu conducta y que de no hacerla manifiesta, te rechaza.

Generalmente, corremos de un lado para otro tratando de cumplir con nuestra rutina diaria. Sin apenas pensar en las consecuencias de nuestras acciones, nos dejamos llevar por la inercia del día a día. Ahora que no nos apremia el tiempo, puesto que la indeterminación de la situación no nos marca un objetivo temporal, es momento de adelantarse a las consecuencias que el #yomequedoencasa ya está generando.

Este texto no está dirigido a que la gente cumpla la norma, puesto que a la vista de todos está, que estamos siendo fieles a la protección de todos los que nos rodean. Estamos siendo cívicamente responsables.

Este texto es una declaración de intenciones, que se adelanta a esas consecuencias de las que os hablo. Soy conocedora de que están surgiendo infinidad de conflictos en el entorno familiar, entre otros: propuestas de divorcios, ex parejas que amenazan con demandar por incumplimiento del convenio regulador, desuniones entre hermanos, disputas padres-hijos, enfrentamiento entre vecinos… que pueden devenir en un colapso judicial en los meses próximos. Como mediadora de conflictos, es mi deber ético, adelantarme para evitar ese colapso y ofreceros el recurso de la mediación para reconducir estas situaciones.

Ya que la situación global nos ha apartado de la vida por un tiempo determinado, valorad las consecuencias de la situación y apostad por la solidez de vuestras relaciones personales. Es inevitable que surjan conflictos, puesto que modos de pensar hay tantos como personas habitando en la Tierra, pero apostad por mediar las soluciones de los conflictos que os está generando esta situación. Sólo así estaréis diciéndole sí a la vida y separándoos por fin de todo aquello que os habéis dado cuenta, no queréis que esté en vuestra realidad.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y pide cita.

En este enlace recibimos tu preguntas y te contestamos a la mayor brevedad posible.

REGIMEN DE VISITAS EN SITUACIONES EXCEPCIONALES

Desde que dio comienzo el confinamiento, por el estado de alarma decretado por el gobierno, son muchas las preguntas que nos hacen a los abogados de familia sobre las posibilidades de dar continuidad al régimen de visitas y custodias compartidas recogidas en las sentencias judiciales de divorcio, separación matrimonial o guarda y custodia.

Las primeras respuestas fueron contestadas desde la lógica y desde el desconocimiento de una situación nueva que nunca antes habíamos vivido. Pero al día de hoy los jueces y Fiscales de familia se han pronunciado sobre el quehacer diario del régimen de visitas y custodias compartidas y en la inmensa mayoría de los casos han acordado que el desplazamiento de menores para dar cumplimiento a los regímenes de visitas y custodias compartidas, supone un claro riesgo para la salud general y para los propios menores, y que por tal razón deben permanecer con el progenitor con el que deban convivir durante el confinamiento.

La respuesta judicial ha provocado una respuesta inmediata de personas, padres y madres, que no están entendiendo que nos encontramos ante un cambio del sistema, un cambio de nosotros como individuos, que nos vienen a preguntar ¿entonces no tengo que pagar la pensión o pensiones alimenticias durante este tiempo?, y amenazan al progenitor custodio advirtiéndole que si no hay régimen de visitas tampoco habrá pago de pensión.

Desde aquí quiero invocar la responsabilidad de cada padre, de cada madre para con respecto a sus hijos, salvaguardando sus derechos.

Los niños necesitan cubrir sus necesidades también en este estado excepcional en el que nos encontramos, no vale seguir actuando guiados por el rencor y la rabia hacia el otro progenitor porque los grandes perjudicados son nuestros hijos.

El Universo nos está lanzando un increíble mensaje a todos, podemos no oírlo y seguir haciendo las cosas desde la misma rabia y el mismo rencor que hemos palpado día a día en los juzgados y despachos de familia, o aprender y disponernos a actuar de otra forma. Recordar porqué un día elegimos como padre o madre de nuestros hijos a esa persona que ahora nos despierta tantos sentimientos negativos, en definitiva recordar lo que nos unió y no alimentarnos de lo que nos separó.

Angeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte

¿Es el Coronavirus mi problema?

Nunca dejes que tus miedos ocupen el lugar de tus sueños”

Es curioso como de golpe y porrazo todas las puertas que tenemos abiertas en nuestro día a día se pueden cerrar.

Incluso aparecen puertas en lugares donde no existían y nos sorprende ver cuán poderosas pueden ser incluso siendo invisibles. Pero, ¿estoy realmente sometiéndome a esa puerta o estoy tratando de descubrir para qué he puesto yo esa puerta en mi vida? Desde el plano material parece que lo hago para frenar un virus, que sí, que tiene su base científica y por eso todo el mundo se encuentra encerrado en su casa, pero y en el plano personal: ¿qué viene a decirte esa puerta cerrada de ti? ¿Para qué hemos tenido que llegar a este extremo? No me queda más que salir al balcón de mi casa para observar como el civismo y la responsabilidad colectiva está siendo demostrado. Pero hay que ir un poco más allá de la responsabilidad colectiva y hacer un camino interior, si no de nada vale cerrar tantas puertas, porque lo peligroso no está fuera en modo de virus, está dentro de ti si no sabes darle una respuesta Verdadera a la situación.

Ya todos, o al menos un porcentaje considerable de población, sabemos que todas estas puertas cerradas nos están enfrentando a un cambio a nivel social y nos están potenciando que reflexionemos acerca de la importancia que tiene cada detalle en nuestra vida. Pero no nos quedemos en lo superficial del asunto, porque hay algo que va más allá y que resulta ser una trepidante aventura.

Como mediadora de conflictos no me cabe más remedio que ponerme “Frente al espejo de este conflicto”, y eso es lo hago que con este post.

Soy de las que considero que el ser humano puede ser bueno por naturaleza y que las adversidades unen, patente queda tras las muestras de solidaridad y compañerismo que estoy visualizando en las noticias, sin embargo esa bondad, para que sea una bondad verdadera ha de ser meditada, sostenida y trabajada, de lo contrario puede desaparecer tan rápido como vino cuando aparece la histeria. Y es que un acto de bondad irreflexivo es una demanda a otro en un futuro.

Por ello es primordial que te plantees que estamos haciendo realmente con estas medidas que paralizan la vida creyendo que es una apuesta por la vida porque de nada valdrán si cuando salgamos de casa todo vuelve a ser como antes. Es decir, sin consciencia individual de que lo que yo encuentro fuera es algo que he puesto desde dentro.

Abre esa puerta y únete al desafío de descubrir quien eres.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

En este enlace recibimos tu preguntas y te contestamos a la mayor brevedad posible.

Yo, que he nacido mujer…

“No deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”

Mary Wollstonecraft

Yo, que he nacido mujer, me he enamorado de un hombre bueno que admira mi fuerza, mis deseos y mis metas, acompañándome en las caídas y celebrando mis éxitos.

Yo, que he nacido mujer, he tenido un padre que disfrutaba de como su hija emprendía con constancia la ilusión de un nuevo día.

Yo, que he nacido mujer, he inventado historias, creado mundos paralelos y vestido muñecas con un hermano al que no le daba miedo lo que pensaran de él.

Yo, que he nacido mujer, tengo amigos hombres con los que comparto aficiones, ideales y objetivos, con los que cambiar el mundo para mejor.

Yo que he nacido mujer, tengo compañeros de trabajo que alaban la valentía que muestro al afrontar nuevos proyectos y retos, fomentando el buen hacer de mi trabajo.

Yo, que he nacido mujer, tendré hijos a los que les diré que hombres y mujeres somos iguales pese a nuestras diferencias, ya que lo que nos hace únicos es lo que .

Yo que he nacido mujer, tengo una madre que me dijo que las mujeres también somos valientes.

Yo, que he nacido mujer, camino con el fiel convencimiento de que mi sexo es capaz de hacer todo aquello que se proponga lograr.

Si alguien te dice lo contrario, recuérdale que tú que eres mujer sabes perfectamente cual es el límite de tus posibilidades.

Si necesitas ayuda, ponte en contacto con nosotras.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

En este enlace recibimos tu preguntas y te contestamos a la mayor brevedad posible.

¿Dónde solicito una mediación?

La mediación es un proceso en virtud del cual un mediador interviene en un proceso de negociación con la finalidad de que las partes negociantes lleguen a un acuerdo en puntos donde se encuentran en controversia.

Si tienes un problema con alguien que no se ha resuelto aún, seguramente te hayas planteado que necesitas ayuda. Dependiendo del problema que tengas necesitaras la asistencia de un abogado o de un mediador.

Si necesitas un mediador para negociar con tu ex pareja el convenio regulador, un acuerdo de parentalidad o la liquidación de gananciales; o bien para resolver con tus hermanos quien se va a quedar al cuidado de vuestros padres; o quizás necesitas resolver con un vecino un problema de ruidos, olores o servidumbres, puedes solicitar cita con un mediador profesional en los despachos jurídicos profesionales donde haya gabinete de mediación.

Además, los colegios profesionales de abogados tienen un servicio de mediación, así como pueden informarte de las asociaciones que trabajan resolviendo problemas como el tuyo.

Una vez hayas tomado la decisión de que necesitas ayuda en AMAPUCHE puedes contar con una mediadora especialista en tu caso que será la persona que te ayudará a negociar buenos acuerdos asegurando tus derechos en el procedimiento. En todo momento, tu serás el creador o creadora del acuerdo que garantice la resolución del conflicto.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis.

Padres Sobreprotectores

“Cada vez que los sobreprotegemos les quitamos los anticuerpos ante su futuro”

Anna Mascaró

La sobreexposición y el miedo al fracaso está criando una generación de niños cuyo único límite es no sentir frustración debido a la sobreprotección de sus padres.

Con demasiada frecuencia, cuando paso por la puerta de algún colegio, observo como son los padres los que cargan con las mochilas de sus hijos, tanto a la salida como a la entrada. Y no sólo de menores de edad de Educación Primaria, también de secundaria y en ocasiones no cargan con una sola mochila, sino con tantas como descendencia tengan.

Esta acción, inspirada por la comparativa con otros padres y por la “pena” que ocasiona ver a los menores cargados, no deja de ser una señal de auxilio ante una demanda que nunca debiera haber existido si desde el nacimiento se hubiese educado a los hijos a hacerse responsables de sus propias cosas. Por supuesto, siempre atendiendo a las necesidades de cada franja de edad.

El anhelo de los adultos de vivir una vida sin complicaciones provoca el ferviente deseo de evitar que los niños sufran, sin embargo, en contadas ocasiones nos comentan que es la frustración de un objetivo insatisfecho y su correcta gestión la que nos impulsa a todos a seguir avanzando hacia un mundo mejor.

Por tanto, ante la evidente pregunta de si se ha de hacerle a los menores el camino más fácil, la respuesta es tanto negativa como positiva. Pues no podemos hacerle la vida más fácil a costa de su falta de implicación en sus responsabilidades, pero si podemos hacerle la vida más fácil enseñándoles a manejar la frustración para conseguir grandes cosas.

Supongo que a ningún padre le gusta ver sufrir a su hijo, por ello cuando nos encontremos con que nuestro hijo tiene un problema lo importante es saber guiarle para que lo resuelva, no resolvérselo nosotros mismos. De esta forma será más fuerte y más capaz de enfrentarse al día a día con mayor facilidad y mejores herramienta. Por supuesto, siempre es posible ofrecerle apoyo pero no ejecutarle la solución.

Muchos padres separados llegan a nuestro despacho molestos con la forma en la que alguno de los progenitores protege a sus menores y nuestra respuesta siempre es la misma. Es necesario sentarse y hablar para establecer cuales van a ser las pautas mediante las cuales van a educar a sus hijos, sin incoherencias entre uno y otro y favoreciendo la educación integral de los menores.

Si no sabes que hacer y necesitas asesoramiento, desde AMAPUCHE te invitamos a que si te encuentras en esta coyuntura nos consultes. Somos un despacho especializado en derecho de familia que aborda el conflicto desde el bienestar de las partes. Además, apostamos por que seas tú quien decides establecer las normas que van a regir tu situación personal.

No dejes que un tercero ajeno a tu vida decida por ti.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Visita AMAPUCHE y ven a conocernos para que podamos ayudarte.

Si tienes alguna pregunta, pincha el enlace y formúlala. Te contestaremos con la mayor brevedad posible.