Minientrada

Quiero ser Aceptado

La libertad significa responsabilidad. Por eso tantas personas le tienen miedo”

George Bernard Shaw

img-20160627-wa0001

No pocas veces me he topado con las dudas de amigos, conocidos y allegados preguntando sobre que camino elegir ante las circunstancias del devenir de la vida. A todos se les planta delante la fidelidad familiar – es decir, hacer lo que harían sus familiares – y su deseo personal – es decir, hacer lo que les manda su propia voluntad.

No sólo los amigos se debaten con sus historias internas y con los miedos a no ser reconocidos por su núcleo familiar, sino que los clientes que llegan a nuestro despacho, generalmente vienen con los mismos temores. Todos ellos se dejan llevar por una poderosa fuerza interna que les hace ser emocionalmente incapaces de elegir lo que de verdad desean elegir.

Llamémosle cultura de la aceptación social al hecho de sentirse culpable de no elegir lo que creemos que quieren los otros por nosotros o de nosotros. Desde esta perspectiva el derecho a la libre elección del camino se ve mermado por la incompetencia psíquica de no saber elegir sin sentirnos dependientes de la aprobación de nuestros seres más queridos. Es cien por cien justificable pensar que es importantísimo tener la aprobación de nuestros allegados para poder avanzar en la vida, incluso algunos de los lectores se revolverán del asiento y dejarán de leer el artículo porque piensen que todas las decisiones de sus vidas han sido libre pensadas por ellos mismos, pero lo cierto es que las decisiones son tomadas sin la consciencia suficiente de la libre elección personal por el temor a ser rechazado.

Se trata de un temor clave a a hora de decidir que camino tomar ante una diatriba personal y concreta de nuestra vida.

Es cierto que en todo momento somos libres de elegir. Eso no es ficción ya que todos funcionamos así. Sin embargo, muy pocas veces me encuentro con gente que sabe ciertamente desde donde está tomando esa “libre” elección. Es decir, de si está tomándola para que su núcleo cercano-familiar no le rechace o si la está tomando bajo el deseo consciente de que eso es lo que quiere para su vida.

La libertad de elección tiene 2 variantes:

  1. Elegir libremente hacer lo que el otro quiere o creo que haría en mi lugar aún sin el deseo suficiente de hacerlo. Sin ser consciente de las consecuencias negativas que acarrea tal acción por haber mermado mi capacidad de deseo.
  2. Elegir libremente siendo responsable de mis acciones. Siendo consciente de que todo lo que hago es por voluntad propia y que ello acarrea consecuencias directas, ya sean positivas o negativas.

En conclusión, la aceptación por la sociedad es un tema controvertido debido a su unión con la toma de decisiones en nuestra vida. Generalmente hacemos las cosas para que no hablen mal de nosotros y nos vamos olvidando poco a poco de quienes eramos y cuales eran nuestros principios. La sociedad nos devora y lo único que queda es una máquina con nuestro nombre que actúa en nombre de otros sin ser sujeto de su vida. El miedo al rechazo obvia la oportunidad de ser libre.

¿Pero cuantas personas se plantean ser libres? Se vive cómodo en la ignorancia de seguir hacia delante, sin pena ni gloria, sin pensar en las consecuencias de nuestras acciones, pero cada vez más, debido a esta gran inactitud, la sociedad se desquicia.

Quizás es un tema excesivamente filosófico para un despacho de abogados, sin embargo tras la experiencia de los años descubro que es aquí donde reside la semilla de todos los conflictos que llegan a nuestras dependencias. Y como queremos contribuir a que el mundo sea un lugar fructífero esta es la semilla que plantamos día a día.

Las cosas que se hicieron en el pasado no llevaban consigo el deseo de hacerlas, porque había algo más poderoso y oculto en la toma de las decisiones.

Desde nuestro despacho servimos de oído para escuchar donde se encuentra la raíz del problema que traen nuestros clientes para así desenmarañar el conflicto que nos presentan. Evidentemente es tarea de todos querer averiguar que nunca se fue exactamente sincero con las emociones que producían nuestras decisiones, pero puesto que somos un despacho innovador ofrecemos esto en cada uno de nuestros casos.

La clave para ser aceptado en cualquier grupo humano es ACEPTARSE A UNO MISMO. ¿Trabajamos?

Ángela Victoria Correa Puche

Abogada experta en Mediación Interfamiliar

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s