Cuando menos me lo esperaba

El mejor profeta del futuro es el pasado”

Lord Byron

winding-1030867_1920

Solemos decir que de los errores se aprende.

Y cierta es dicha afirmación, siempre y cuando decidas aprender de tu propios errores, de lo contrario acabamos diciendo: “todo ha ocurrido cuando menos me lo esperaba“.

No sé en que momento nos convertimos en ciegos de las señales que manda todo nuestro universo indicando que algo no va bien. Desoímos dichas señales a fin de justificar lo que está por venir, creyendo que nos viene por sorpresa. Sin embargo, todo era más esperado de lo que queríamos asumir.

Nadie nos puede asegurar que el camino no tenga curvas. Pero si hemos pasado una curva cerrada y nos hemos salido de la calzada, podemos prevenir salirnos nuevamente la próxima vez que pasemos por allí, o con las siguientes venideras.

Estoy hablando de los fracasos. De los fracasos en general. Ya sea de una amistad que tú creías que existía, o de un romance en el que las noches de pasión se estaban intercambiando por dolores de cabeza. De un gobierno que comete fallos que no son tan fallidos o de una familia que abandona su dignidad por no asumir sus propios errores.

Estoy hablando de la vida. De la vida en general. De aquellos momentos en los que te haces el inútil para no entrar en conflicto, pero que más adelante te sale caro por no haberte sabido valorar. De aquel día en el que sabías que tenías que hacerle frente a una situación pero el miedo a lo que pensaran de ti, te lo impidió.

Estoy hablando de las traiciones. De las traiciones en general. De aquellas palabras escurridizas que decían una cosa pero hacían otra. De aquellos gestos que andaban vacíos de bondad porque escondían la finalidad de parecer ser mejor de lo que se es. De la envidia que nos impide reconocer lo positivo que hay en los demás.

Hablo de los errores. De los errores del día a día. De aquellos que no somos capaces de reconocer porque nuestro ego nos lo impide. De aquellos que nos hacen tirar todo por la borda por no asumir que estábamos equivocados.

Hablo de todos esos errores que justificamos esperando que el otro se crea que el ha sido el culpable de todo.

¡Sí! De los errores se aprende. Se aprende si abrimos nuestra CONSCIENCIA PARA ASUMIRLOS y así CAMBIAR NUESTRO MODO DE HACER LAS COSAS. De lo contrario, todo se vuelve a repetir.

 

Ángela Victoria Correa Puche

Mediadora de conflicto entre personas

 

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s