“Te voy a llevar a Juicio”

La vida es breve; el arte, largo; la ocasión, fugaz; la experiencia, engañosa; el juicio, difícil.

Sócrates

achievement-3385077_1920

Actualmente, cuando dos o más personas se pelean o experimentan simples desavenencias con otra persona le sueltan eso de: “¡te voy a llevar a juicio!

La facilidad de acceso a las instituciones judiciales, aunque a algunos les pueda parecer que no, es tan grande que utilizar esa expresión se ha convertido en una muletilla que utilizas para defenderte de no querer abordar un problema que puedes resolver por ti mismo a fin de intentar quedar “libre de culpas”.

Como me ha ocurrido a mi hasta hace relativamente poco, es posible que no te hayas parado a reflexionar el concepto de Juicio nunca. Tenemos tan asociado a la palabra que un juicio consiste en un procedimiento en el que un juez dice que se ha de hacer ante una situación concreta que le planteamos que no nos percatamos que un juicio es mucho más que ello y que el origen de la palabra no es nombrar un proceso sino definir una acción de pensamiento de una persona Sabia.

Esta confusión viene de la deformación de la sintaxis en la que empleamos el concepto. La expresión “llevar a juicio” implica ir a un lugar, sin embargo esta expresión no contempla la figura del juez – que a mi entender es la figura más importante de todo el proceso -. ¿Cuando empezamos a utilizar la expresión “llevar a juicio” por la de “someter a Juicio”?

Quizás pueda parecerte una tontería esto que te cuento, pero lo cierto es que es sumamente importante utilizar las palabras correctas a fin de darle el valor que requiere un acto tan importante como el someter un hecho a Juicio.

En teoría, los jueces deben ser personas dotadas de tal calidad ética y moral que son capaces de dirimir cualquier cuestión litigiosa con auténtica justicia y principios éticos; pero lo cierto es que hoy en día al juez no se le valora su grado de discernimiento ético de las situaciones, simplemente se le valora que tenga un correcto conocimiento de parte de la legislación que rige un país, sin entrar a valorar su condición personal para ejercer justamente su posición.

Tal deformación del concepto de Juicio implica que la justicia ande tambaleándose, pues no existen leyes escritas que definan que decisiones son correctas o no, pues esto lo da la calidad del juez en dirimir una cuestión en base a los principios éticos que deben consolidar la personalidad de las personas. Al estar cada vez más confundidos los principios morales de la sociedad, las personas emplean más las instituciones judiciales para resolver asuntos que con el cumplimiento de la palabra dada sería de fácil resolución sin la necesidad de acudir a que el juez bajo su Juicio resolviera la cuestión.

Por tanto, no consiste en llevar a juicio “sin ton ni son” a todo el mundo y cada cuestión, consiste en que nos paremos a reflexionar la entidad de Justicia y la importancia de tener un Juicio acorde a los valores del bienestar social.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Visita AMAPUCHE y ven a conocernos para que podamos ayudarte.

Si tienes alguna pregunta, pincha el enlace y formúlala. Te contestaremos con la mayor brevedad posible.

Anuncios

SI BUSCAS ABOGADO NO MIRES SOLAMENTE LO QUE SABE MÍRALE LA VIDA

Oír es precioso para el que escucha”

Proverbio egipcio

lens-1209823_1920

Vivimos en una sociedad anestesiada en la que, para vivir en ella y ser aceptados por la misma, lo importante no es la REALIDAD sino la verdad que impera en cada momento. De esta manera cada vez vivimos en una sociedad más adormecida que día a día pierde su capacidad de evaluar que es lo que dejamos que entre en nuestras vidas y que decidimos no dejar entrar.

Y se preguntaran Vdes: “¿qué tiene esto que ver con elegir a un abogado o a otro para que defienda nuestros intereses?”

Lo cierto es que tiene mucho que ver.

Hay una Ley Universal que dice: “ Lo similar atrae a lo similar”. Por lo que ante el conflicto las personas buscan o encuentran la solución de dos formas muy distintas:

1.- Hay un grupo de personas que quedan estancadas en el problema que las atrapó e intentan buscar soluciones idénticas a aquellas que las llevaron hasta el problema y que las mantiene atrapadas. De esta forma dan siempre vueltas de forma continuada sobre lo mismo. Sobre lo anterior.

2.- Existe otro grupo de personas que se apartan de los parámetros y de las decisiones que los llevaron al problema y encuentran la solución conduciéndose a sí mismos a la mejor versión de ellos, a aquel lugar donde brillan.

Este segundo grupo conduce su psiquismo hacia la realidad que desean alcanzar, que no es otro que vivir sin el problema que las tiene atrapadas.

Al igual que existe esta división a la hora de enfrentar un  problema, la misma escisión se produce cuando tenemos que elegir un abogado que nos ayude en su resolución.

Dice el título de este post que si buscas abogado no le mires solo lo que sabe, mírale su vida, y eso es porque en su vida es donde deja patente que emana la verdad que eligió para su vida.

Y… ¿porqué mirarle su vida? ¿Qué tiene  que ver su vida con el problema que me aqueja y le entrego para que lo solucione? Lo cierto es que en las vidas de las personas – y esto incluye a los abogados – no existen áreas diferenciadas. Si no gestiona bien su vida, si se caracteriza por una vida caótica, seguramente la forma de dar respuesta al conflicto que le llevas para que lo soluciones, será tan caótica como el resto de su vida. El psiquismo humano trabaja con las mismas leyes en todas las áreas de nuestra vida. No existen leyes distintas que rijan nuestra profesión, nuestra salud o nuestras relaciones.

Por tanto resulta de vital importancia saber elegir al abogado que nos va a alejar del empecinamiento mental que nos mantiene atados en el conflicto y en la perenne insatisfacción, y con esa conducta va a dar solución jurídica al problema y va a disminuir la carga emocional que toda situación de enfrentamiento y división trae a nuestras vidas.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE: ¡podemos ayudarte!

Escribid vuestras preguntas y os contestaremos con la mayor brevedad posible a lo que necesitéis.

Amigos

Nada es tan divertido como un cambio total de ideas”

Lawrence Sterne

CIMG0235

En una maravillosa conversación con una amiga de toda la vida en la puerta de su casa en la que tantas horas pasé en mi infancia y donde tantas historias se crearon con nuestras muñecas, nos encontrábamos, ayer, ella y yo hablando de la vida.

Hablando de circunstancias, amigos, inquietudes, risas, llantos y del futuro.

Ella, sin quizás saberlo, puso Frente a mi el Espejo del que hablamos semanalmente en este Blog, para hacerme ver lo que de verdad quiero y deseo de las situaciones que me ocurren en el devenir de mi día a día. Por lo que me descubrí reflexionando sobre mis propias ideas. Aquellas que me limitan y aquellas que expanden mi conciencia. Me descubrí buceando entre mis pensamientos más ocultos. Los que incluso yo no conozco.

Nuestro tema central era la amistad.

La amistad como una delgada linea que es posible, al igual que las relaciones de pareja, que se rompa. O quizás, que se divida para tomar caminos separados.

En nuestros caminos, las personas con las que compartimos la vida llegan y se van. Amistades exprés, lentas, vitalicias, desde la niñez, tóxicas, saludables, divinizadas o incluso tan fuertes como las relaciones familiares configuran nuestra persona y modifican incluso nuestro patrón de conducta.

Nos creemos que sólo las relaciones de pareja acaban, porque es algo que hemos normalizado – decía ella -, pero lo cierto es que los caminos de las personas evolucionan y en ocasiones las personas con las que antes tenías una gran afinidad, acaban convirtiéndose en incompatibles contigo.

Incompatibles porque lo que hemos venido a aprender cada uno viste un disfraz diferente, que en algún momento determinado tuvo algún detalle similar. Incompatibles porque ya no importa seguir compartiendo momentos, simplemente recordar los pasados con gratificación.

Al igual que con las relaciones de pareja, acabar bien una amistad es un derecho adquirido por todas las personas, puesto que lo contrario genera mucho malestar. Porque intentar alargar una cuerda que ha llegado a su fin, acaba rompiéndola.

Cuando damos pero no recibimos nada a cambio se genera una deuda que acaba por convertirse en dinamita para las relaciones, puesto que la idea que nos vendieron de que ser solidario es lo más gratificante para el ser, acaba por convertirse en mentira cuando descubres que siempre esperas que el otro responda con algo cuando tu has dado.

No se trata de ser interesado, sino de dar y recibir en igual medida, ya que generalmente, las relaciones acaban porque uno dio, esperó y se cansó.

Hablábamos de que cuando algo acaba sin motivo, precisamos saber que ocurrió para poder dar un carpetazo con la finalidad de hacer descansar nuestros pensamientos,

No obstante, para tranquilizarnos simplemente necesitamos hacer abstracción de conciencia e integrar en nuestro pensamiento que hicimos mal y qué hicimos bien, ya que una vez realizado esto, lo único que queda es sonreír cuando el recuerdo de una amistad en cenizas enciende alguna de sus reminiscencias en tu memoria.

Todo lo demás,  es impedir que cada uno siga su camino, porque mediar no sólo es hacer que las personas recuperen una amistad o una relación, mediar consiste en comprender qué ocurrió para darle al alma la tranquilidad de dejar resuelto un asunto. Y si la solución consiste en andar por caminos separados, bendito sean nuestros caminos.

Por tanto, sólo queda decirnos… ¡buen camino!

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

 

Cada loco con su tema

Que antes que nada soy partidario de vivir”

Cada Loco con su tema – Serrat

DSC00714

Mirando esta foto en la que se ve el fiel reflejo de la felicidad me he parado a pensar que últimamente los acontecimientos diarios sobrepasan el límite de lo idealmente soportado por cualquier persona del mundo.

No sé si os ocurre, pero desde hace un tiempo hasta aquí la sensación de que el tiempo va más deprisa se apodera de cada una de las actividades que hago. No se si trata de un presentimiento o sencillamente que soy consciente de la resonancia  schumann.

El caso es que experimento día a día como el tiempo discurre y las noticias que llegan del exterior son cada vez más catastróficas. La gran mayoría de los días no queda hueco para la bondad. Sin embargo, creo que estamos en la Tierra por eso. La sociedad me hace sentir nostalgia de aquel mundo que me imaginaba que era cuando desde la niñez todo parece más sencillo. Encontrar ese remanso de buenos quehaceres y buenas formas se está convirtiendo en todo un reto.

Y por supuesto que soy consciente de que es desde uno mismo desde donde se genera lo que te rodea, es por ello que me planteo que cada día es una magnifica oportunidad para ser mejor persona, porque lo cierto es que lo que veo en la sociedad me dispara a querer apartarme de ella. Pero creo que no es la solución.

Nos estamos olvidando de nuestra capacidad de comunicarnos a través de los gestos y de las caricias;

de las palabras sinceras que llegan al alma y no atraviesan y rompen en pedazos el corazón;

Nos hemos olvidado de lo que significa arrepentirse porque hemos abusado del pedir perdón sin sentirlo, sólo por quedar bien;

de que la amistad consiste en ser amigos, no en subir fotos a las redes sociales y darle a me gusta y comentar con muchos corazones y unicornios;

de que una familia es algo más que un grupo de whatsapp que se felicita por los cumpleaños;

de que el conocimiento sirve para ser mejor persona, no peor;

de que saber no vale nada si no demuestras que haces lo que sabes;

Nos hemos olvidado de llamar a ese amigo de toda la vida cuando le has traicionado;

de hablar con tu vecino cuando sientes que las cosas pueden hacerse de otra manera;

de celebrar cumpleaños con sándwiches y un globo en la puerta:

Nos hemos olvidado de porqué estamos aquí PERO a eso hemos venido: a despertarnos del sueño que nos hace olvidar que el TEMA es RECORDAR.

Mientras tanto… que siga cada loco con su tema.

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

 

Orgulloso de amar

Da a tu espíritu la costumbre de la duda, y a tu corazón la de la tolerancia”.

Georg Christoph Lichtenberg

u-leg-bridge-1370430_1920

En Mediación hablamos de ponernos en los zapatos del otro para poder llegar a entender lo que piensa y siente sobre lo acontecido.

Tener la capacidad de sentir en tu propia piel lo que siente otra persona por el mero hecho de empatizar con ella nos ofrece la posibilidad de solucionar un problema con mayor brevedad y mayor posibilidad de concluir exitoso.

Esta semana, los medios de comunicación se han llenado de palabras de tolerancia en apoyo a los colectivos de LGTB con el fin de crear esa opinión pública que empatice con grupos de personas que se enmarcan en ese colectivo.

Pero, yo me quedo con la duda de si realmente se defiende el derecho a amar sin condicionamientos o simplemente se hace una fiesta en la que el desfase hace sus honores dando paso a imágenes que quizás no representan ciertamente lo que es amar sin limitaciones.

Por supuesto que hay que sentir Orgullo.

Orgullo por amar.

Porque amar consiste en desear y querer en sintonía.

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflictos entre personas

 

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

 

EL BIENESTAR FAMILIAR

Todos necesitamos a ese alguien que nos diga las verdades que no queremos oír, aún sabiendo que puede irritarnos lo que escuchemos.

Charles Chaplin

rock-881858_1920

Hace unos días hablábamos de la familia como un grupo de personas que tienen algo en común. Ese grupo de personas inculcan una serie de referentes que actúan en nuestro nombre como una perfecta máquina que funciona sin tener consciencia, hasta que se hace consciente.

Hoy hablamos con Esther Navarro creadora del MÉTODO NACES que “es un medio para Nacer a un nuevo modo de ver las circunstancias, una oportunidad de conectar con nuestro Poder Personal”.

¿Que significan las relaciones familiares para ti?

Son las más importantes.

La relación con los hijos es la mas incondicional, es como si habláramos de la relación familiar más pura. 

Con respecto en la pareja es fundamental crear un vínculo en el que es imprescindible sentirse apoyado en todo momento, incluso cuando no se comparten ciertas idea. Sólo así se asientan unas bases solidas.

Además, tanto las personas que están como las que no están físicamente nos aportan algo a nuestra vida porque gracias a todas somos quienes somos. 

La buena relación nos ayuda a hacer fluir la vida.

¿Cual es tu concepto de familia ideal?

Yo creo que una familia en la que la base de los cimientos es el equilibrio.

Con ello quiero referirme a que cada uno tiene su papel dentro de la familia (padre/ madre/ hijo/ hija) pero no deja de ser quien es, gracias a encontrar el equilibrio entre uno mismo y el papel que se desarrolla dentro de la familia.

En mi caso el papel de madre no ha de hacer sombra a lo que soy como “Esther”. Se trata de ser mejor persona para ser uno mismo y así poder combinar el papel de la familia de cada miembro sin dejar de ser uno mismo.

¿Qué piensas de la mediación familiar?

La mediación familiar apuesta por sacar a la luz aquello por lo que las personas están juntas gracias a ayudarles a negociar la mejor opción sin manchar lo que se ha vivido.

¿Cual es tu secreto para tener una familia excepcionalmente estable?

En primer lugar querernos mucho sabiendo que todos somos compañeros de vida, y además comprender que cada uno tenemos nuestro espacio y que ha de ser respetado, ya que sólo así nos reconocemos a nosotros mismos para poder practicar lo que deseamos en todo momento.

Es muy importante buscar el espacio para uno mismo porque cuando mejor nos encontramos con nosotros mismos mejor estamos con nuestra familia.

Con el ejemplo de Esther, experta en relaciones familiares, queremos mostrar que es posible relacionarse de distinta manera a la convencional y así generar unas raíces solidas de convivencia entre padres e hijos que apuestan por la calidad de la relaciones dialogadas.

Es fundamental conocerse para ir más allá de los conflictos personales.

Ángela Victoria Correa Puche

Abogada experta en Mediación

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

 

Apego a la pareja

Yo soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley

ilustr8

Prácticamente todas las personas se creen libres, piensan que son sujetos de su existencia. Pocos son los que se plantean qué lugar tiene en sus vidas EL APEGO, la dependencia emocional, existir en base a lo que otro piensa de uno mismo.

Esa necesidad de aprobación ajena representa el mayor de los apegos que rige la vida de cada persona y, también la mayor fuente de sufrimiento y frustración, ya que nuestra propia valoración la ponemos fuera de nosotros, la ponemos en el deseo de que otro u otros nos valoren, nos consideren excepcionales o necesarios para ellos.

Las cosas o las personas a las que nos apegamos representan esas inseguridades o vacíos internos que tenemos y, cuando esto pasa, lo que estamos haciendo es utilizar al otro como un instrumento para compensar nuestras propias carencias.

La base del sufrimiento es en realidad el apego a satisfacer un deseo que no es nuestro, pero que al satisfacerlo nos da un lugar en la vida de ese alguien a quien le cubrimos su deseo. De esta forma obtenemos un lugar en la vida de ese otro y, ese lugar obtenido se convierte en una zona de confort a la que nos apegamos y de la que no queremos salir.

Hasta tal punto nos apegamos a esa zona de confort en la que nos sentimos seguros, que ni tan siquiera miramos el alto precio que pagamos por permanecer en ella. Ese precio es un permanente sentimiento de frustración y una continua falta de contacto con nuestras emociones, a las cuales vamos relegando y tabicando. Así vamos confeccionando a una persona que cada vez es menos capaz de afrontar la situación que la tiene encarcelada y que huye del contacto de todas aquellas emociones que le recuerdan que en su vida hay algo que no funciona.

Esos apegos a lo conocido vuelven a la persona vulnerable, temen el riesgo de la libertad, y por eso prefieren la droga que supone que otro te valore por haber satisfecho un deseo que tenía ese otro.

Pero con el deseo viene el miedo, la ansiedad, las tensiones y por descontado la desilusión y el continuo sufrimiento, ya que aunque el primer sorbo de placer, cuando ese otro valoriza es maravilloso, lo cierto es que va prendido irremediablemente del miedo a perderlo y en cuanto la duda se apodera de nosotros sobreviene la tristeza y sufrimiento.

Si deseas tener una buena relación de pareja sepárate de tus apegos, sólo así lograrás caminar en libertad.

M. Angeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte

Raíces y ramas

Nadie se ilumina fantaseando figuras de luz, sino haciendo consciente su oscuridad.

Carl Jung

IMG-20160711-WA0008

La familia.

Podríamos definirla como un grupo de personas que tienen algo en común. La genética, algún vinculo legal, una relación de amistad o la simple humanidad.

Desde esta última perspectiva todos compartimos algo. Somos ramas de unas raíces.

Día a día nos topamos con múltiples situaciones a las que haremos frente en función de lo aprendido.

En la calle, en la barra de un bar o en un despacho profesional, las personas andan solicitando que escuchen sus problemas. Al prestar atención a las palabras que el de enfrente expresa, podemos vislumbrar como el matiz del reconocimiento se encuentra camuflado y presente en todo momento, lo que genera rabia y frustración cuando no es conseguido y por consiguiente, genera conflicto contra el otro.

Sigue leyendo