EL HOMBRE EN BUSCA DE JUSTICIA

Es cosa fácil ser bueno lo difícil es ser justo”

Victor Hugo

justicia_1

¿Realmente existe la justicia?

¿Acaso la crisis de valores ha atacado también a una gran parte del sistema judicial?

Una cuestión muy importante es  saber si ha quedado afectada la justicia por la crisis de valores que aqueja a la sociedad actual o, acaso sus integrantes han podido preservarse de esa quiebra de valores que tan profundamente ha arraigado en nuestra sociedad.

En la justicia al igual que en todo su entorno social existe una tendencia cada vez más marcada al predominio del trabajo mental sobre el emocional, a objetivar el trabajo que se realiza olvidando al sujeto que existe detrás de la cuestión objetivada, a prestar un trabajo profesional alejado del sujeto que hay tras la profesión, a relaciones carentes de compromiso. Al alejarnos como sociedad de una ética de valores cada vez nos es más difícil ver al sujeto que existe en cada relación porque resulta más cómodo relacionarse con una situación objetiva que con un individuo Ello constituye un conflicto social  que poco a poco deriva en una justicia mecanicista, automática y carente o deficiente de actuaciones éticas.

Así sucede en la práctica de la justicia penal cada día. Una justicia a la que los acusados de un delito acuden con el peso de la cárcel sobre los hombros, pero con el deseo de ser escuchados cuando se saben INOCENTES

Cuando la inercia de la justicia se pone en funcionamiento ocurre, en muchas ocasiones, que la persona se enfrenta a una condena de cárcel excesiva que el Ministerio fiscal ha solicitado de forma provisional, para luego concretizar en el acto del juicio, y en infinidad de ocasiones rebajar de manera importante

Ocurre con demasiada frecuencia que en el momento de entrar a juicio el Ministerio Fiscal ofrece una rebaja en la pena, y la ofrece de tal forma que de una manera u otra deja entre ver una presunción de haber prejuzgado los hechos antes de ni tan siquiera  haber comenzado el juicio.

Esa cuestión prejuzgada de alguna forma lleva en muchos casos a aceptar esa rebaja de condena a pesar de que en muchas ocasiones la persona es INOCENTE, y a pesar de que para beneficiarse de esa rebaja de condena tiene que declarase culpable y admitir que ha realizado unos hechos que no ha realizado.

Es este un agujero de la justicia por donde se cuelan gran número de sentencias de culpabilidad que recaen sobre personas inocentes. Confucio dijo que “Del uso de la fuerza a la injusticia hay solo un paso”.

M. Ángeles Puche Aguilera

Abogada experta en Derecho de Familia

Entra en AMAPUCHE y conoce en qué podemos ayudarte.

            Estamos deseando recibir vuestras preguntas y contestaros a lo que necesitéis. Lo haremos con la mayor brevedad posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s